Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 41 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Libertad en la obra.- otaluto

060. Libertad, coacción, control
otaluto :

Calandria plantea el tema de la libertad dentro de la obra. El aspecto filosófico de estas cuestiones me excede, no tengo la cabeza para pensar en ello. Pero sí quiero contar algunas vivencias relacionadas con el asunto.  

 

Todos mis hijos, a determinada edad, han jugado con esos juegos didácticos que consisten en introducir piezas con diferentes formas en un tablero que tiene agujeros con las mismas formas. El círculo entra en el círculo, el cuadrado en el cuadrado, y así sucesivamente. La vida en la obra se me antoja que es un poco como este juego...



Las piezas están allí. Cada una tiene que entrar en el lugar adecuado. Te levantas y besas el suelo, luego te das una ducha de agua fría, luego bajas a la meditación, luego misa, luego desayuno, luego… y cada día lo mismo.  Y cada semana, confesión, charla, circulo, etc. Y cada mes… y cada año. Y las normas, y las costumbres, y los criterios, y los que no son criterios pero que son de buen espíritu, y los anuncios, y las mil piezas más que me da pereza mencionar y que hay que ir poniendo día tras día en su lugar,  bajo la mirada atenta de los directores.

 

Mientras jugábamos ese juego quizás reteníamos cierto sentido de libertad. Pero el juego es el que es, y la única libertad posible es la de no jugar. Pero no jugar implica tener que irse, e irse implica traicionar al Creador que nos ha destinado a eso desde toda la eternidad. Cuando Calandria habla de que ella se organiza la vida, me hace sonreír. Es que no existe afirmación más alejada de la realidad, ahora o hace 40 años, con mantilla o sin mantilla.

 

El fundador era un dialéctico excelente, un verdadero sofista. Nos convenció de que la expresión máxima de la libertad es la entrega de esa libertad. El se cargaba galantemente el principio de no contradicción, y nosotros tan contentos, como si fuera la afirmación más lógica del mundo. “Oye, mira que tener algo es no tenerlo!”, “Si, claro Padre, suena de lo mas lógico”. Yo me pregunto: éramos boludos?

 

Cuando volvimos a la cordura nos dimos cuenta de que ser libre implica simplemente ejercer la libertad, no anularla.

 

Y si me pongo a recordar cuándo fui verdaderamente libre en todos mis años en la obra, llego a una breve y patética lista de anécdotas insignificantes. Las cuento porque, contrariamente a las afirmaciones teoricas de Calandria, son perfectamente ilustrativas de la medida de la libertad dentro de la obra.

 

Fui libre cuando me fui una vez de excursión mensual, solo y sin canasta de la admón., a tomar sol a la playa (era invierno y no había mujeres en bikini). Me costó muchas charlas profundas en las que se me conminaba a aceptar que había obrado mal. Nunca entendí por qué, ni tampoco acepté rectificar.

 

Fui libre cuando me traje de la casa de un amigo la punta de un jamón para comerlo cuando tuviera ganas. El camino de hormigas que entraba en mi armario me delató. El jamón desapareció misteriosamente antes de que pudiera probarlo.

 

Fui libre cuando fumaba 60 cigarrillos por día. Me hacia realmente mal, pero a nadie le importaba.

 

Fui libre cuando me guardé una corbata que me habían regalado mis padres. En realidad eran dos, y las entregué las dos, pero dije que igual me quedaba con una. Era un curso anual y el director no me conocía, y le daba igual lo que hiciera.

 

Fui libre cuando entré en una tienda y me compré un poncho. No sabia para que lo quería, ni lo podía usar. Creo que es como si en España alguien se comprara una capa de torero. Pero lo tuve en el armario bastante tiempo. No sé qué habrá sido de él.

 

Fui libre cuando me levantaba en plena noche, luego de estar horas con insomnio, y me iba a comer un helado.

 

Fui libre cuando decidí no hacer más la charla con un imbecil. Como consecuencia me pusieron a otro imbecil. Mi situación no mejoró.

 

Fui libre cuando decidí viajar a ver a mi padre antes de morir. El vocal de San Miguel  me comunicó que no podía hacerlo porque debía asistir a un curso de latín (organizado en ese momento y del que era yo prácticamente el único asistente). Lo miré a los ojos y le pregunté si lo decía en serio. No contestó.

 

Si sigo pensando encontraré algún episodio más. Pero creo que el punto se entiende: es muy triste que Calandria nos hable de libertad, cuando todos nosotros hemos vivido tantos años en una cárcel.

 

Paz a todos.

Otaluto.




Publicado el Lunes, 09 noviembre 2009



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 060. Libertad, coacción, control


Noticia más leída sobre 060. Libertad, coacción, control:
La libertad de comunicación en el Opus Dei.- Oráculo


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.103 Segundos