Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 51 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Desandar el camino y volver a elegir.- Otaluto

020. Irse de la Obra
otaluto :

Felipep,

 

Seguramente varios te contestaran con más acierto que yo, así que voy a ser breve.

 

En la obra nos enseñaron, y nos hemos entrenado, para bloquear cualquier pensamiento que vaya contra de la “vocación” (y englobo en este termino todo el universo de la obra y los directores).

 

Por lo tanto, el primer inconveniente para el que desea salir es la imposibilidad de verbalizar su deseo, aun en el ámbito de la propia conciencia. Yo estuve muchos meses con esa sensación de que algo no andaba bien, pero no podía pasar de allí. Una mañana de tantas, recuerdo que era sábado y subí a mi cuarto luego del desayuno. Los rayos del sol entraban apaciblemente por la ventana,  los  pájaros cantaban,  y me senté en la cama con la cabeza entre las manos. No se escuchaban las campanas de ninguna iglesia,  pero con claridad escuche una Voz, mi propia voz, que por primera vez se animaba a decir:

 

-De este lugar tengo que irme.-

-¿Cuando?- respondió la misma voz.

-En tres meses-.

 

El poder verbalizar mi situación, y ponerla en un contexto de tiempo, que significa la posibilidad de actuar, me devolvió en primer lugar la capacidad de pensar, de ser alguien con un propósito, con un objetivo. Y aunque no manifeste exteriormente mi decision comence a fortalecerme. Ese fue mi primer paso: decirmelo a mi mismo. Sin embargo los días pasaban y no lograba encontrarle la vuelta a como encarar la salida.

 

En el trabajo tenia un jefe con el que había desarrollado una cierta amistad y le conté mi tema. No se trataba de una persona religiosa y adicionalmente era judío, con lo cual se ve claro cuan lejos estaba su mentalidad de la problemática que yo le planteaba. Sin embargo me respondió con sentido común, y su consejo fue el que me permitió finalmente desenmarañar el problema. Dibujó en la pizarra de la sala un camino que se dividia en dos, y me dijo algo así como que al principio todos los caminos son uno, pero luego uno elije una rama. Si después de haber andado un trecho uno considera que se equivoco, no puede simplemente saltar a la otra rama. Debe primero desandar lo que haga falta hasta llegar a la bifurcación y allí volver a elegir.

 

Quizás alguno piense que este consejo es una estupidez. A mi me sirvió mucho y por eso lo cuento acá, quizás a alguien mas pueda servirle. Y lo que yo entendí en ese momento es que la salida de la obra no puede ser instantánea. Uno no agarra las valijas así como así y se va. Ojala fuera así, pero es muy difícil encontrar la fuerza interior que un acto de esta naturaleza requiere. Ademas, habitualmente hemos llegado muy lejos en el camino equivocado, al limite de nuestras energías, muchas veces alentados por los mismos directores.

 

En este desandar el camino, hay cosas prácticas como dejar gradualmente las pastillas (sin consultar), o encontrar excusas para desprenderse de responsabilidades como llevar charlas y dar medios de formación. Estas cosas ayudan a preparar la salida, pero más importante que esto es desandar el camino “con la cabeza”. Volver a mirar el mundo a través de nuestros propios ojos. Volver a soñar con una vida personal, con ser alguien nuevamente y no una sombra de hombre.

No es nada facil salir, pero realmente vale la pena intentarlo. 

 

Querido Felipep, espero que mis palabras te ayuden en algo.

 

Paz a todos.

Otaluto.




Publicado el Lunes, 25 enero 2010



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 020. Irse de la Obra


Noticia más leída sobre 020. Irse de la Obra:
En homenaje a Antonio Petit.- Libero


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.194 Segundos