Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 50 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Una experiencia muy parecida.- Chanoc

010. Testimonios
chanoc :

Quiero hacer público mi agradecimiento a No_valió_la_pena por sus aportaciones.

Se lo agradezco, porque sé que cuesta mucho esfuerzo, por un lado porque son temas muy delicados, que tocan la propia intimidad; y por otro lado, porque requiere una buena dosis de valentía, ya que dejas demasiados datos como para que mucha gente te pueda reconocer. Para empezar, todos los que vivieron en Cavabianca y Villa Tevere esos años cuatro años, y los de tu delegación de origen, que seguro te identifican desde el primer relato. Y es gente que ha sido muy cercana a ti, con las que te unen lazos de amistad seguramente. Aunque pensándolo bien, realmente amigos amigos del opus, siendo del opus, son muy pocos o ninguno. Yo también viví cuatro años allí, pero no tengo manera de comunicarme con ninguno de mis excompañeros, salvo uno que otro connacional.

Pero en fin, lo que yo quería, además de agradecer, era contar una experiencia mía muy parecida...



Yo vivía en Cavabianca, pero llevaba ya meses de ir a contra pelo (¿frase opus?), rompiéndome por dentro, viendo y viviendo y dándome cuenta de todas las incongruencias entre el opus teórico y el opus práctico (ya era un ávido y secreto lector de opuslibros!). En la charla pedí varias veces regresar a mi región, pero me contestaban que debía esperar a que terminara el ciclo escolar. Estando así las cosas decidí comprar yo directamente el boleto de avión por internet con tarjeta de crédito. Así lo hice, y acto seguido fui con mi subdirector a informarle que ya tenía vuelo de regreso. Cuando se repuso de la sorpresa, me pidió que no lo mencionara todavía a nadie, y me esperara a la víspera de mi viaje para comunicarlo en la tertulia. Quedaba todavía unos 5 días para mi vuelo.

La noche de la víspera, antes de la tertulia (y por tanto, antes de comunicarlo a todo Cavabianca), mi subdirector me dijo que el prelado estaba en la zona del Fiume (que es la lujosa zona exclusiva para el prelado y su séquito), y me preguntó si quería despedirme de él. Naturalmente acepté, ya que quería darle las gracias por haber aceptado mi petición de ir a vivir a Roma.

Así pues, pasé al Fiume, y el prelado me recibió de pie. Muy cerca de allí, vigilando todo, estaba PPB –el de san Miguel-. Fue una entrevista muy rápida y fría. Prácticamente sólo habló él. Nunca me preguntó cómo estaba yo, cómo me encontraba, por qué había tomado esa decisión tan radical y abrupta. ¿Qué debía estar pasando en mi corazón, en mi vida, para obrar así? ¿Estaba sufriendo? ¿Podían hacer algo por mí? Pero no. Eso no importaba. Era lo de menos. Daba por supuesto que el que estaba mal era yo. El que había fallado, era yo. Mencionó que era un ingrato. Que estaba desilusionado conmigo. Que habían confiando en mí, y les había fallado. Y me dijo que, como prelado mío que era, me pedía que me quedara unos meses más, al menos hasta que terminara el semestre.

Y así lo hice. Los directores quedaron en que ellos cubrirían ese adeudo en mi tarjeta de crédito. Seis meses después, cuando pude regresar a mi país, y salirme del opus, esa deuda –de un viaje intercontinental, y seis meses de intereses-, una mano atrás, y otra delante, fue lo único que me pude llevar conmigo. (Y algo de ropa numeraril, que poco me duró). No empecé de cero, sino con una deuda, sin trabajo, teniendo por Curriculum principalmente labores internas y estudios clericales. Pero con una familia, unos amigos, y sobre todo, con mi libertad y mi conciencia, ¡mi vida!, recuperadas.

Chanoc




Publicado el Viernes, 08 julio 2011



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 010. Testimonios


Noticia más leída sobre 010. Testimonios:
Diecinueve años de mi vida caminando en una mentira: OPUS DEI.- Ana Azanza


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.113 Segundos