Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 122 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: La tristeza de las agregadas.- Cute

076. Agregados
cute :

Quisiera comenzar mi escrito agradeciendo a Guillaume el esfuerzo por comentar la última carta del  Padre. Me han parecido excelentes sus reflexiones.

Ferita, todo mi cariño y apoyo. Eres muy valiente por contar tu historia. Te hará un gran bien.

Gracias Paulino por tus escritos.

Mediterráneo, me has hecho llorar. Como dije en mi primer escrito, yo he sido agregada varios años y mi salida ha tenido lugar este año, bendito año que diría yo.  Se me ponen  los pelos de punta al pensar que si les hubiera hecho caso yo todavía seguiría allí dentro pudriéndome viva.

La soledad de las agregadas. En mi opinión, teníamos una serie de ventajas con respecto a las numerarias: no estábamos sometidas al control extenuante que supone la vida en familia, pero vivíamos entre dos mundos. El grado de disciplina y autoexigencia debía ser alto porque, como nos decían allá dentro, nadie te ve: eres tú la que tienes que luchar para levantarte a una determinada hora, la que se tiene que sacar las castañas del fuego para cumplir todas las normas, viviendo con la incomprensión de los que tienes cerca.

Antes de dejar la Obra pude quedar con una agregada. Con gran dolor me contaba cómo al pasar a depender de un centro de San Gabriel se había dado cuenta de la tristeza de las agregadas. Personas a las que se les había prohibido sistemáticamente muchas cosas,  se mostraban desconfiadas, en el centro se palpaba la falta de cariño.

Me gustaría decir a todos los que me leáis dentro que no tengáis miedo. Os lo dice una que ha sufrido mucho, que tenía ganas de pegarse un tiro. Soy ahora una mujer feliz. Siento que la sangre fluye por mis venas y que estoy viva.  Veo la vida con ojos nuevos, me emociono con todo lo que  me rodea. No paro de dar gracias a Dios por todo el amor que me ha dado y por la gracia tan grande de hacerme  ver que debía dejar la Obra.

Siento lástima por todas las personas que siguen dentro. ¿Qué será de ellas? No puede ser que esas vidas se pierdan, me digo a mí misma. Rezo por ellas. Yo soy joven y tengo la oportunidad de rehacer mi vida. Otras muchas no podrán y perderán toda su vida por la Obra. Que Dios las proteja y las cuide.

Cute 




Publicado el Miércoles, 30 noviembre 2011



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 076. Agregados


Noticia más leída sobre 076. Agregados:
Mi historia (6): La manipulación de mis amigos.- Ricardo


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.632 Segundos