Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 48 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Sobre el sectarismo y otras prácticas.- coplasuelta

140. Sobre esta web
coplasuelta :

Cada cierto tiempo se dan intentos de parte de los defensores de la prelatura que dirige el Innombrable, ese Totalmente Otro. Ahora la cuestión a debate es, nada más ni nada menos, que el sectarismo.

Ha sido divertido el intento de Paulino de hacernos ver la posibilidad de que, lo que nos une en Opuslibros, pueda llegar a ser un carisma y, con un poco de esfuerzo y mucho dinero, una prelatura.

Y es divertido ver con que ansia la mujer y el hombre salimos disparados a formar un grupo, un invernadero, para mantener un grado de confort para evitar el desarraigo de no pertenecer a nada...



También se escuchan, a veces, voces de alguna corriente ideológica que está a la misma altura que la prelatura en cuanto al reduccionismo ideológico de la Fe.

En no pocas ocasiones, al ver las criticas a la prelatura, a su fundador, fundación y a sus miembros, se clama con humildad: “algo bueno tendrá, digo yo”.

Últimamente nos regalan la vista con el uso del comodín del sectario: como intransigente, fanático, se supone, no como perteneciente a una secta, y ese es el error.

Lo diga quien lo diga, se explique como se explique, se use con esta o aquella intención, lo único cierto es que, ante la imposibilidad de dejar crecer un carisma por la propia vida de este, la prelatura ha adoptado, desde su fundación y en la poca vida que lleva, métodos y formas sectarias. Es un hecho que tiene tantas pruebas que es mentir defender lo contrario.

Ese sectarismo fundacional es aborrecible para un católico. Ese sectarismo como método es algo que no pocos hemos sufrido gratuitamente, sin sentido, con una obsesión digna de enviar a muchos al psiquiatra. No por locos, en locura de Amor o creativa, sino por psicópatas organizacionales. Siendo la matriz tóxica sus miembros cursan todos los efectos de esa toxicidad.

Se nos quiere convencer que esa maldad está en la naturaleza humana, que el sectarismo es compartido por todos los nacidos de mujer. Impresiona ver la capacidad de algunos para utilizar los métodos sectarios y como demuestran lo dicho anteriormente. Para que esta prelatura sea considerada en algo, todos los demás nos tenemos que rebajar a su altura. Y eso es parte del método de las sectas. Luchan en un mundo donde todos somos de algo y de alguien, sólo que ellos son otros que siguen al algo o alguien. Ole, ole, ole....

Lo que si hemos ganado es que ahora si estamos a la misma altura. Hace pocos años fuera de la prelatura todo era corrupción, error, inmadurez, en el mejor de los casos y colaborar con el Mal, en todas sus formas, en el peor. Gracias a Dios alguno ya ve los frutos amargos de esa actitud sectaria y se admite que pertenecen a la misma naturaleza que el resto. No ha sido poco avance. Eso sólo dicen publicamente. En privado va sobrados en todas las curvas como siempre y los trompicones se ocultan como siempre.

Lo que ocurre es que mientras muchos se han dedicado a alimentar posturas ideológicas externas a la Iglesia, como una especie de agrupación dentro de esa misma Iglesia de esas ideologías de derechas o de izquierdas, en el sentido más fílosófico y demoniaco posible, otros, pocos o muchos, más o menos, se han dedicado a cumplir en sus vidas la voluntad de Dios.

Esos pocos o muchos, grandes o pequeños, sanos y enfermos, ricos o pobres, listos o tontos, casados, viudos, negros, amarillos, blancos, de toda raza y condición, de todas las culturas conocidas, edades y estados, han encontrado la voz de Dios en sus vidas y jamás han necesitado un ejercido de salvación sectario, ir a reuniones especiales, ni hacer nada raro con sus vidas, vestir así o de otra manera, comer con cientos de cubiertos o con las manos, ni mucho menos, quedar en pisos donde nadie les vea. Entran y salen de nuestras parroquias con toda paz y libertad, si hay paz y libertad. Como siempre ha sido y será.

Por otro lado, fuera de ese camino de santidad real y no la ficticia de seguir a este o al otro líder, ha estado acompañado por pocos o muchos, grandes o pequeños, ricos o pobres, listos o tontos, casados, viudos, negros, amarillos, blancos, de toda raza y condición, de todas las culturas conocidas, edades y estados, que no son capaces de encontrar la voz de Dios, tras la violaciones de conciencia que han soportado o por lo que han visto, oído o sufrido, y han hecho todo el bien que han podido. Creen en el bien y se les ha negado, por décadas, conocer al Bien.

Muchos católicos y personas que quieren hacer el bien, de forma sistemática y con todo el empeño del buen sentido, escriben en Opuslibros. Otros no, como es evidente. Seguro que alguno que escribe en Opuslibros es un perverso sectario. Pero es una minoria. No es que sepa quien es sino por la cantidad ingente de testimonios nada sectarios, fanaticos o como se quiera explicar sectarismo este mes.

De esa coherencia de vida, que no aparece en la prelatura ni en los escritos que guían la praxis, nace la denuncia clara y sencilla de que prelatura es un falso camino de santidad. Algunos llegan a demostrar que eso es así desde su fundación. Yo personalmente creo que así es. Es imposible que una novedad en la Iglesia pase a ser un fracaso en tan poco tiempo tras éxitos que se deben al uso de la manipulación más siniestra, a la altura de los partidos políticos más sectarios.

No es sólo una opinión. Es un hecho y además compartido con otras agrupaciones de otros "verdaderos creyentes". Ahora mismo, por desgracia, sea quien sea su fundador y sus realizaciones en la Historia, muchas organizaciones e instituciones de la Iglesia, no son caminos de santificación, sino absurda perdición para unos y una cruz para otros, signo de la perdición de aquellos pocos.

Sobre la posibilidad de equilibrar el juicio y ver algo bueno en la prelatura es curiosa la conclusión. Muchos de la prelatura, que son miembros ahora y otros que lo han sido, han experimentado una nostalgia infinita al encontrarse que otros católicos viven la misma Fe, con la mismas dificultades o mayores, y eso les hace ser felices, mejores personas y siempre Hijos de la Iglesia, a pesar de los pesares.

Lo bueno que tiene la obra es lo que copia de la Iglesia católica pero copia sólo lo que le es útil para defender la ideología tradicionalista de la Fe. Lo que la hace horrenda, inviable e inservible, esa la copia de las organizaciones militantes que defienden la misma ideología que nada tiene que ver con la Iglesia. Presenta todos los rasgos maléficos de las formaciones sectarias que pretendían hacer valer una posición ideológica..

Es muy pretencioso que a muchos que hemos vivido en la prelatura desde antes de ser concebidos, se nos tache de parciales en nuestras opiniones. En ridículo desde el momento en que somos testigos de que, para ese viaje, no se necesitan tantas alforjas y que, al lado, pegadita a la prelatura, hay una Iglesia en la que se puede vivir todo lo que se supone que es bueno, sin necesidad de esa militancia de fanático ideológico. Para ser católico no hay que pagar ningún precio político, económico, social, ni pasar a un club privado, de piso en piso. No es necesario seguir a grupusculos ultraconservadores, ni a grupetes de extrema izquierda, ni nada que se le parezca.

Si algo tiene el ser católico es ser lo menos raro, si algo es fruto de la vida de sacramentos es la recuperación de lo mejor de cada uno de nosotros, si algo tiene el trato con Dios es que hace posible los anhelos más nobles que, lo sabemos como nadie, son imposibles de alcanzar. Todos sabemos, menos los de la prelatura, que todo es un don porque sólo ponemos el deseo de hacer el bien, todo lo demás es de Dios, ¿qué es sino la humildad?

Un saludo

coplasuelta




Publicado el Lunes, 30 enero 2012



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 140. Sobre esta web


Noticia más leída sobre 140. Sobre esta web:
Manual para entrar en Opuslibros sin dejar rastro en el PC.- Skyman


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.125 Segundos