Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 67 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Campo de concentración y resentimiento.- Coplasuelta

040. Después de marcharse
coplasuelta :

Muchas veces leo experiencias en esta web que son luz que ilumina hasta donde la sospecha se convierte en realidad. Nadie es capaz de entender la maldad de la cosa hasta que los testigos la relatan. Es impensable para cualquier persona sana. Otra cosa es detectar que hay comentarios que parecen, que me parecen, intentos por perseguir la víbora que nos ha picado y no extraer el veneno. Algunos comentarios dan esa impresión. Con esto no quiero decir que quienes relatan con detalle cada maldad y crueldad estén persiguiendo la víbora. Mucha de la labor de la secta es elaborar píldoras para hacer frente a las críticas que reciben, adoctrinar a los que dudan tras nuestras experiencias. Cuando llegan a ser inútiles elaborar planes más sofisticados para ir en contra de los envenenados que se ha curado. Otras veces da la impresión de que dejar la secta todo es un vergel en primavera perenne y no hace creíbles las criticas…



Fuera de la cosas podrán haber felicidad pero no tanta, dicen. No explicamos con todo detalle que el hambre, la sed, el frío, la humillación, los trabajos forzados, la aniquilación de la personalidad, convierte al mundo, en cualquiera de sus esquinas, en un vergel. He trabajado con niñas que tenían más y mejor vida, que volvían a ella, en la prostitución que en sus casas. Y no había argumentos para lo contrario. Teníamos que crear una esperanza de vida superior a un prostíbulo y, gracias a Dios, era posible no sin esfuerzo. Por eso parece todo exagerado.

No es normal encontrarse en medio de Europa, en las naciones más avanzadas, la sistemática persecución y aniquilación de razas, pueblos, naciones, a millones, por seguir la obcecación mental de un fundador o líder. No es normal que los nazis o los comunistas hayan encontrado tan fácil destruir vidas durante años y sin justicia que resarza de ello. No es posible creer que hay islas de ese fanatismo descerebrado dentro de la Iglesia. Hay comunidades que nada tienen que envidiar a grupos terroristas y muchos sacerdotes se encuentran en medio de capellanes de club de campo y militantes de grupos revolucionarios, viendo como sus pueblos son masacrados por la mañana por grupos paramilitares y por la tarde por terroristas liberadores.

La prelatura es tan vieja como las ideologías más sectarias como modernas son esas soluciones. Y no me extraña que sea así. La tentación es muy fuerte: con la falta suficiente de escrúpulos se puede crear cualquier estructura de poder y no pasa nada. Me es indiferente la aprobación de la Iglesia o la santidad de sus fundadores o cofundadores. Da la casualidad de que se aprueba algo extraño a mi vida de laico y que esos fundadores y cofundadores lo han sido por ser clérigos, sin vivir ni un ápice de mi vocación de católico normal y corriente. No sé si son millones o miles de millones las voces que dicen tener algo que decirnos sobre la voluntad de Dios y cómo es necesario seguirlos para alcanzar la salvación. De lo que conocemos de historia, ni lo más aprobado, ni con los santos más santos, es garantía de nada.

La coherencia de vida, en lo que se muestra esa coordinación entre la voluntad de Dios y lo aprobado, con santos o no, es que son instrumentos para llevar a otros a Dios sin que esos otros pierdan su dignidad y originalidad, descubrir la voluntad de Dios en sus vidas sin pagar el royalty de la pertenencia a un grupo ideológico. Hay que ser muy de Dios para no caer en la tentación de que las almas son propiedad de uno. Y tenemos una prelatura en la que, imitando a las sectas más mortíferas, no sólo tienen la propiedad sino que la ejercen de forma absoluta. Todo lo demás es literatura envejecida al poco tiempo como Camino o Surco.

El resentimiento, cuando se estafa a las personas, es real y un efecto previsto. Otra cosa es que sea necesario vivir y tragar con ese resentimiento. Esa superación necesita de un proceso de liberación personal que es muy interesante. Pasa por, sea cual sean las circunstancias, descubrir qué deseamos o queremos hacer en la vida. Frankl lo ha dejado más que claro y es todo un ejemplo: no se trata de recrear la vida, si no el descubrir un destino irrepetible y personal. En eso no caben prelaturas. No se puede sustituir lo personal por lo grupal.

Cada vez que recuerdo a la prelatura puede que me dé asco pero es la cifra, el no-ser, que da fondo al ser que soy. Supongo que Frankl tendría recuerdos paralizantes de los nazis pero fueron el fondo de su afirmación sin excusas. Por eso hay que relatar, creo, nuestra asquerosa experiencia prelatura y cómo se hace más impresentable por las inmensas realizaciones personales y la victoria final de nuestra personalidad frente a ella.

Faltan testimonios de la vida real tras la prelatura sin dejar de relatar ese paso. Eso haría que dejasen de parecer tan exageradas las críticas. No creo que haya otra manera. Uno sabe que un campo de concentración es un horror en sí mismo pero para nosotros, a pesar de las secuelas, se convierte en el -20 desde el que comenzar nuestras vidas. ¿Injusto? Seguro. Pero no definitivo, he ahí la gracia de la Redención: de nuestro pecado y del pecado del resto.

Coplasuelta




Publicado el Lunes, 30 julio 2012



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 040. Después de marcharse


Noticia más leída sobre 040. Después de marcharse:
El arte de amargarse la vida.- Paul Watzlawick


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.125 Segundos