Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 146 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: El empleo del argumento ad hominen en temas eclesiales.- Giovanna Realle

125. Iglesia y Opus Dei
giovanna :

Califico de muy oportuna la advertencia de Cautela para juzgar el caso de Víctor que "Pensando" nos ha hecho el pasado 14/09/2012. De hecho, yo misma estuve a punto de escribir una nota en esa dirección, cosa que ya no haré a la vista de lo bien que “Pensando” nos describió el cuadro clínico del “trastorno de personalidad”, como el que Víctor padecía.

 

Sin embargo, la prelatura del Opus Dei no queda del todo exculpada de la enfermedad de Víctor porque sus prácticas proselitistas, empleadas con jóvenes y adultos, estimulan unas veces el nacimiento de enfermedades mentales y otras veces agravan la enfermedad originada antes o al margen del ingreso del candidato en el Opus.

 

El proselitismo y el integrismo teológico, unas veces, encienden el fuego de la enfermedad mental, como quienes arrojan una cerilla al bosque, y, otras veces, lo azuzan y avivan, como quienes echan leña al fuego. Y es en este punto donde entra en consideración la responsabilidad del Opus Dei, causante directo del mal o estimulante de un mal previamente adquirido. Ya advertí en mi intervención del 10/09/2012 que el de Víctor es un caso muy extremo, si es que realmente se suicidó, pues aún no tenemos pruebas ni certeza de ello (lo correcto sería hablar, por el momento, de “presunto” suicidio; incluso Paulino postula que falleció de muerte natural [“natural”, hasta cierto punto] a consecuencia del grave deterioro de su salud). Ahora bien, daños psicológicos, traumas o frustraciones morales y crisis religiosas de distinta gravedad son causados por el Opus en muchos de sus miembros y ex-miembros. Y este importante dato no debería ser olvidado por Pensando: el de Víctor es un caso muy extremo, pero no asilado, sino que se ha de sumar a una larga retahíla de casos que, en igual o menor gravedad, acontecen con bastante frecuencia en el Opus.

 

Publiqué un comentario Profundizando en las mentiras y falacias de ¿san? Josemaría Escrivá, en el que me explayé acerca del frecuente empleo del “argumento ad hominem” en los círculos clericales. Con este argumento, que consiste en recurrir a los aspectos enfermizos o miserables del comportamiento humano, las instituciones eclesiásticas suelen eludir las críticas y la autocrítica, exculpándose así de sus posibles errores para responsabilizar de las situaciones negativas al obrar inmoral o enfermo de las personas individuales y nunca de la propia institución.

 

A su vez, estas mismas instituciones eluden ese argumento cuando podría aplicárseles. Por ejemplo, jamás se ha planteado el Opus Dei estudiar si su fundador padeció un trastorno de personalidad, tal y como demostró Marcus Tank profundizando en el narcisismo y megalomanía de monseñor Escrivá de Balaguer, santo y marqués. A gente sencilla como Víctor se aplica un parámetro que se evita para santos y marqueses: ese agravio comparativo no es honrado y tampoco responde a criterios de análisis objetivamente científicos y jurídicos.

 

Convendría que “Pensando”, sincero defensor del “amor a la verdad” y buen conocedor de datos científicos, tampoco se olvidara de esa cómoda, cobarde e hipócrita costumbre tan extendida en el mundillo eclesiástico (el recurso acientífico, tendencioso y partidista del argumento ad hominem), que el Opus Dei sabe aprovechar de maravilla no sólo para promover sin escrúpulos su actuación proselitista no sometiéndola a autocrítica, sino también para difundir su inmaculada –y falsa– imagen social: sólo los pecadores o enfermos, como Víctor, actúan mal, el Opus Dei siempre obra santamente (¡hasta don Antonio escribía felicitaciones anuales a Víctor para manifestar a él y a sus padres cuánto lo quería!).

 

Giovanna Reale




Publicado el Lunes, 17 septiembre 2012



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 125. Iglesia y Opus Dei


Noticia más leída sobre 125. Iglesia y Opus Dei:
El Opus Dei, Instituto Secular (III): Conmemorando las bodas de plata.- Idiota


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.086 Segundos