Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 45 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Educar en el miedo.- Ramón

030. Adolescentes y jóvenes
ramon :

Hola Orejas,

 

Es desolador que muera gente joven, sobre todo cuando no ha podido "vivir" su vida. El caso de Victor es paradigmático de cómo el integrismo religioso puede destrozar a una persona. No sé, ni quiero saber si este hombre se ha suicidado, cansado de tanto sufrimiento; o si se lo ha llevado una enfermedad común, agravada cuando no causada por la angustia, el miedo y la desesperanza.

 

No entiendo la respuesta de Pensando diciendo, sin más ni más, que la enfermedad mental es algo biológico y que si le ha pasado, era algo inevitable. Es cómodo pensar eso: nadie tendrá nada que reprocharse por ello, nadie se habrá pasado dándole el turre a Victor, llenándole de miedo, fraguando para él un destino que no había pedido ni quería. Todo será ¡oh maravilla! obra de una molécula de muy pocos átomos que está dentro de su propio cerebro. No creo tampoco que esto vaya en contra de la naturaleza del sufrimiento, ni sea motivo para echar por tierra la psiquiatría cada día más biologicista. El hecho de que esté alterado un neurotransmisor no quita para que el dolor exista. También lo están la felicidad, o el sentimiento religioso, o el amor, y nadie en el Opus ni fuera de él se atreven a echarlos por tierra por ese motivo. La cosa es más compleja.

 

En su propio escrito, Pensando deja entrever que la enfermedad mental, si bien es un trastorno biológico, para el que la persona tiene una predisposición, esa predisposición puede acabar de distintas maneras, según el ambiente en el que viva la persona. Si una persona crece desde niño en un ambiente que le programa el futuro a sus espaldas, como decía Victor en su carta, si ese futuro implica el sacrificio personal absoluto, si el rechazar esa propuesta supone romper todas las expectativas que se le han creado, y que espera la familia, resulta bastante lógico que la persona (si, ese nosotros que vive en nuestro cerebro) se resienta. Pero ahí no acaba la cosa: todo eso se adereza con disciplina, miedo, condenación, traición, sublimación y culpa. Es el integrismo religioso trasformado en Opus familiar, sociológico y asfixiante.

 

Cómo un joven en los años 90 del siglo pasado puede tener miedo a la condenación eterna, a no se sabe qué pecados, resulta bastante sorprendente, pero por lo visto todavía hoy hay gente que educa así a los muchachos. El problema, por tanto, es de integrismo religioso, como ya se ha debatido en OpusLibros durante muchos y muchos párrafos. No es un problema sólo del Opus Dei: es un problema eclesial. Hace años, muchos jóvenes, presionados por sus familias, entraban al seminario. Muchos salían, la mayoría bien, pero unos cuantos seguían con estigmas de culpabilidad, de fallo personal, de ruptura con los deseos familiares. Ahora, suceden casos como los de Victor.

 

En efecto, nadie le ha inyectado nada. En efecto, probablemente Victor tuviera algún gen alterado. Lo que nadie podrá negar es que el "tratamiento" que recibió ese muchacho durante años no ayudaba, por lo que él contaba, a que todo eso se canalizara armónicamente, sino que por decirlo vulgarmente "le ponía en el disparadero". Y lo peor es que todos lo hacían -empezando por sus padres, que estarán destrozados- con la mejor de las intenciones.

 

Que descanse en paz en brazos del Padre de todos, y que nadie se siga tomando en vano el nombre de Dios, y menos todavía las ilusiones, esperanzas, alegrías, miedos y sufrimientos de los jóvenes.

 

Que dios os guarde

Ramón




Publicado el Miércoles, 19 septiembre 2012



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 030. Adolescentes y jóvenes


Noticia más leída sobre 030. Adolescentes y jóvenes:
Para que su voz no caiga en el olvido.- Agustina


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.301 Segundos