Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 53 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Anécdotas y consuelos.- Homere

020. Irse de la Obra
homere :

Texto original en francés. Traducción de Ana Azanza

 

 

Estimada Agustina, estimados y estimadas lectores,

 

Siento escribir en francés, pero no sé suficiente español y mi lengua materna me permite expresarme mejor. Seguro que Opuslibros traducirá para la mayoría. Los lectores francófonos tendrán también algo que leer en francés. He titulado mis palabras “consuelos” para los que tienen remordimientos por haber abandonado o no se atreven a hacerlo por un montón de razones (la mayoría son muy humanas, hay que cambiar de ambiente, de relaciones, quemar todo lo que adoró...) Quiero deciros que no dudéis…

 

Hay una vida, incluso varias, después, con mucho bueno y a veces no tanto, pero al menos son verdaderas y no huelen a moho. Anécdotas también. No son importantes, pero reflejan las pequeñeces por las que un gran sueño puede fracasar. Digo gran sueño, puesto que para la mayoría de gente de la Obra, el compromiso se basa en un gran entusiasmo, el deseo de hacer el bien de servir al mundo, a Dios y a la sociedad. Y después, tras el pitaje, el deseo de hacer el bien, llegan las sorpresas, semana tras semana: hay que entregar el dinero, no hay que ver más a los padres, se acepta todo y lo contrario de todo, por entusiasmo y también por estupidez, por obediencia de la inteligencia, se es joven y no se da uno cuenta. ¡No os dejéis arrebatar la inteligencia! El siglo XX ha mostrado como la renuncia al juicio personal puede ser catastrófico. ¡Resistid! ¡Resistid! Un gran sueño y poco a poco se da uno cuenta de que las cosas no funcionan. Hay instrucciones que no tienen nada que ver con la vida cristiana.

Una anécdota: estaba en un consejo local y un día, un director de la comisión me dice que estaría bien que tal numerario, con un buen puesto en una empresa consiga que le regalen un “regalo” bien preciso por haber conseguido un contrato, determinado equipo que se utilizaría para amueblar la comisión regional. Como llevo la charla de ese numerario podré llevar a cabo el encargo. La petición me extraña y no hago nada. Hubiera podido consultar a otro director pero lo que sucedió después prueba que no hubiera servido de nada. Más tarde el mismo director nos llama a los dos, al numerario y a mí, y nos hace una corrección fraterna (para los que no lo saben la corrección es un medio de formación según el cual un miembro de la Obra después de haber consultado al directo corrige un aspecto de la vida de uno de sus hermanos. El tema de la corrección fue nuestra falta de celo para subvenir a las necesidades de la Obra, como un padre de familia numerosa y pobre hubiera debido hacer.

 

Para los que dudan, tienen que saber que el compromiso en la Obra es de tipo contractual. Me enteré en noviembre de 1982, antes las cosas no eran así. Si una de las partes no cumple con la parte del contrato que consiste en asegurar la dirección espiritual a sus miembros y nada más, (seguro que no consiste en llevar a sus miembros hacia actitudes contrarias a la ética), el contrato lo rompe de hecho la parte que falla. Todas las amenazas del infierno o de infelicidad en la tierra y en el más allá no cambian nada. En ese momento no me fui, pero me ayudó a mirar las cosas de otra forma, y a no poner más mi inteligencia bajo el celemín de la obediencia.

 

Otra anécdota. Algunos años más tarde estuve de curso anual en España. Hacía mucho que no había escrito al Padre y aproveché para hacerlo. Al regreso a Francia un cura de la Comisión me llama y me dice que tendría que escribir al Padre, que le han dicho de Roma que no tenían cartas mías desde hacía tiempo. Le hice comprender que no me llamaba a engaño y que no veía la necesidad de escribir cartas que el destinatario no iba a leer. Mi caso no tenía arreglo, pero ¿qué podía hacer yo? Al final me fui y no me arrepiento. Tengo una familia estupenda, amigos, etc… Sed firmes y no os dejéis impresionar.

 

Mi última anécdota: poco después de haberme ido, encontré un piso que no estaba muy lejos de un centro de la Obra al que había acudido en otros tiempos. Me enviaron un numerario, antiguo amigo al que yo había llevado a la Obra, y  me dijo que no podía vivir cerca de él y que no tenía que buscar a los que habían sido de la Obra. Le contesté que vivía donde me daba la gana, y en particular en aquel lugar, al lado de la estación de metro. Si alguien quería cambiar de acera o mudarse no era mi problema. Si alguno se va, no pidas perdón, te vas por buenas razones, haz que te respeten y te respetarán. Quiero decir que la mayoría de miembros de la Obra son buena gente. Entusiastas pero desgraciadamente llevados por algunos directores que han perdido todo contacto con la realidad. Los guías de la santificación del trabajo profesional no han trabajado jamás o muy poco.

 

Me he alargado un poco. Espero no haberos aburrido con mis historias, que no tienen nada de excepcional, soy bien consciente de ello.

 

Saludos,
Homere




Publicado el Lunes, 22 octubre 2012



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 020. Irse de la Obra


Noticia más leída sobre 020. Irse de la Obra:
En homenaje a Antonio Petit.- Libero


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.167 Segundos