Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 86 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: ¿Bastará que digan perdón perdón y ya está?.- Comentafotos

010. Testimonios
comentafotos :

Querido PepGrass:

No suelo escribir en la página, pero en tu caso concreto y como tienes la valentía de poner una dirección de e-mail, si me gustaría ponerte unas letras al hilo de tus palabras.

Antes de empezar te diré que yo me fui después de 21 años y muy poco antes de cumplir los 40. Ahora ando por 65. Mi caso no será como el tuyo, ya que me ordené en la prelatura y al servicio de ella. Eso significó que el aterrizaje fuera menos brusco que en otros, ya que sirvió de paracaídas algunos encargos en una parroquia, y posteriormente capellán de un hospital. Pero al final lo dejé todo.

Al hilo de tus palabras comento algunas cosas:

-Yo quiero mucho a la Obra…



Yo también creo que me marché así, no guardando rencor y hablando bien de ella. Para mí fue un error de un sacerdote de la delegación el que me llevó al disparadero. El hacerme ir a un psiquiatra fue el inicio de mi salida. Supliqué que no lo hicieran, recé todo lo que pude y más para que no cometieran ese error, pero no sirvió de nada. Me pude negar, pero para qué... Aún recuerdo la frase del director: "si hubieras ido al psiquiatra ya estaría todo resuelto"... Fue el inicio del fin. No me encontraron nada en la Clínica de la Universidad de Navarra, y recuerdo que me volví con una herida abierta -que antes no tenía- por la desconfianza que eso me provocó (un vidrio que acababan de romper y que ya no se podría reparar, aunque continúen las partes unidas), pero con un tratamiento médico de pastillas.

No les pareció adecuada esa respuesta -en la que yo salía confirmado que había sido un error por su parte-. Así que volvieron a la carga al cabo de cierto tiempo. "Quizá no me has entendido bien cuando te dijimos que no tenías nada", empezó a decir el psiquiatra... (Me había tomado la medicación con escrupulosa fidelidad). Total que ahora tenía que aprender todo desde el inicio (un reaprendizaje conductual para que cambiara la forma de pensar cambiando la conducta). Le dije al médico que no volvería más, que se había equivocado conmigo. Además, las cosas se complicaban más cuando antes de que me viera el médico, yo esperaba mientras pasaba primero mi director para hablar con él a solas. Cada vez olía peor todo. Hubo otro parón. Cuando la tercera vez me plantearon que tenía que ver a un psiquiatra... ahora -si quería- elegido por mí, les dije que se acabó, que ahora era yo el que se iba de la obra, y así fue.

-Ha cambiado completamente mi forma de verlo ahora…

Yo también cambié, pero poco a poco. Mantenía mi fe en Dios y en todo lo demás... pero trabajar en un hospital me empezó a abrir los ojos. Estaba rodeado de excelentes médicos, grandes profesionales y buenas personas, que no necesitaban a Dios para nada. Y los enfermos y familiares que solicitaban la ayuda de Dios, eran muy pocos y basados en algo puramente formal, litúrgico, rituales santos que todo lo arreglan al final. Aquello era otra gran mentira.

Total, que comienzas a darle vueltas a que quizá TODO es una gran mentira. El opus, la Iglesia, e incluso la idea que te han metido desde pequeño de Dios. No existe para mí, aunque creo que en la naturaleza hay un cierto orden que sirve -para los que viven conforme a él- para ayudarles en sus vidas.

A esta situación he llegado, y creo que estoy más cerca de la verdad que antes.

Salí de la obra sin rencor hacia ellos. Lo mío era un caso especial, un accidente, un verso suelto que no encajaba con el resto del poema, pero ahora esa especie de rencor lo tengo. Deseo que esa organización deje de hacer tanto daño a la gente. No es por el daño que me hicieron a mí, que no fui consciente de que me lo hubieran hecho en aquel momento. Es por el daño que siguen causando a derecha e izquierda. Son locos, fanáticos, en posesión de la verdad absoluta.

Creo que el error (y el gran éxito de la obra) es que ahí entramos muy buenas personas, engañadas por una promesa mesiánica de ganar el mundo para Dios... y que al mirarle a la cara a los que nos precedían (ya que al Fundador no lo veíamos, ni poco ni mucho..., y si le veíamos alguna vez era en actos muy teatrales y orquestados) uno veía que eran más listos y mejores que nosotros. Uno se fiaba de las buenas personas que nos habían precedido, porque nunca les oímos elevar la más mínima queja o crítica de que esa organización no fuera tan estupenda como nos hacían creer. Y cada uno siguió haciendo la cadena.

-Si esta obra es humana los discípulos se dispersarán, pero si es divina, nada podréis hacer contra ella-…

De acuerdo, es cierto. Pero también es cierto que si la radioactividad mata, no será mejor dejar la mentira de que es inofensiva, y poner a la gente en alerta para que no la tenga que experimentar y morir. Qué les diremos a esas personas a las que no les hemos advertido del peligro. O cuantos cadáveres hay que poner sobre la mesa para empezar a reaccionar. De que nos sirve que el opus quede reducido a una minucia (como esas manchas de nieve sucia al inicio del buen tiempo en las montañas, que meses atrás estuvieron totalmente cubiertas de un manto blanco) al cabo de pocos años... ¿Y el daño que ha hecho? ¿Bastará que digan: ¡perdón!, ¡perdón!, ¡perdón! y ya está?

Bueno, ha sido un placer volver a leer tu carta, que me ha dado la oportunidad de arremeter contra esa BANDA que tanto daño hace.

El testimonio titulado “La Obra y el dinero” publicado justo debajo del tuyo, no tiene desperdicio. Al final, ese chico -al que le han dicho lo mismo que a nosotros: que hay que ser autosuficiente económicamente, y que por mucho numerario que seas, nunca podrás vivir a costa de tu "madre guapa"-, se irá. La BANDA seguirá como siempre... cazando a todo bicho viviente -indefenso e ignorante- a izquierda y derecha, pero el daño realizado en esa familia ya está hecho. Si este fuera el primer caso, vale, pero desgraciadamente no es el primero...

Un fuerte abrazo de Comentafotos.




Publicado el Viernes, 02 noviembre 2012



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 010. Testimonios


Noticia más leída sobre 010. Testimonios:
Diecinueve años de mi vida caminando en una mentira: OPUS DEI.- Ana Azanza


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.710 Segundos