Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 110 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: ¿Fue felicidad?.- Nicanor

010. Testimonios
nicanor :

¿FUE FELICIDAD?

A propósito de la respuesta razonada de Calandria en su escrito "Llevo 50 años en la Obra y me considero una mujer feliz" me pregunto ¿Se puede ser feliz en el Opus Dei?".

Considero que la respuesta es un "ni". La felicidad como plenitud de amor puede conseguirse aún en la soledad del ermitaño, de la monja de clausura, de la madre dedicada... He de decir que no conozco camino más difícil para aprender a amar que el Opus Dei y tampoco he caminado por muchos por el tiempo que pasé en esa institución. Sí existieron momentos de experimentar esa plenitud, pero no recuerdo ninguno que haya sido relacionado con la entrega al otro sino con la sapiencia de saberse querido por Dios especialmente. Por demás está decir que por todos los medios se nos mete en el cerebro que Dios nos eligió desde la eternidad. Aún así sigue siendo una elección que se encierra en uno mismo, para uno mismo y se realiza en uno mismo sin necesidad de los otros. Sí, se nos dice también que somos familia pero... ¿Éramos familia? Esto no exime que en el Opus Dei no se practique la caridad, inclusive heroica, pero como el mismo Escrivá relataría de aquella monja: "mis hermanas hacen caridad conmigo, mi madre me quiere."

Sigo, ¿Se puede querer en el Opus Dei?, tampoco conozco método más lejano para aprender a querer que el aplicado por el Opus, donde el holocausto de uno mismo se extrema a desprenderse de cualquier amor humano y someterse a la obediencia. Sin embargo existen prácticas que pueden aparentar un modo de querer a los demás pero... ¿Era un querer de veras? "Si en el amor soy ducho es porque he sufrido mucho" nos parafraseaban dentro y ¿Se sufre por el otro de veras? Cuando aquel "hermano" mío numerario perdió a su madre, ¿Lloré con a su lado?, ¿Murió también mi madre?

Sí se sufre, se sufre la incomprensión, la intolerancia, la prepotencia, la soledad... y los que siguen dentro siguen pensando que han de sobrellevarlo por haber sido elegidos por Dios para "su" Opus Dei. Creo, de allí deviene la consecuencia razonada de un "sí, soy feliz porque ya no soy yo sino lo que quiere Dios de mí", otro Cristo en la Cruz del Opus Dei. La felicidad de la tozudez en pensar que Dios quiere que pase por ese estado del alma porque no existe otro modo de vivir (semejante a la clausura).

Desde la situación actual de mi vida, unido a una mujer maravillosa y un hijo que es mi vida puedo situarme, tener perspectiva del antes y del después. De mi felicidad como viejo numerario y la de padre. La de haber vivido en una comunidad que se llamaba "familia" y mi familia. No crea el lector que todo es rosa pero es otra cosa (salió en rima).

"Nicanor, ¿Eres feliz?" me preguntaban cuando era numerario. "Sí, porque todo lo llevo por Cristo". "Nicanor, ¿Eres feliz?" me pregunto en mi actual estado. "Sí, porque me sé amado". Creo que aquí radica la diferencia. Durante mi estancia en el Opus viví momentos de felicidad; "caricias" de las que hablaba el Fundador las cuales debían ser alimento para los momentos de sequedad. En lo que voy viviendo fuera del Opus Dei experimento a diario esas caricias de saber que alguien me espera en casa, que alguien está envejeciendo a mi lado, que una personita está cada día más alto, más fuerte, más vivo.

Podrá ser muy subjetivo y discutible. Sí, el concepto de "felicidad" es muy grande y diverso. Ahora que he conocido el amor humano puedo decir a ciencia cierta que el "divino" y de “cristiano corriente” dentro de la Obra es inconcebible cuando solamente hay "una carreta" que arrastrar, una noria a la que dar vueltas, un "amor" centrado en la "elección privilegiada". Si los que siguen dentro, comenzando por el Padre, no aprenden a querer de veras - sin las prácticas estúpidas que encorsetan el amor -, nunca podrán experimentar la felicidad sino tan sólo ofrecer una respuesta razonada.

Nicanor
nicanor.wong@gmail.com  




Publicado el Miércoles, 19 diciembre 2012



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 010. Testimonios


Noticia más leída sobre 010. Testimonios:
Diecinueve años de mi vida caminando en una mentira: OPUS DEI.- Ana Azanza


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.182 Segundos