Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 93 usuarios anónimos y 2 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: La imposible vuelta a casa por Navidad.- Apocrifa

030. Adolescentes y jóvenes
apocrifa :

Durante años y años un miembro de mi familia perteneciente a la Obra ha faltado a la cita navideña. Durante años todos nos hemos preguntado el motivo de que en fechas tan señaladas, fechas en las que sacerdotes que conocemos, monjas que conocemos, incluso misioneros que conocemos, vuelven a casa por Navidad, nuestra hermana no hace acto de presencia.

Durante años nos hemos preguntado por ella. No venía a casa, no pasaba las navidades con nuestros padres, la distancia ha crecido tanto que puedo asegurar que no la conocemos, no sabemos quién es, qué piensa -si es que piensa- o en qué se ocupa realmente. Sabemos que lleva una casa o una residencia o no se qué, que se ocupa de organizar, cocinar... pero no sabemos más. Incluso cuando pienso en mi familia se me llega a olvidar que tengo otra hermana. Tan notable es su ausencia que amigos de toda la vida de pronto te dicen oye... ¿pero tú tienes otra hermana? porque la distancia es tan enorme que se te olvida su existencia y no la nombras, no hablas de ella, es como si no existiera.

Los años han pasado, nuestros padres están mayores y enfermos, y nosotras esperábamos que ella regresara a casa por Navidad en esta ocasión en que ellos están tan mayores, tan enfermos y tan necesitados del cariño de sus hijas pero, una vez más, la hija numeraria se ha quedado en "su casa" y no ha venido a estar con ellos.

Esta persona, nuestra hermana, se marchó de casa cuando era menor de edad. Cuando hablas con ella tienes la sensación de que se quedó suspendida en el tiempo, de que no ha crecido, de que sigue viendo la vida como una adolescente de los años setenta. Rie por cosas que nos dejan pasmados a otros, piensa que somos malévolos porque retratamos la crudeza y dureza de la sociedad actual con los más pobres y más necesitados porque, seguramente opina eso tan bonito de que "Dios proveerá", -está claro que desconoce en qué manos y en qué situación estamos-, sus ropas son caras, sus gafas de lo más guay, parece desconocer esos problemas a los que nos enfrentamos continuamente los humanos que trabajamos o buscamos empleo porque estamos parados. Cuando se habla con ella se tiene la sensación de que vive en una urna de cristal o bajo un enorme impermeable y que todo le resbala, que sus razonamientos se quedan tan en la superficie que no es consciente de comprender y asimilar  lo que la vida real nos depara hoy día. En resumen se quedó estancada cuando pitó y aún no ha reaccionado.  Debe ser que con todo el pensamiento controlado y dirigido se va anulando la capacidad de pensar y razonar por uno mismo.

Esta es la realidad. Se marchó y no ha vuelto por Navidad, ni siquiera ahora que sus padres están tan graves, aunque, claro está, ella no los ve tan mal como nosotras. Ella dice, pues cuando hablo con ellos no los noto tan mal... ¡qué le vamos a hacer! en la distancia todo es camuflable, todo es diferente, y más si tu casa ha dejado de ser tu casa y tu familia ha dejado también de serlo.

Quizá deberían trasladarla cerca de nosotras, cerca de nuestros padres, para que pueda acompañarlos más, ayudarlos más, ser una buena hija con ellos. Pero parece que esto no entra en las prioridades de la Obra ¿de Dios?

Ojalá fuera así y nuestra madre contara con su ayuda y su cariño cercano, pero, repito ella no ha vuelto a casa por Navidad. Ojalá el año que viene...

Apócrifa




Publicado el Viernes, 04 enero 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 030. Adolescentes y jóvenes


Noticia más leída sobre 030. Adolescentes y jóvenes:
Para que su voz no caiga en el olvido.- Agustina


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.153 Segundos