Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 95 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Los desquiciados...- Arnust

105. Psiquiatría: problemas y praxis
Arnust :

Dice Calandria:

Zartán, yo a ti te doy la razón. Es jodido vivir en un centro en el que la mayoría están enfermos, desquiciados o son la mar de especiales. Y te voy a decir que mi Centro no está plagado precisamente de “justos y benéficos” sino todo lo contrario. Pero, me voy a salir del Opus Dei por esto? Mira, te digo que no. Yo enfoco el hecho de otra manera: me planteo ayudar a esos enfermos, desquiciados y especiales, y eso me hace feliz. Y entre las que no somos enfermas, ni estamos desquiciadas o somos especiales formamos una especie de pandilla de ayuda y nos la pasamos muy bien entre nosotras tratando de ayudar sin dejar de estar conscientes de la real situación. Tengo derecho a optar por esta forma de vida sin ser criticada, no?

La existencia de enfermos, desquiciados y especiales, tiene que llevar a una persona que esté adentro a pensar, qué es lo que está provocando que gente que reúne unas características muy especiales de idoneidad, termine a la larga en tales condición (Corruptio optimi péssima). Dentro, hay gente buena y muy normal, pero también hay muchos con desequilibrios, y varios de ellos graves. No conozco la situación de otras familias religiosas, y tal vez la estadística nos lleve a concluir que para producir un santo, se genera una merma o desperdicio consistente en cierto número desquiciados.

Siguiendo el adagio evangélico de que por sus frutos los conoceréis, a qué reflexión nos llevan los frutos malos. ¿Los buenos justifican esa merma o desperdicio? Son almas que quedan dañadas, a veces imposibilitadas para ejercer un trabajo, que es el quicio de su santidad. El afán proselitista de conseguir, por ejemplo, 500 vocaciones por encargo, puede llevar a los directores a graves faltas de responsabilidad y ejercer una coacción de almas para conseguir números, en vez de dirigir espiritualmente a las personas hacia Dios.

Sin embargo, quienes tienen labores de gobierno, deben entender que primero está la salud de las almas, antes que "la buena imagen de la Obra". Confieso que, actuando institucionalmente en algún momento retuve injustamente a personas que querían salirse, argumentando cosas como la maldición del rejalgar, así como que ponían en grave riesgo su felicidad terrena y eterna; gravando innecesariamente sus conciencias. Con el paso del tiempo comprobé que eran más felices en su nueva vida y que Dios no los había abandonado.

Calandria ha decidido hacer su vida en la Obra, atendiendo a estos enfermos, desquiciados y especiales; ahí tiene opción de vivir caridad y en el más alto grado de heroicidad. Es su decisión, y hay que respetarla. Tal vez es una especie de Schlinder que estando dentro del sistema, hace todo el bien a su alcance.

Yo viví en un centro de mayores, con un cargo de gobierno, y lo que más trabajo me requería era la atención a esas personas desequilibradas, y aunque creo que lo llevaba bien por Dios, me hizo pensar que no quería una vejez similar; poco a poco advertí que no era un efecto fortuito, sino que el propio sistema lo genera así, por lo que en conciencia sentí que no debía seguir sosteniendo los principios de una institución que causaba tales efectos en su columna vertebral (numerarios). No fue la principal razón de mi salida, pero fue uno de los tantos puntos de evidencia que al final me permitieron ver con claridad.

Y ahora, desde afuera, pienso que si me ofrecieran meter a mi hijo a una escuela militarizada muy muy exigente, en la que un porcentaje de quienes terminan su curso son grandes hombres, pero la mayoría queda psicológicamente afectado; no aceptaría la oferta, pues la posibilidad del éxito, no justificaría el daño que se pudiera generar.

No creo que el plan de Dios sea así.

Un afectuoso saludo a todos

Arnust




Publicado el Lunes, 14 enero 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 105. Psiquiatría: problemas y praxis


Noticia más leída sobre 105. Psiquiatría: problemas y praxis:
El psiquiatra Enrique Rojas no es catedrático.- Angeles Sanz


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.252 Segundos