Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 69 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: La abadesa soy yo!!!.- soyyootravez

115. Aspectos históricos
soyyootravez :

A Escrivá le interesa el estudio de ‘la abadesa’. No es un tema que buscó. Se lo dieron para resolver la cuestión de la tesis. Pero quedó fascinado y, creo que influyó en su forma de ‘ir redondeando’ esa visión que tenía de la obra que empezaba a concretar. Y por eso considero que –en buena medida- toma a la ‘abadesa’ como paradigma: para recrear una obra que supervivió a lo largo de siglos basada en su gran poder –real y pontificio- y en sus blasones.

Hay algunos aspectos de la abadesa que ciertamente lo atraen más y pueden apreciarse en la obra que lleva a cabo. Cito algunos que entiendo resultan más obvios...  

El poder cuasi omnímodo , el boato, la nobleza, los privilegios, el dominio psicológico sobre las conciencias de sus súbditos, (esa obediencia ciega, sorda y muda); la capacidad de dominio no sólo en lo espiritual sino también en lo material; el trato directo con Papas y Monarcas, la posesión de una jurisdicción que estaba exenta de la injerencia de cualquier obispo y hasta abarcaba más que la de cualquiera de ellos; el hacer y deshacer como se le viniera en gana; y hasta el temor que inspiraba su poderío...



Para alcanzar semejante perfil necesitaba, sin duda, transformarse. Tal vez no mucho porque su personalidad podía dar muy bien el ‘papel’ pero… le faltaba el poder, la nobleza, los privilegios, las exenciones, las sumisiones… Le llevó tiempo pero me da la sensación de que alcanzó gran parte de sus objetivos!

Transformación personal

El Nombre:

Antes de publicar el libro sobre La Abadesa ya tenía autorización para utilizar el ‘de Balaguer’ junto a su apellido paterno, sin embargo, no lo hace todavía. Lo interesante es que los dos primeros libros que había publicado hasta ese momento, los había firmado solamente con sus nombres: José María.*

Sin entrar en el tema ya muy estudiado de los cambios en su nombre y apellido me interesa resaltar su manera de presentarse al lector: José María; José María Escrivá; José María Escrivá de Balaguer, Monseñor JMEDB. Y finalmente –en ausencia - San JMEDB. Lástima que haya que morirse para ser santo!.

El título:

Se haría llamar ‘El Padre’ (abad?) por sus súbditos. Después de su muerte se ‘convirtió’ en ‘Nuestro Padre’ como demostración cabal de que sus ‘hijos’ habían entendido cómo tratarlo. Sugerir un enlace entre ‘nuestro padre’ y Padre Nuestro, es algo más que un juego de palabras. Por otra parte, para el resto de los mortales, pudo en su día, presentarse como Monseñor.

El trato:

De riguroso ‘usted’ obligatorio para todo el mundo, saludo rodilla en tierra y beso de mano. Por supuesto que hasta mediados del siglo XX en muchos países de raigambre católica se saludaba a los sacerdotes o religioso/as besándoles la mano. Pero, en este caso, el uso se establece exclusivamente para él. Ni siquiera para aquellos miembros de opus dei que –con el tiempo- fueron consagrados obispos.

La Nobleza: Le falla ser ‘príncipe de la Iglesia’ pero después de consultarlo mucho reclama un marquesado… a los 66 años de edad! Ni tan joven para no medir lo que hacía ni tan anciano para justificarlo por mal de Alzheimer.

Transformación de La Obra:

Sede:

La establece en Roma. No podía ser de otro modo. Las Huelgas ya no era lo que había sido… y Roma era la sede del Papa. He conocido a muchos papas pero fundador del opus dei hay uno solo… Remenber?

Construcciones

Y allí da curso a su fiebre por los palacios suntuosos, colmados de lujos y detalles fastuosos construidos de planta. Recibe donaciones para construir espléndidas residencias en diversos países. También las manda a comprar o construir. La decoración agrega apariencias de opulencia aristocrática y blasones.

Liturgia

Recurre a la liturgia para embellecer todo tipo de ceremonias y hace gala de un derroche de lujos, boato y pompa en la vestimenta de los sacerdotes, los vasos sagrados, los oratorios.

Organización del Gobierno

Autocracia

Establece de manera cada vez más férrea un sistema de gobierno en el que la única autoridad es la suya. Todo converge hacia él – la admiración, las oraciones y las súplicas- y todo se irradia desde él -mandatos, consignas, advertencias, sanciones-.

Gobiernos locales

Los gobiernos locales también se organizan en forma piramidal. El consejo local facilita la información más veraz – es difícil que tres personas mientan aun mismo tiempo y es fácil que alguna de ellas informe mejor-; por otra parte todo se centraliza en directores/as de delegaciones y asesorías que remiten directa y sumisamente a él.

La estructuración permite un ejercicio del poder muy amplio. Pero a esto hay que agregar la institucionalización de la ‘confidencia’ o ‘charla fraterna’.

La confidencia o charla fraterna:

Empieza en forma espontánea y natural, sin duda. Pero la institucionalización la convierte en obligatoria y llevada por una persona designada ad hoc que la comenta con otras, en presencia del confesor, quienes deberán informar a sus superiores y en definitiva a él. Es él – a través de su estructura de poder- quien decide sobre la vida de las personas a ‘su’ cargo (en el caso de numerarios y agregados de manera más extrema)

Es decir que esa costumbre (uso) que fue espontánea y sana – en su origen- se desvirtúa y queda institucionalizada de manera tal que pasa a ser una costumbre contra legem. En ninguna de las figuras jurídicas en las que estuvo amparada la Obra estaba contemplado esto. Es más, sabemos que la Iglesia no puede aprobar algo semejante.

Y podríamos agregar otras características que se fueron sumando:

La obediencia ciega, sorda y muda como virtud, Instaurar a fuego en el alma de sus súbditos que todo se hace ‘porque lo quiere el Padre’; El proselitismo; el plano inclinado para favorecer el dominio psicológico sobre las persona; las colectas obligatorias y el fomento de las donaciones … para dar mayor apariencia de poder y lujo. La realización de gestiones para lograr privilegios y exenciones; y un ceremonial y protocolo a vivir en los centros y en casas de familia para cada acto religioso o doméstico.

El marco jurídico

Ciertamente no podía aspirar de entrada a lo que realmente quería, de modo que, simplemente, lo vive y lo hace vivir. Lo dije en un envío anterior (30/11/12). En todos los marcos jurídicos que ampararon al opus dei, - fuere Pía Unión o Prelatura pasando por las otras variantes- el padre y sus hijos –el opus dei- vivieron a su aire. Como se les dio la gana. Imponen la costumbre aunque a veces sea contra legem. Y no hay duda de que hasta ahora les ha dado resultado! Y cito un escrito de Haenobarbo , del 14 de Julio de 2006, publicado en OpusLibros ,que da un buen ejemplo.

“Evidentemente, la ubicación de las prelaturas personales en el Código apunta en una dirección, o mejor dicho abona una línea argumental; pero ¿nos hemos fijado donde coloca el Anuario Pontificio a las prelaturas personales? Desde luego que el Anuario no puede modificar la ley, pero a la larga establece una “costumbre”, un modo de apreciar, un lugar común.

 

“Lo cierto es que a vista y paciencia de la Iglesia, la prelatura se ubica dentro de la estructura jerárquica y nadie le dice nada, aparte de algunos tratadistas, desde luego de prestigio. El prelado –no obstante una inicial resistencia de los ceremonieri – asiste a las ceremonias en el Vaticano ocupando un lugar entre los obispos (me consta que este forcejeo “protocolario”, tuvo lugar cuando D. Alvaro no era aún obispo, así que no me vengan a decir ahora que ese lugar le corresponde por ser obispo: ahora si y antes no, y sin embargo ahí estaba); los obispos diocesanos donde la prelatura trabaja la aceptan y tratan en sus jurisdicciones, no como una organización que está a su servicio –en la práctica cuídense muy mucho de pedirles algún servicio pastoral, porque encontrarán mil excusas para negarse– sino como una estructura paralela que funciona a su aire”.

 

No considero que ésta sea la única interpretación del texto de La abadesa de las Huelgas. Pero no descartaría tenerla en cuenta a la hora de intentar desentrañar este fenómeno del opus dei. Que dice una cosa y hace otra; que adora el poder y usa y abusa de él. Que le importan más las apariencias que la realidad. Que goza de un poder que es amplio, pero no tanto, y goza, también, con ese halo de temor que inspira. Que tiene, como todo poder absoluto y despótico que se precie, una pléyade de historiadores dispuestos a reescribir la historia cuantas veces sea necesario y se lo ordenen!

 

Debo confesar que todo este tiempo tratándome con las abadesas me ha dado ciertos humos plagados de vanidades y pretensiones… no sé si no voy a plantearle a Agustina cambiar mi nombre por La abadesa sudaca, por ejemplo, o, abadesas éramos las de antes, qué embromar!!, o tal vez, simplemente, La Abadesa…

 

Y si alguno considera que todo esto es mero desvarío considérelo como fruto de un golpe de calor. En estos momentos la sensación térmica supera los 40°C y en esta ciudad hay cortes de luz muy frecuentes… Aprovecho la batería de la notebook para enviar el escrito y un fuerte abrazo a todos, en especial , a Gervasio que interpretó la obra de otra manera.

Soyyootravez

<<Anterior>>




Publicado el Miércoles, 30 enero 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 115. Aspectos históricos


Noticia más leída sobre 115. Aspectos históricos:
Fundación del Opus Dei: 1941.- Gervasio


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.684 Segundos