Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 64 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Radical y desvergonzadamente cierto.- Dionisio

060. Libertad, coacción, control
Dionisio :

Querido Enrique:

Fui numerario del opus durante casi 30 interminables años. Durante casi todos ellos estuve formando parte de consejos locales. Durante la mayor parte de ello tuve a mi cargo grupos de supernumerarios como tú.

La recomendación de no confesarse con sacerdotes “de fuera” es una formalidad para no ser demasiado obvios en su violación de la praxis católica. En realidad, cuando un consejo local se entera de que alguien se ha confesado fuera de “casa” el asunto se toma muy seriamente, especialmente en el caso de los numerarios y agregados. Para los supernumerarios hay un poco mas de manga ancha. Se toma tan seriamente que se le interroga expresamente y se le hace ver la falta de sinceridad y entrega que eso supone.

El asunto va mucho más allá de descuidar la acción de gracias después de la comunión. El asunto es tan serio como que un numerario esté coqueteando con una mujer y busca aliviar su conciencia en un lugar donde se respete su anonimato. Si este numerario se confiesa en “casa” inmediatamente se producirán reacciones y la vida se le complicará notablemente. Al opus le aterra que yendo este hombre a confesarse con el P. Topete, este le diga: “Oiga si usted es soltero, si no es cura ni fraile, si a usted le gusta esa chica y la chica parece que le corresponde, qué quiere que le diga, que es usted tonto de remate.” Estas cosas ya han pasado. Como también pasa que hay numerarios que en algunos ratos libres practican el viejo deporte de la cópula. Sí, la fornicación. Sí, con prostitutas, pero también lo hacen con otras. Quizá no lo sabías y lamento que me hayas puesto en el disparadero para inquietar tu inocencia. Esto, creo que solo pasa con la sección de varones, a las mujeres las tienen mas vigiladas que a una cárcel.

Es decir, que lo sabemos y lo queremos aclarar. También quiero decir algo sobre tu texto del lunes donde afirmas que es RADICAL Y DESVERGONZADAMENTE FALSO que los del opus deben contar sus pecados fuera de la confesión a quienes sus superiores establezcan. Lo siento, pero eso es RADICAL Y DESVERGONZADAMENTE VERDADERO. Y como lo sé te lo voy a aclarar.

Cuando un numerario se acusa de un pecado grave, especialmente en materia sexual -si es materia laboral la cosa tiene menos importancia-, el confesor le pregunta si se lo ha dicho al director. Si la respuesta es negativa, el confesor le urgirá a hacerlo. No sería la primera vez que un confesor del opus se ha negado a dar la absolución al ver que un penitente se mostraba reacio a contar su pecado a un laico.

Te voy a contar un recuerdo. Es muy viejo, debió suceder hace unos 30 años. Yo era nuevo, recién llegado, en un consejo local donde las cosas se habían estado manejando bastante mal. Supuestamente yo llegaba allí a poner orden. El director anterior había estado saliendo con chicas… Recuerdo una reunión en la que se estaba discutiendo conceder la admisión a un joven numerario. Y recuerdo la expresión, el gesto, del cura diciendo que sería muy, pero que muy necesario que yo hablara con ese chico antes de concederle la admisión. Yo soy en general bastante bruto, ajeno a sutilezas, las cosas me las tienen que decir muy claritas y preferiblemente con un plano adjunto. Sin embargo, en esa ocasión entendí perfectamente que algo estaba pasando que ese cura sabia por la confesión, pero no lo podía decir sin violar el sigilo sacramental. En efecto, cité para una conversación al joven en cuestión, y con la experiencia del oficio conseguí que pronto me contara la cosa, que soltara el sapo como se dice en el lado oscuro. Una tontería: que se masturbaba. Se había confesado, pero le daba un escrúpulo enorme contarlo. Misión cumplida, se le concede la admisión y a otra cosa mariposa.

Tú dirás lo que quieras, pero creo que esa escena no se me va de la cabeza porque creo que allí el cura obró muy mal y yo posiblemente peor que él. Porque esas cosas no se hacen. Si hubiera sido un asesinato… aún, pero por favor…

Creo que es un ejemplo muy claro de la “necesidad” que se inventa el opus para que los penitentes cuenten a los laicos sus pecados, especialmente los pecados graves, y más especialmente si son materia de sexo. El hecho de que aquel chico “soltara el sapo” era simplemente parte del entrenamiento necesario para que en lo sucesivo siempre cuente esas cosas en la charla. No había más necesidad, porque el cura le pudo haber dado mucho mejor que yo los consejos necesarios para no pecar, como en efecto hizo,... el cura.

A ti lo que te pasa es que eres un chico muy bueno y nunca has tenido que ir confesarte de que le has puesto los cuernos a tu mujer o que a la salida del trabajo te disfrazas de mujer y te vas a ligar con chicos. Posiblemente eres celador. Oye, muy bien, pero déjame que te diga una cosa, todo, todo, absolutamente todo, lo que se ha publicado en este foro es cierto, te lo aseguro. Las únicas mentiras manifiestas han venido de parte de gente de “casa” que vienen a decir que lo blanco es negro con ganas de fastidiar al personal. Que las cosas que lees aquí no coinciden con lo versión oficial es otro problema. Yo no miento y desde mi experiencia confirmo las narraciones de todos los que escriben aquí. Tu tendrás que elegir a quien creer y como utilizar tu inteligencia y tu perspicacia. Con que lo pienses un poquito me basta.

Si tienes algún otro tema sobre el que quieras que compartamos experiencias, no dudes en escribir, que aquí hay libertad, en serio, no es propaganda.

Saludos cordiales para ti también.

Dionisio el areopagita.




Publicado el Miércoles, 13 febrero 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 060. Libertad, coacción, control


Noticia más leída sobre 060. Libertad, coacción, control:
La libertad de comunicación en el Opus Dei.- Oráculo


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.109 Segundos