Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 46 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Juzgar al Papa con los mismos criterios que quien se va de la obra.- Libero

060. Libertad, coacción, control
libero :

Han pasado diez días desde que Yago de la Cierva publicó su artículo titulado “Traición de la Tradición” sobre Benedicto XVI y su decisión de renunciar. He querido dejar pasar todo este tiempo para examinar las distintas reacciones que se iban produciendo en sectores diversos de la Iglesia. Creo poder afirmar que ninguna intervención sobre la decisión del Papa ha recavado tanto consenso, en contra, como dicho artículo. Y por eso estoy convencido de que Yago, y con él la Obra, se han pegado un tiro en un pié, por utilizar una expresión poco original pero muy gráfica, haciendo, paradójicamente, un gran servicio a la verdad. Me explico.

Si yo o cualquier otra persona hubiera escrito ese mismo artículo diciendo que eso es lo que piensan la mayoría o muchos de los miembros del Opus Dei, y singularmente, sus directores, os puedo asegurar que hubiera caído una lluvia de críticas sobre aquél que osara afirmar tal cosa. Se atacaría a la persona y se desmentiría su contenido de arriba abajo. Esto que acabo de decir podría ser una temeridad para algunos, pero quienes hemos pertenecido a la Obra sabemos que es cierto y que incluso nos hubieran pedido que hiciéramos artículos de prensa para desmentirlo todo...

Ah! pero resulta que no lo ha dicho ningún resentido, traidor, sino un destacado miembro del Opus Dei con altas e importantes responsabilidades aunque no desempeñe cargos de gobierno. Él ha sido el impulsor de la Facultad de Comunicación Social Institucional en la Universidad de la Santa Cruz, él fue quien enseñó a la Prelatura a gestionar las situaciones de crisis y así lo hizo en los casos Código Da Vinci, y otros; fue el director ejecutivo de la JMJ Madrid 2011; vamos que no escribió lo que escribió “sin querer” o sin medir las consecuencias. Y sin embargo, en estos 10 dias no he leído ni he oído nada criticando el contenido de su artículo por parte de nadie perteneciente al Opus Dei: ¿casualidad? Evidentemente no. Veamos por qué.

El que alguien perteneciente al Opus Dei decida mantenerse en la Obra o abandonarla, en sí mismo ni es bueno ni es malo, pues ambas posibilidades están contempladas por el derecho canónico; pero los motivos por los que se tome una u otra decisión corresponden en exclusiva al interesado y nadie debe juzgarlo. Así, hay quien sigue en la Obra porque a pesar de no compartir muchos criterios no tiene medios materiales para subsistir fuera de ella –no es un motivo sobrenatural, precisamente, pero en todo caso digno de respeto– y hay quien se va o bien porque siendo célibe se ha enamorado o bien porque considera que la Obra no actúa de acuerdo con la doctrina de la Iglesia. En todos esos casos, los motivos son siempre respetables, se compartan o no, y nadie puede juzgar a esas personas, sólo Dios. Sin embargo, cuando alguien manifiesta que quiera dejar la Obra l@s director@s le insisten, por activa y por pasiva, hasta la extenuación –doy fe de ello– que su conducta es equivocada, que quien no persevera pone en entredicho su salvación; o bien, deciden que un@ ha de irse porque no interesa, y entonces lo ponen en marcha al margen de si esa persona quiere seguir o no. Es decir, nunca se tienen en cuenta los motivos o disposiciones de la persona sino que prima la decisión tomada a priori porque eso es lo que deciden l@s director@s y por tanto es la voluntad de Dios, insisto que al margen de las disposiciones de la persona. Llegan incluso a desfigurar las leyes o normas canónicas haciendo que la persona sienta la culpabilidad de una ofensa grave donde ni siquiera hay falta, por ejemplo cuando en el Catecismo de la obra se dice que ofenden gravemente a Dios quienes abandonan un centro porque se quebranta unilateralmente un compromiso grave. Por supuesto, después de irse dicen que ya se veía venir porque en su momento se confesaba con sacerdotes que no eran de la Obra o no asistía al círculo o retrasaba sistemáticamente la charla. Esta es la actitud que adoptan l@s director@s y que no me invento porque no sólo la padecí yo, tal cual, sino la inmensa mayoría de los que nos fuimos.

Pues resulta que Yago actúa del mismo modo con Benedicto XVI: no importa los motivos que haya tenido y que ha explicado sobradamente. El hecho de irse, contemplado en el Derecho Canónico, es para Yago una “traición” o como pretende en su pseudo-rectificación, una “ruptura”; dice que no cuenta suficientemente con los medios sobrenaturales, la gracia, y por eso no duda en referirse a Pelagio: “Ruptura también con el pensador al que Benedicto XVI más debe: San Agustín (…) destaca que lo más importante es la gracia, lo que hace Dios y no lo que hace el hombre. Y Benedicto, al renunciar por falta de fuerzas, da más peso a lo que pueda hacer un Papa que a lo que pueda hacer Dios a través de él”; habla claramente de crisis espiritual en el Pontífice: “El único modo en que se consigue entrever qué puede pasar por la mente y el corazón del Papa es una crisis espiritual”. El colmo llega cuando queriendo poner el ejemplo en boca de otros, compara al Papa con “un hombre de 85 años que se divorcia, porque ya no puede aportar nada a su matrimonio”; el ejemplo lo inventa y lo pone él, por eso no cabe matizarlo porque es muy elocuente. Ah! y por supuesto, ya se veía venir: “Quizá deberíamos haber prestado más atención a sucesos que podrían haber encendido la luz roja (…)”.

Hace muchos años oí al Fundador, comentando el pasaje de Noé cuando se emborracha y uno de sus hijos se burla de él mientras el otro cubre su desnudez con una capa, que así teníamos que actuar nosotros, “CUANDO NO PUEDAS ALABAR, CALLA!” y teníamos que ponerlo en práctica cuando veíamos cosas en la jerarquía que no entendíamos. En este caso Yago, si piensa, como es evidente, que el Papa se equivoca, se debería aplicar el cuento. Lo grave aquí es doble: juzga su conducta y juzga sus intenciones, en ambos casos, negativamente. Pero más grave que su conducta me parece la de aquellos miembros de la Obra y socios de la sss+, con los que he tenido ocasión de contactar en estos días, que no sólo no han escrito ni una letra para desmentir a Yago ante tan furibundo ataque al Papa, sino que encima, sin entrar en el contenido, han tratado de justificarlo, como si tuviera potestad para ponerse por encima del Papa y juzgar sus intenciones.

A la vista de todo lo sucedido y de la inactividad manifiesta de las autoridades de la Prelatura y sus súbditos, ¿resulta aventurado pensar que en realidad no sólo Yago pensaba lo que dijo? Creo que no.

Me da miedo que una persona con esta mentalidad pueda llegar a la Sede de Pedro; lo hay, pero el Espíritu Santo lo sabe.

Libero




Publicado el Viernes, 22 febrero 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 060. Libertad, coacción, control


Noticia más leída sobre 060. Libertad, coacción, control:
La libertad de comunicación en el Opus Dei.- Oráculo


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.098 Segundos