Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 47 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: La Obra va camino de convertirse en un gueto.- Etsita

010. Testimonios
etsita :

Sigo desde hace años la página y creo que es la primera vez que escribo.

Mi contacto con la Obra fue largo, pero breve en cuanto a lo formal, ya que fui por un par de años adscrito.

Pité mayorcito, con unos 17 años, y nadie me dijo que lo hacía en calidad de aspirante para iniciar un camino que iría mostrando si tenía o no vocación para numerario. Por el contrario, se me dijo de entrada que SÍ tenía vocación y que estaba llamado por Dios al Opus Dei y que era algo definitivo.

Mi experiencia es la de todos: Aquellos que sonreían y nos hacían sentir desde hacía años que éramos especiales, dejaron de sonreír y la frialdad se fue imponiendo...



A pesar de ser mayorcito, aunque los 17 años de hace 30 años no son los 17 años de ahora, muchas cosas no las entendía pero las aceptaba como algo normal. Como que no se ayudara a los pobres ni siquiera con los zapatos viejos que había en el depósito. O que de las cien almas no interesaban las cien sino aquellos chicos que eran estudiosos y de buena presencia. Que aunque no tenía a quien, había que llevar gente a una charla y para ello había que hasta entablar conversación con desconocidos mientras se esperaba el bus. El trabajo con los pobres no era tal, el catecismo a niños pobres un trámite para enganchar a otros.

Reconozco que antes de pitar viví momentos muy bonitos, de alegre camaradería, pero luego se acabó la faceta divertida y todo pasó a ser obligaciones que hasta impedían que pudiera dedicar tiempo a estudiar.

En materia de culto al secreto, puedo dar fe de mucho de lo que se dice. Tuve la suerte en aquellos momentos de encontrar sobre una mesa un enorme libro naranja que un director había dejado sobre una mesa, cuyo título no recuerdo pero que contenía indicaciones acerca del tema cerraduras, comunicación con la Administración y un monto de cosas más que recuerdo me llamaron mucho la atención.

Sobre mi ida no hay mucho para decir. No tenía vocación ni por asomo para ser numerario, seguramente sí para supernumerario, y todo terminó.

Ahí comenzó una etapa difícil de mi vida y nadie de quienes se habían proclamado hermanos unidos por lazos más fuertes que los de la sangre, me ayudó. Nadie. A nadie le importó si vivía, si estaba enfermo, si estaba afectado por alguna crisis o enfermedad. A nadie.

Durante años añoré el centro al que concurría y los buenos momentos experimentados. Pasaba a propósito por su puerta para ver si encontraba a alguno de aquellos que había creído amigos y hermanos para, a partir de ese encuentro, intentar retomar un contacto que creía me ayudaría a vivir más contento y feliz.

Pasó mucha agua bajo los puentes, y finalmente retomé contacto con el Opus Dei. Mas, cuando necesité de su apoyo afectivo y espiritual tampoco estuvo. No interesaba. Al no ser un objetivo interesante se borra. No hay tiempo para caridades y funciona aquello de que de las cien no interesan las cien sino algunas.

Cayeron las vendas de los ojos finalmente, y me di cuenta de que experimentaba un sentimiento similar al de quien se entera que su pareja lo viene engañando desde antes incluso del matrimonio y, para peor, con su mejor amigo. Así me sentía.

Dolor, rabia y rencor con una institución que hace de la mentira, de las medias verdades su proceder habitual.

Y cuando descubrí esta página pude comprobar que lo que sentía era lo mismo que otros habían experimentado en países y contextos diversos. Personas que de un día para el otro desaparecían. Y, como en la época de Stalin, nadie preguntaba por ellas o, si lo hacía, se le respondía con un "está enfermo, se fue a la casa de sus padres".

Me di cuenta que las coincidencias entre quien llevaba la charla y el sacerdote no se debía al Espíritu Santo sino al cruce de información entre los directores. Me di cuenta que es verdad, que funciona una sociedad mutual que busca dar trabajo a quienes interesa apoyar, que las personas ganan sus cátedras con asombrosa rapidez y que casualmente son numerarias, numerarios o supernumerarios siempre los que las dirigen. Que es verdad que los colegios y otras instituciones dirigidas por el Opus Dei son propiedad de asociaciones civiles, pero que esas asociaciones están dirigidas por personas de extremada confianza del Opus Dei, así como los otros órganos de esas asociaciones. Que siempre se escucha el consejo de los directores que indican que conviene hacer tal o cual cosa, o dar un trabajo a este o aquel.

Esos directores que deberían ser personas de bien y cristianos corrientes discriminan a los homosexuales, y hasta niegan el trabajo a un profesor con suficientes méritos por ser de condición sexual.

Esos colegios, universidades, escuelas de hotelería no tienen un fin sincero de contribuir a la formación de las personas, a enseñar la doctrina cristina y fomentar el mejoramiento social. Tienen por finalidad conseguir más adeptos.

Pero, me decidí a escribir ante la indignación causada por el documento divulgado en relación a esta página web. El punto 6) es impresionante cuando dice:

No podernos ser ingenuos. Quien quiere ayudar a la Obra, lo hace de otra manera. Problema que encontramos a la hora de abordar esta cuestión: no podemos contar nuestra versión de las historias de esas personas porque faltaríamos a la caridad y a la justicia, y caeríamos en su mismo error

¿Cómo “contar nuestra versión"? Es confesar lisa y llanamente que "las historias" de las personas están registradas con detalle suficiente como para que se pueda conformar "una versión". Por más versiones que ellos puedan tener en sus archivos: ¿La totalidad de las críticas son equivocadas? ¿Todos mienten? ¿Nada tiene de qué reprocharse el Opus Dei? ¿Tienen la arrogancia de tener "versiones" de todas las personas que escriben en Opuslibros? Si las tienen: ¿No es una confesión y un reconocimiento de que todo lo que se afirma sobre la dirección espiritual es cierto?

Me acuerdo que cuando releí a Pilar Urbano en su libro hagiográfico sobre Escrivá, Libro que seguramente nació por una indicación al uso de "convendría escribir un libro...", Urbano relata algunos episodios que demuestran el control férreo sobre las personas. Uno de ellos tiene por protagonista al propio Javier E, cuando relata que se quedó con una tarjeta de visita de Escrivá y que luego éste lo retó. ¿Cómo se enteró? ¿Quien le fue con el cuento de que un estudiante al mudar un escritorio se había quedado con una tarjeta de visita? Así otros casos como el de la chica que dejó documentación que fue robada en un auto.

La mentira y la media verdad es la regla de una institución a la que le espera la transformación (como pasó con tantas otras) o la progresiva evolución a un gueto.

Muchos saludos,

Etsita




Publicado el Lunes, 11 marzo 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 010. Testimonios


Noticia más leída sobre 010. Testimonios:
Diecinueve años de mi vida caminando en una mentira: OPUS DEI.- Ana Azanza


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.162 Segundos