Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 116 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: La eterna duda.- Gregorio

020. Irse de la Obra
Gregorio :

Muy buenas a tod@s. Este es el primer artículo que escribo (aunque sí que me he escrito con Agustina). Bueno, más que artículo, se trata de escribir mi experiencia para recibir algún consejo de gente con vivencias en ambos lados pero mejor enfocados hacia fuera de la Obra.

Soy Numerario del Opus Dei. Atiendo un Centro de bachilleres en España y trabajo como profesor en una labor personal. Tengo 28 años, gracia de Dios y buen humor. Desde hace unos años me siento vacío, no le encuentro sentido a la entrega y me pasa lo que en algún artículo he leído: que mientras atiendes labores todo bien pero cuando cesa la actividad te paras a pensar y no le encuentras sentido a lo que haces...



Pité cuando cursaba 4º de Secundaria en un Instituto Público. Conocí el Centro gracias a un amigo (un buen amigo, de verdad) que estaba preocupado por mí ya que por aquel entonces yo no practicaba. Desde el primer momento, al ir por un Centro, me llamó la atención que gente joven rezara con la mayor naturalidad del mundo (¡nunca lo había visto!). Ese ambiente me gustó, enganché y con el paso del tiempo pedí la Admisión. Pasé por el Centro de Estudios, un club de universitarios y aterrizé lejos de la tierra que me vio nacer, en un Club de bachilleres.

A lo largo de mi experiencia –han pasado ya más de diez años en la Obra- nunca he vivido algunas cosas que se citan en otros artículos (pastillas, persecuciones…): siempre he hecho lo que he querido y nadie me ha dicho que haga lo contrario (bueno, para ser sincero sí en alguna ocasión pero… me he buscado la vida para dedicar tiempo a mis aficiones).

Ahora, con 28 años, miro hacia detrás y me llevo las manos a la cabeza. No pasa día en el que me pregunte por qué tomé la decisión de ser Numerario. Pienso que pité porque enganché muy bien con el preceptor, el gran ambiente de chicos de mi edad y por esa ilusión juvenil de ser valiente y generoso –ese darlo todo-. También, mirando hacia delante, la verdad, tampoco me veo en la Obra. En mi Centro hay gente mayor también y la verdad es que da pena ver a algunos (a lo suyo, no entregados, con caras largas: unos auténticos solterones).

En estos momentos, me estoy planteando el dejar la Obra para empezar yo por mi cuenta mi propia vida. Cuando lo pienso me quedo paralizado porque eso significaría tener que empezar de cero absolutamente todo y no poder atender compromisos que tengo adquiridos –crédito de estudios BANCOR y ayuda familiar-. No quiero dar a entender con lo que estoy escribiendo que supedito mi entrega a la situación económica pero a la hora de tomar una decisión tan importante hay que valorar todas las posibilidades, como supongo, entenderéis.

Ante estas inquietudes que tengo en la actualidad he comenzado a tomar medidas concretas: he hablado con mi familia de sangre y –pena me ha dado-, he arrancado alguna que otra lagrima a mi madre. Ella no es de Casa, que conste, pero siempre ha respetado mucho mis decisiones. Su primera respuesta me dejó muerto (No seas tonto: ahora no te puedes ir. Yo te aconsejo que encuentres un trabajo que no dependa de la Obra y que entonces te marches si quieres, libremente). Desde entonces, no deja de llamarme cada día para preguntarme cómo voy con mis reflexiones, y de repetirme que haga lo que quiera, que mi casa siempre será mi casa y que mi familia siempre será mi familia: que ella siempre estará para lo que necesite. Me ha comentado que no me preocupe por lo del trabajo, que seguro, me vendrá estupendamente irme un año al extranjero para aprender inglés…

También, hace poco, manifesté en la Charla Fraterna, mis dudas –no me atreví aún a llamarlo convicción-. En ella, se me relacionó mis dudas vocacionales con la falta de entrega (lo cual en parte tiene algo de razón) y se me vino a decir que la vida matrimonial no es tan fácil como se pinta, que el amor a Dios es mucho más sencillo ya que mientras que en el primero el amor es entre tú y otra persona distinta que no depende de ti; en el segundo la cosa es entre tú y Dios, que nunca te abandona, lo cual, también es verdad. Yo entonces, manifesté, que entré en el Opus Dei con rectitud de intención (servir a Dios, a mis hermanos…) y que con rectitud de intención estoy planteándome todo esto. Y que ambas realidades no hay por qué separarlas ya que podría seguir manteniendo una relación intensa con Dios sin tener que vivir el celibato apostólico.

Creo que después de tantos años mi fe no se verá afectada tras todo esto. Yo de todos modos, por si acaso, le he metido un tijeretazo al plan de vida realizando algún que otro cambio (he introducido el Oficio de Lecturas de la Liturgia de las Horas, por ejemplo, por la Lectura espiritual…).

Sinceramente, como aún soy joven –o al menos eso creo- y no tengo experiencia de mundo (salir a la calle y buscar un trabajo…) debido a mis circunstancias en los últimos años –trabajo en labor personal y vivir en un Centro del que únicamente salgo para los planes del Club-, pienso que voy a ser incapaz de encontrar un trabajo, de formar una familia, de realizarme plenamente.

Y en este estado me encuentro ahora mismo: lleno de dudas, sin saber qué hacer.

He dejado cosas en el tintero que ya os iré comentando. Vuestros consejos son bienvenidos.

Un saludo,
GREGORIO.




Publicado el Miércoles, 17 abril 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 020. Irse de la Obra


Noticia más leída sobre 020. Irse de la Obra:
En homenaje a Antonio Petit.- Libero


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.732 Segundos