Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 59 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Aniversario de mi falsa fidelidad.- Andrómeda

060. Libertad, coacción, control
andromeda :

Aniversario de mi falsa fidelidad

Hace unos años, por estas mismas fechas, estaba haciendo mi falsa fidelidad. Recuerdo todo con detalle, aún no lo conseguí borrar de mi memoria a pesar tantos esfuerzos por no recordar lo que no me agradó de mi tormentosa “vocación” al Opus Dei. Ya no recuerdo algunos nombres de mis “hermanas”, ni muchas costumbres, ni los días de fiestas “A”,”B”,”C”,”D” ni tantas otras normas de mi antigua vida. Pero si recuerdo mi insistencia en conversación con la vocal de san Miguel sobre la conveniencia de, al menos, retrasar la incorporación definitiva-aunque ya sabéis que desde el principio presentan la vocación como definitiva- sin éxito por mi parte.

-“No hay motivo de peso para retrasarla y bla, bla, bla...”

¿No era suficiente motivo el no querer hacerla? ¿No era suficiente motivo la duda de conciencia que tenía y debían haber respetado?

No, no era suficiente ante la voluntad de Dios que salía de boca de aquella joven directora.

Recuerdo una especie de “entrevista” con dos directoras frente a mí preguntándome acerca de mi vida interior y de mi afán apostólico. Todo era puro teatro: ambas sabían que estaba llena de dudas, que me resistía a aquella ceremonia que tendría lugar en unas semanas. No respetaron mi conciencia, que nos es dada por Dios y que jamás ninguna directora debe considerarse autorizada a sustituir con los criterios de la mente del padre.

Directora, ante Dios no podrás responder de tus acciones con la mente del padre… ¿o es que acaso le dirás a Dios: “obré con la mente del padre”?

Recuerdo otra imagen: el verme arrodillada ante dos directoras, frente a un crucifijo y una figurita de la Virgen, leyendo un texto en el que me comprometía a hacer corrección fraterna a las directoras y a ser fiel a la obra. ¡Qué esperpento! Mientras mi conciencia me decía que me estaba equivocando….

Es bochornoso que me comprometiera a ser fiel a la obra antes que a mi propia conciencia dada por Dios delante de dos personas que conocían la falta de libertad con la que realizaba aquel acto. ¡Esperpéntico que me pusieran un crucifijo delante!

Inmediatamente fuimos frente a la cruz de palo,- ¡otra cruz!- con el cura sentado al lado, y de nuevo de rodillas leí un texto- esta vez en latín- y besé la estola de un sacerdote al cual ni conocía…. ¡qué ejemplaridad de buen pastor de almas! Después, en el oratorio, ya estaba sintiéndome físicamente mal y me puse de rodillas en el último banco como manifestando que aquello era una farsa, que no era un acto libre, pero el sacerdote me dijo: “No, no, tú en el primer banco”…. Me arrodillé en el primer banco y aquel sacerdote desconocido me introdujo un anillo solo hasta la uña de uno de mis dedos de la mano izquierda haciendo malabarismos para no tocar mi mano ni que el anillo no cayera al suelo... Todo “muy normal”.

Los únicos testigos de aquella peculiar ceremonia secreta-pusieron un cartel que decía “no pasar” en la puerta del oratorio por si venía alguien- fueron dos directoras y una numeraria del centro.

Recuerdo salir del oratorio y quitarme el anillo volviendo a meterlo en la caja y mirar a los ojos a la subdirectora- con la que hacía la charla- para decirle: ¿Tú crees que puedo estar contenta?¿No crees que esto es un teatro?

La respuesta: su silencio.

Estoy segura de que aquella subdirectora es de las que lee Opuslibros, sabrás quien soy… Recuerda subdirectora que fuiste responsable de obligarme a no escuchar mi conciencia en aquel momento, de herir mi alma muy profundamente porque eras tú misma la que años después me recomendabas abandonar la obra por una enfermedad que vosotras mismas habíais causado en mi.

Prometí, al menos, ser coherente con aquello de hacer correcciones fraternas a las directoras… ¡qué ingenua!... y cuántos enemigos me creé a mi alrededor.

¡Cuánto pecado encierra la obra! ¡Cuántas almitas- como alguien decía hace poco- heridas! ¡Cuánta ruina espiritual habéis dejado y seguís dejando por el camino!

¡Cuánta gente sola que no tiene otro medio para reponerse y sentirse acompañado más que leyendo Opuslibros!...

Ya llevo años fuera, y me he ido encontrando a muchas almas heridas que te agradecen, Agustina, este espacio de libertad. Almas que me dicen: ”¡No me hubiera recuperado sin Opuslibros!”… y que están luchando duramente por desprogramarse de un mundo ajeno a la realidad que nos rodea.

         Esta fue la segunda de las tres crisis que tuve sobre mi tormentosa “vocación”.

         La tercera la conté en mi anterior escrito y la primera la dejaré para la próxima publicación.

         Gracias por la ayuda desinteresada de tantos, especialmente a ese buen hombre de Dios al que hace unos días escribía personalmente para agradecerle su ayuda durante los duros momentos que atravesaba tras dejar la obra, gracias por animarme a no abandonar la fe en Dios.

Andrómeda




Publicado el Miércoles, 03 julio 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 060. Libertad, coacción, control


Noticia más leída sobre 060. Libertad, coacción, control:
La libertad de comunicación en el Opus Dei.- Oráculo


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.135 Segundos