Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 69 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: Anécdotas con la administración.- Otaluto

070. Costumbres y Praxis
Otaluto :

Ha salido últimamente el tema del las administraciones y me he acordado de una anécdota, la cuento sin sacar consecuencias. Había ido a vivir a un país extranjero y mientras preparaba mis exámenes de ingreso me quedaba estudiando en un sótano, era el único del centro y al estar solo me ponía unos walkman y me abstraia del mundo (luego, cuando el director me vio con ellos, me dijo que no los usara más). En eso estaba cuando un día me "pesco" la administración. Una puerta que se abre a mis espaldas, un murmullo y una cabeza que se asoma y se retira apresuradamente. Comienzo a levantar mis cosas y de repente, pataplaf! (como en un caso así diría Satur) se abre la puerta de par en par y una "señorita" con ojos de fuego se me queda mirando, taladrándome con la mirada, diría yo. Del sobresalto se me cayeron las cosas que llevaba y por fin, como pude y torpemente, corrí escaleras arriba. Una semana más tarde, la misma situación pero esta vez en mi habitación, en el piso alto. Esta vez, una numeraria auxiliar se acerco despacito por atrás y me tocó el hombro, seguramente para protegerme de la ira salvaje de la "señorita". Bajé las escaleras a todo correr y cuando llegué al descanso, paf! me encuentro nuevamente con la mirada de fuego que siguió taladrándome la nuca en todo mi recorrido escaleras abajo. Nunca me dieron miedo las mujeres, pero deberían haber visto a esta! Salida de Cuentos de la Cripta.

Cualquiera creerá que la lección estaba más que aprendida, pero dicen que el hombre es el único animal que repite sus errores. Dias más tarde, ya sin walkman, siento los ruidos típicos de la administración. Salté como un resorte intentando ganar la escalera, pero era tarde. La sombra de una mujer armada con plumero se proyectaba contra la pared del descanso de la escalera, ellas subían y nuevamente yo estaba atrapado en terreno enemigo. Sin pensarlo dos veces, retrocedí silenciosamente y me encerré en un bañito, con la luz apagada. La estrategia era hacerles creer que no había nadie adentro del baño y que el mecanismo del picaporte había quedado trabado (ya había pasado anteriormente y se destrababa utilizando una tarjeta de plástico). El problema es que el espacio era minúsculo, no más de un metro por setenta centímetros, había poco aire y hacia calor. La administración tironeaba impiadosamente del picaporte y discutían entre ellas. Comencé a entender que mi situación era critica. Qué pasaba si estas valientes mujeres dominaban el arte de la tarjeta de plástico? Durante las dos horas que permanecí en oscuro cautiverio (merecido, lo admito) en mis manos húmedas se desgranaban innumerables las cuentas del Rosario. La parte buena fue que, luego, representé el episodio con mucho éxito en un show de cumpleaños (para sorpresa del director disfrazamos a uno de numeraria auxiliar). La parte mala es que en mis noches de insomnio aun recuerdo esa mirada furibunda (Nicole... estás segura que no nos hemos visto antes?).

Paz a todos.
Otaluto.


Publicado el Jueves, 01 julio 2004



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 070. Costumbres y Praxis


Noticia más leída sobre 070. Costumbres y Praxis:
El Opus Dei como revelación divina.- E.B.E.


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.187 Segundos