Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 62 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: El santo del lujo y el obispo del lujo...- Josef Knecht

120. Aspectos económicos
josef knecht :

El “santo del lujo” (Josemaría Escrivá) y el “obispo del lujo” (Franz- Peter Tebarzt-van Elst): semejanza y diferencias

Josef Knecht, 28/10/2013

 

 

Me ha impactado la reciente noticia de la destitución provisional del obispo de Limburgo, Franz-Peter Tebarzt-van Elst, a causa de las irregularidades financieras en que ha incurrido con motivo de la renovación de su palacio episcopal. Este señor obispo se ha gastado la friolera cantidad de 31 millones de euros, frente a los 5,5 presupuestados inicialmente, en las tareas de renovación de su palacio. Al Papa Francisco le ha parecido escandaloso tal dispendio económico y ha decidido el pasado 23 de octubre apartar al obispo momentáneamente de su cargo y, a la vez, ha creado una comisión de investigación, en colaboración con la Conferencia Episcopal Alemana, a la búsqueda de precisar las responsabilidades de lo sucedido. De manera espontánea he relacionado esta noticia con recuerdos de mis años de Cavabianca.

 
Cavabianca

 

No acostumbro a manifestar en Opuslibros sentimientos o impresiones íntimos de mis años de militancia en el Opus Dei, pero esta vez lo voy a hacer excepcionalmente…

 



Viví unos años en Cavabianca cuando el Opus era aún instituto secular; entonces Cavabianca, la sede del Colegio Romano de la Santa Cruz, era centro de estudios interregional del instituto secular, y actualmente ha pasado a ser seminario sacerdotal de la prelatura personal. El vasto terreno de edificios, calles, plazas, fontanas, jardines y bosquecillos de Cavabianca, ubicada en lo alto de un ribazo que domina el ancho valle del Tíber al norte de la ciudad de Roma no lejos de la antigua Vía Flaminia, incluye no sólo la sede del Colegio Romano, sino también la así llamada “Casa del Fiume”, que es la residencia privada del Padre (y de los directores del Consejo General), a la que se traslada cuando desea retirarse de su residencia habitual, Villa Tevere, sede central del Opus Dei ubicada en el barrio romano del Parioli. La “Casa del Fiume” o “Casa del Río” se llama así por la cercanía del río Tíber; el nombre de “Cavabianca” se debe a una cantera vecina. Los alumnos del Colegio Romano teníamos prohibido entrar en esa casa, de uso exclusivo del Padre, pero algunos sí podíamos entrar de vez en cuando para llevar a cabo encargos materiales de mantenimiento de sus instalaciones.

Puesto que soy de origen pueblerino y mi infancia y juventud transcurrieron en medio de circunstancias austeras, debo confesar que ver con detalle la Casa del Fiume causó en mí una impresión impactante. Fue, siendo yo todavía joven, la primera mansión lujosa que he conocido en mi vida, y después de ella no he vuelto a ver otra casa privada con el mismo nivel de riqueza, aunque sí he visitado como turista palacios históricos cargados de pompa. No sé cuánto dinero debió de costar la adquisición de los terrenos de Cavabianca y la construcción de sus edificios y jardines; supongo que el coste no habrá llegado a los 31 millones de euros, pero, en cualquier caso, debió de ser un gasto enorme para los años en que se edificó, a comienzos de los años 70 del siglo XX, cuando la economía española no pasaba por sus mejores momentos y cuando la política italiana estaba zarandeada por gran inestabilidad. A decir verdad, la Casa del Fiume, casa de retiro y asueto del Padre, me pareció innecesariamente grande y ostentosa. Por eso, cuando me vienen recuerdos de mis breves estancias dentro de aquella mansión y en su jardín, caigo en la cuenta de que la Casa del Fiume responde a la mentalidad megalómana de monseñor Escrivá, marqués de Peralta.

Acabo de decir que la Casa del Fiume me pareció ostentosa. No voy a detenerme a describir el edificio, entre otras razones porque ya me falla la memoria pasados tantos años, pero sí me centraré en un detalle que muestra de sobra la ostentosidad del inmueble. Como es sabido (ver EscriBa: 1.03.2006), en el “oratorio del Padre” de Villa Tevere cuelga del techo, encima del altar, un sagrario de oro en forma de paloma, llamado “columba eucarística”; pues bien, en el oratorio de la Casa del Fiume cuelga otro sagrario de oro en forma de paloma, que seguramente será muy parecido al anterior. Para una persona sencilla esta repetición de la misma joya es del todo innecesaria; es más, la existencia de un sagrario de oro ya es de por sí innecesaria. Pero para una persona megalómana la colección de dos sagrarios de oro puede resultar insuficiente para satisfacer sus afanes patológicos de grandeza.

Y es en este punto de la megalomanía donde coinciden el fundador del Opus Dei y el obispo de Limburgo. Sin duda, ambos personajes están afectados por la misma deficiencia psicológica. Se entiende, por tanto, que el “obispo del lujo” fuera devoto del “santo del lujo”, como Michell nos informó el pasado 25.10.2013 citando una nota de prensa del Opus Dei de Alemania del 9 de octubre de 2012. Es verdad: Dios los cría y ellos se juntan.

Hasta ahora he señalado importantes semejanzas entre los dos amantes del lujo; a partir de ahora voy a apuntar algunas diferencias.

La primera diferencia se refiere no tanto a las dos personas, sino más bien a la situación general. La mayoría de los miembros del Opus Dei y, por supuesto, la totalidad de los restantes habitantes de nuestro planeta no están informados de la existencia de la Casa del Fiume, mientras que de la existencia de la sede episcopal de Limburgo se ha enterado todo el mundo. Es ésta una diferencia más importante de lo que parece a primera vista. Los miembros del Opus Dei están desinformados del funcionamiento real de la vida interna de su propia institución, sobre todo en lo referente a la labor de gobierno de sus jefes. ¿Cuánta gente del Opus ha visto fotografías de la Casa del Fiume? Nadie en el Opus sabe cómo se consiguió el dinero con el que se construyó Cavabianca, ni cuánto dinero se invirtió en las edificaciones de ese lugar y en la previa compra del terreno. En cambio, Alemania es un país en que existe verdadera libertad de expresión, hasta el punto de que las tropelías de un megalómano no han quedado ocultas por muy obispo que sea.

Cito a continuación un párrafo del volumen III de la biografía del fundador del Opus Dei escrita por Vázquez de Prada (2003): “Torreciudad y Cavabianca eran dos locuras de amor, cronológicamente paralelas. Hermanas en su génesis material y espiritual. Expresión del amor del Padre a las almas y de su devoción a Santa María. Dos obras fundadas en la magnanimidad y en la pobreza. Emprendidas ambas con esperanza. Ejecutadas con esmero en los pequeños detalles. Llevadas a cabo con constancia y sacrificio” (pág. 679). El biógrafo de Escrivá no menciona la Casa del Fiume, aunque fue construida para uso exclusivo de su personaje biografiado.

La segunda diferencia se centra ya en las dos personas: Josemaría Escrivá fue canonizado solemnemente por Juan Pablo II en 2002, mientras que el obispo Tebarzt-van Elst ha sido por el momento apartado de su cargo y no será canonizado jamás. Si en Alemania no hubiera libertad de expresión y el (de momento, presunto) fraude económico de Tebarzt-van Elst hubiera pasado inadvertido a la opinión pública, quizá se hubiera podido beatificar en el futuro a este personaje, pues no faltaría el dinero para sacar adelante su proceso de beatificación, como tampoco faltaría la gracia santificante que san Josemaría habría obtenido del cielo para su devoto obispo, digno, por tanto, de ser elevado a los altares en compañía de su santo intercesor. Dios los cría y ellos se juntan: ¿por qué no beatificar a Tebarzt-van Elst años después de su fallecimiento considerándolo magnánimo, pobre, emprendedor esperanzado, devoto de Santa María y de San Josemaría, ejecutor esmerado de los pequeños detalles, impulsor de obras llevadas a cabo con constancia y sacrificio?

Ya va siendo hora de que la Santa Sede se cuestione de una vez por todas la validez de los procesos de beatificación y canonización de Josemaría Escrivá. El estudio biográfico realizado por Jaume García Moles, la monografía de E.B.E. y, sobre todo, el secretismo con que se rige el funcionamiento de la vida interna del Opus Dei aportan suficientes indicios como para sospechar seriamente de la validez de aquel proceso de canonización y como para aplicar al Opus Dei criterios de análisis semejantes a los que desde el pasado 23 de octubre se están aplicando para investigar el funcionamiento de la diócesis alemana de Limburgo.

Josef Knecht

P.S.: A partir de la nota de EscriBa del 1.03.2006, parece ser que las “columbas eucarísticas” de oro coleccionadas por monseñor Escrivá pudieron ser tres. EscriBa habla de dos columbas en Villa Tevere, a las que habría que añadir la de la Casa del Fiume. Tal vez convendría investigar con exactitud si son dos o tres los sagrarios de oro atesorados en las casas del Consejo General del Opus Dei, pues una de las dos columbas de Villa Tevere pudo ser trasladada a la Casa del Fiume, una vez terminada la construcción de esta última mansión en los años 70 del siglo pasado. Ignoro la historia concreta de este tesorillo eucarístico.




Publicado el Lunes, 28 octubre 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 120. Aspectos económicos


Noticia más leída sobre 120. Aspectos económicos:
O peso insustantável de se ser Filipe Vasconcelos.- Sofia Bochman


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.174 Segundos