Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 80 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: El sentido y la ausencia de Dios.- E.B.E.

040. Después de marcharse
ebe :

Una de las cuestiones centrales en la vida post-Opus Dei es la pregunta sobre el sentido que ha podido tener (o tiene) la existencia de una organización como el Opus Dei.

Lo angustioso es encontrarse sin una respuesta satisfactoria, es decir, encontrarse con la falta de sentido, una ausencia que gira sobre sí misma como remolino, como perro que se muerde la cola.

Y el problema central, posiblemente, sea que no resulta fácil sobrenaturalizar dicha ausencia, de la misma manera que no resultar fácil sobrenaturalizar la canonización de Escrivá, aunque se vea necesario hacerlo (por cuestiones de integridad de la propia conciencia religiosa, especialmente en el caso de la canonización del fundador).

Abraham pudo sobrenaturalizar (=darle sentido) la idea de sacrificar a su hijo (como un sacrificio de sí mismo –y de su hijo- a Dios). Abraham podía ver la conexión entre el sacrificio de su hijo y el deseo de Dios (el mandato a cumplir), aunque no lo entendiera. ¿Qué hubiera sucedido si, en el momento de sacrificar a su hijo, Abraham se hubiera encontrado solo, sin la presencia de ese mismo Dios que le había pedido dicho sacrificio? Le habría dado un ataque de locura, posiblemente, por el vacío y por la extremada acción que estaba por ejecutar sin la esperada garantía de Dios. La ausencia de Dios habría significado la falta de respaldo y de legitimación por parte de Dios. Sin Dios, la acción de Abraham habría significado, más que un acto de obediencia, una experiencia espantosa y un intento criminal sin justificación alguna. No habría sido sobrenaturalizable para nada.

La pregunta es: ¿qué pasa cuando Dios desaparece de la escena? ¿Es una nueva prueba de fe, que se suma a la anterior? Parecería un exceso. ¿No será, más bien, un indicio de que, en realidad, Dios nunca estuvo, ni siquiera al principio? Sin Dios, el sacrificio de Isaac es simplemente un intento de homicidio, sin otra explicación que la locura. Sin Dios, el cuchillo de Abraham no habría encontrado freno alguno. La ausencia de Dios, entonces, no habría significado una nueva prueba de fe, sino la confirmación de su desaprobación y un desenlace trágico. La presencia del daño desmiente, de manera patente, todo intento de justificación sobrenatural. El homicidio habría materializado el desquicio de Abraham.

En resumen, la ausencia de Dios impide toda sobrenaturalización. Si Dios no está en un lugar o en una situación, no se puede forzar su presencia, salvo creando un simulacro. Si Dios no hubiera estado donde Abraham en el momento del sacrificio -salvando el anacronismo- Abraham habría terminado en un psiquiátrico.

¿Habría que ver aquí el origen remoto de tanta enfermedad mental dentro del Opus Dei?

El sentido es una de las fuentes de la felicidad (la religión es fundamentalmente búsqueda de sentido y dirección). Y el sinsentido es una de las fuentes de la locura. No es casual, entonces, que el Opus Dei empiece como felicidad y termine… como ya sabemos.

Pues en el caso del Opus Dei, lo dramático es la desconexión entre Dios y el Opus Dei mismo. Si al principio parecía que Dios estaba detrás del Opus Dei y lo llenaba todo de sentido, luego, con la progresiva pérdida de coherencia, también se fue desvaneciendo la conexión entre Dios y el Opus Dei, a tal punto que no es fácil encontrarle una razón de ser a esa organización, ni siquiera una razón “sobrenaturalizable”. El Opus Dei termina siendo un absurdo irredimible.

La ausencia de Dios deja al Opus Dei rodando por el universo, sin rumbo alguno.

Desde luego, tomando en consideración la idea de que un día en el Cielo nos enteraremos “de todo”, podemos estar tranquilos de que “un día” le encontraremos sentido al Opus Dei. Pero de momento, resulta dificultoso encontrárselo.

La ausencia de sentido es lo que más perturba de la existencia del Opus Dei, y sobre todo, la imposibilidad de sobrenaturalizar ese sinsentido.

Posiblemente la cuestión de fondo no sea cómo sobrenaturalizar dicho absurdo organizacional sino encontrar cuáles fueron las razones históricas –bien humanas- que dieron origen a dicha entidad, mirando más acá y sin necesidad de exigirle explicaciones al Más Allá.

E.B.E.




Publicado el Viernes, 03 enero 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 040. Después de marcharse


Noticia más leída sobre 040. Después de marcharse:
El arte de amargarse la vida.- Paul Watzlawick


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.140 Segundos