Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 60 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: 10 años después, qué bonita es la vida.- Océano

040. Después de marcharse
oceano :

Hoy es día de fiesta en mi casa! Hace justo 10 años que dejé el opus y quiero haceros participes de mi balance personal.

Han sido 10 años muy intensos. Primero tuve que aprender a vivir una vida muy diferente, a buscar mi sitio en la vida, empezando desde cero, reencontrándome a mí mismo, con el distanciamiento de mi familia como nos pasa a todos debido a nuestro paso por el opus, sin casi amigos, sin trabajo, sin saber lo que iba a hacer con mi vida. Fue como estar desde un vacío inmenso, pero al mismo tiempo con unas posibilidades por delante increíbles y tener una sensación de vértigo enorme.

He tenido mucha suerte en mi vida, lo digo así para que todos me entendáis, pero en el fondo, no creo en la suerte, siempre he sido una persona muy creyente y sé que Dios me lleva de la mano en cada paso y me da lo que necesito o lo que me conviene en cada momento, a pesar de que muchas veces no lo entiendo y no lo entenderé nunca.

Tuve la suerte de hacerme nuevos amigos, ajenos al opus, de encontrarme con una mujer excepcional de la que me enamoré y que se enamoró de mí. Nos casamos, tuvimos un niño extraordinario que es mi luz de cada día. Desgraciadamente, mi mujer enfermó y se murió después de varios años de enfermedad. Fueron años muy duros, muy tristes en muchos momentos, pero al mismo tiempo con mucha alegría también por poder compartir juntos esos momentos tan especiales. Tuve la suerte de poder acompañarla en toda su enfermedad y hasta sus últimos momentos. Y sé que ahora me acompaña también y nos cuida a nuestro hijo y a mí. Después de su muerte, fue como repetir en muchos aspectos mis momentos después de la salida del opus, a nivel de sentimientos de soledad y de verme otra vez en la búsqueda de dar un nuevo giro a mi vida. La verdad es que ha sido muy duro, pero también que la experiencia de la salida del opus me ayudo mucho a reaccionar, a saber cómo afrontar esa nueva experiencia en mi vida, con la ventaja que ahora tengo un hijo que cuidar y que es el eje de mi vida.

Tuve también la suerte de tener a mis amigos alrededor de mí, aunque una experiencia así se pasa solo, como también se pasa solo la salida del opus. Salirse del opus es también hacer un duelo, un duelo de lo que ha sido la vida durante años y que ya ha cambiando para siempre. Lo mismo me ha vuelto a pasar con la muerte de mi mujer. Al morir ella, me he muerto yo también. Mi vida con ella ha muerto para siempre y asumir esto es fundamental para poder seguir viviendo, como asumirlo al irse del opus es fundamental para poder reconstruirse.

Ahora, ha pasado ya tiempo, he vuelto a vivir. Tengo un nuevo trabajo. Tengo nuevos amigos. Mi hijo sigue creciendo y es un niño feliz a pesar de todo lo que le ha pasado. He conocido a una mujer extraordinaria y día a día estamos construyendo nuestra vida cara al futuro que queremos compartir. Y ver a mi hijo feliz con ella, es una alegría de cada segundo.

Me siento un hombre feliz. La vida es muy bonita, a pesar de sus dificultades, y vale la pena tomar las riendas de su vida, vale la pena vivir esa vida que es un don de Dios. Dios nos quiere felices y no podemos dejar que otros nos amarguen con su falsa visión de la religión. Dios es Amor y amor para nosotros quiere. Dios es Padre y que otra cosa que la felicidad plena de sus hijos puede pedir un padre! Yo por lo menos no puedo pedir otra cosa para mi hijo.

Querría contaros mi experiencia de vida para que ninguno de los que nos lean, duden de que se puede vivir, que hay que vivir esa vida. Qué bonita es la vida!

Un abrazo a todos y a tomarse la vida a manos plenas!!!

Oceano




Publicado el Miércoles, 29 enero 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 040. Después de marcharse


Noticia más leída sobre 040. Después de marcharse:
El arte de amargarse la vida.- Paul Watzlawick


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.097 Segundos