Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 70 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Elogio a la veracidad de Opuslibros.- Josef Knecht

115. Aspectos históricos
josef knecht :

Querido Gervasio: 

No sabes cuánto te agradezco tu carta del 20.03.2014. Hemos salido de dudas sobre la cuestión de la División Azul y los primeros numerarios del Opus (año 1941). A tenor de tu carta, también opino que el testimonio de Miguel Fisac Serna es más fiable que el de Juan Jiménez Vargas. Comprenderás, eso sí, que, habiendo escuchado de labios de Jiménez Vargas esa versión de los acontecimientos, me la haya creído; él hablaba con recia contundencia y con una tremenda seguridad en sí mismo, parecía convincente; si a eso se añade que yo era un joven crédulo a más no poder cuando escuché su relato en una tertulia, comprenderás perfectamente que mordiera el anzuelo de la “santa mentira”. Por ese motivo, entre otros, es por el que me gusta Opuslibros, pues aquí nos comunicamos con una sinceridad y amor a la verdad que en el Opus Dei no se vive ni de lejos...



Estoy consternado por las revelaciones recientes de Marcus Tank, a quien desde estas líneas también dirijo mi agradecimiento. Jamás hubiera imaginado el interés del sacerdote Escrivá por llegar a ser obispo en los años 40 y 50 del siglo pasado. También fui crédulo al aceptar hace años la versión oficial, según la cual Escrivá sólo tenía el afán de servir a Dios haciendo el Opus Dei y que para ello renunciaba a otros menesteres. Ahora sabemos, después de muchos años de ocultamiento, que se afanaba por lograr cuanto antes la mitra aprovechándose de que un ministro de Francisco Franco, concretamente José Ibáñez Martín, y Franco mismo lo apoyaban en esas gestiones. ¡Cuántas manipulaciones alberga la hagiografía oficial de Sanjosemaría!

En tu carta planteaste la cuestión sobre la infalibilidad papal en su pronunciamiento sobre las canonizaciones equiparando, por tanto, ese pronunciamiento con el referente a materias de fe y costumbres. Pues bien, he acudido al Catecismo de la Iglesia Católica y he consultado los puntos 889-892 y 2035, que explican el alcance de la infalibilidad del Romano Pontífice y del Magisterio eclesiástico. Ahí se enseña que esta infalibilidad abarca todo el depósito de la Revelación divina. En ningún momento, el Catecismo afirma ni insinúa que el Papa es infalible cuando canoniza oficialmente a un santo y autoriza su culto público; y no lo afirma –supongo– porque la santidad de Tomás de Aquino o de Catalina de Siena, por poner dos ejemplos, no forma parte de la Revelación divina, es decir, no es materia de fe y moral. En caso de que fuera un dogma de fe la infalibilidad del Papa cuando se pronuncia oficialmente sobre la santidad de alguien, el Catecismo lo tendría que enseñar; me resulta muy extraño que un Catecismo, tan exhaustivo, de 2865 puntos y de más de seiscientas páginas, se haya olvidado de incluir un dogma; puede, claro está, olvidarse de algo, pero precisamente de un dogma de fe no.

De aquí concluyo que, cuando un teólogo católico presenta como dogma de fe la infalibilidad del Papa en su pronunciamiento sobre las canonizaciones, incurre en un error de piadosa exageración porque pretende, con buena voluntad, pero sin fundamento dogmático, acortar distancias entre el Magisterio pontificio y la piedad popular. Ahora bien, aun teniendo buena voluntad, ese piadoso teólogo no hace buena Teología; más bien perjudica a la Teología porque con ese modo de proceder se cuelan en ella ciertas dosis de fanatismo o integrismo inflando en exceso el globo de la infalibilidad. De la misma manera que hay políticos populistas, muy “carismáticos”, pero rebosantes de demagogia y carentes de realismo, también hay teólogos populistas, muy “sobrenaturales”, más papistas que el Papa, pero rebosantes de demagogia y carentes de realismo.

Por último, me permito manifestarte mi opinión sobre la figura del obispo de Madrid-Alcalá, don Leopoldo Eijo y Garay. Tengo la impresión de que fue un hombre clave para el asentamiento del Opus Dei naciente. Aunque en algún momento el obispo madrileño pudiera quitar protagonismo al fundador como en el caso de la División Azul, Escrivá siempre le estuvo profundamente agradecido porque, sin el respaldo de don Leopoldo, la Obra de Escrivá se hubiera expandido fuera de Madrid con serias dificultades; acuérdate del conflicto en Barcelona con las Congregaciones Marianas y cómo fue don Leopoldo quien desde Madrid sacó las castañas del fuego al Opus barcelonés gracias a la carta del 21 de junio de 1941 que escribió al abad de Montserrat, dom Aurelio María Escarré Jané. No sé si exagero, pero pienso que don Leopoldo es uno de los principales responsables del daño que el Opus ha causado a lo largo de su historia a tantas personas. Si hubiese sido buen pastor, hubiera tenido que impedir en el ejercicio de su misión episcopal el cumplimiento de los planes de Escrivá; en cambio, fue su cómplice: por qué lo fue, esto es, a qué se debió la buena sintonía entre los dos es algo que está pendiente de estudio por los historiadores, pero no precisamente por los hagiógrafos oficiales de la prelatura.

El obispo Eijo y Garay sentó, además, precedente para los demás obispos españoles del período franquista en las relaciones de éstos con la Obra de Escrivá. En el contexto político del franquismo, los obispos no se atrevieron a criticar los abusos proselitistas del Opus, a diferencia de lo que en los años 80 harían el arzobispo de Westminster (Londres) Basil Hume y el episcopado alemán impidiendo en sus respectivos países la captación proselitista de menores de edad por parte del Opus. Si los obispos españoles de los años 60 y 70 hubiesen actuado así, cumpliendo con su misión de buenos pastores y no de “adictos” o “muy adictos” al régimen franquista, la vida de muchos de nosotros habría tomado un derrotero muy distinto.

Agradecido por tus intervenciones, que tanto contribuyen a la veracidad de Opuslibros, te saluda con un cordial abrazo

Josef Knecht




Publicado el Lunes, 31 marzo 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 115. Aspectos históricos


Noticia más leída sobre 115. Aspectos históricos:
Fundación del Opus Dei: 1941.- Gervasio


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.411 Segundos