Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 54 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Libros silenciados: El derrumbe del mito Escrivá-Portillo (y VII).- Guillaume

115. Aspectos históricos
guillaume :

El derrumbe del mito Escrivá-Portillo (y VII)

Documentos originales de los reglamentos del Opus de 1941

Conclusiones

Guillaume, 27/06/2014

 

 

En esta séptima y última entrega, me parece necesario extraer algunas conclusiones de todo el material aportado en las entregas anteriores.

Leyendo estos Estatutos del 41 se aprecia la monstruosidad de esta organización, supuestamente secular pero con un estilo férreamente controlador, en la que se pretende conseguir cotas de poder mundano y político.

A quienes desde la segunda mitad de los años 60 nos empujaron a asegurar que la Obra no tenía ni había tenido que ver nada con la política, y nos creímos el discurso de Conversaciones con Mons. Escrivá de Balaguer, nos resulta especialmente irritante leer que el espíritu de la Obra es conquistar cargos públicos...



También indigna conocer que, ya desde el año 41, la idea de Escrivá era montar una trama de sociedades totalmente controladas por el Consiliario pero que no figurasen como de la Obra, engañando así a todo el mundo: empezando por los propios miembros de la Obra que trabajan en ellas y que se creen que los Directores no son quienes los van a echar o contratar, utilizando para ello las informaciones confidenciales que obtienen a través de la dirección espiritual.

Ante esas cosas tan graves, me he planteado dos cuestiones. Ante todo, que cómo es posible que la jerarquía eclesiástica no se diera cuenta de esta monstruosidad. E indagando, he caído en la cuenta de que la única persona de la jerarquía, a la que Escrivá confió abiertamente su proyecto fue el obispo de Madrid, Mons. Eijo y Garay: pues como éste decidió que los reglamentos quedaran en su archivo secreto, nunca más desveló Escrivá a la jerarquía eclesiástica sus verdaderas ideas y procedimientos, presentando –en 1943, en 1947, en 1950 y en 1982- unos estatutos eclesialmente ya maquillados.

Por tanto, mi primera pregunta es: ¿Por qué Mons. Eijo y Garay no supo discernir eclesialmente estos dislates y permitió que quedaran ocultos en el archivo secreto de la diócesis matritense? Para responderla, adjunto un artículo sobre sus tensiones con el Nuncio en España, Mons. Tedeschini, que muestra el perfil de un hombre más político que sobrenatural, poco apto para avizorar el daño que supondría para la Iglesia la organización que estaba gestando Escrivá y cuya alma estaba perfectamente reflejada en los Reglamentos de 1941. Son 18 páginas, pero vale la pena mirarlas.

Pero hay otra responsabilidad aún más grave: la de Álvaro Portillo. ¿Cómo pudo entregar su vida a un personaje como Escrivá, a quien él veía escribir lo contrario de lo que hacía; a quien veía negar el pasado fabricando una nueva historia; a quien veía ocultar a la Sede Apostólica la verdadera praxis de la Obra y esconder a los miembros de la Obra que las praxis no habían sido aprobadas por la Iglesia?

¿Cómo Portillo pudo estar idealizando ante los fieles de la Obra al mismo personaje al que había obligado a retirarse de la vida pública de la Iglesia, para que no se pusiera aún más en evidencia su carácter desequilibrado e insoportable? Y, ¿cómo ocultó a los miembros de la Obra la obsesión de Escrivá por ser obispo y le permitió que cambiara el estatuto jurídico del Opus tantas veces como le plugo para facilitar sus aspiraciones episcopales?: ahora, en el 43, Sociedad Sacerdotal (mientras enredaba para el Vicariato Castrense); ahora, en el 47, Instituto Secular (para tener más fuerza, con una fundación que fuera universal); ahora, en el 50, la excusa de que tenía que dejar la Obra para fundar lo de los sacerdotes diocesanos, cuando lo que pasaba era que había conseguido que Ibáñez Martín convenciera a Franco de que lo propusiera, primero para arzobispo de Vitoria y, después, para obispo de San Sebastián, y esperaba que aquello tuviera éxito; ahora, en el 55, al ver que no salía para obispo residencial, a hacerle curriculum convirtiéndolo en Doctor en Teología (con el libro que le escribieron de La Abadesa de las Huelgas, que había servido para su doctorado en Derecho), a ver si cuajaba su promoción como obispo titular; ahora, en el 62, ante el fracaso de todos los intentos anteriores, a cambiar de nuevo el estatuto de la Obra, pidiendo a la Sede Romana la Prelatura nullius, para que al convertirse en prelado fuera más fácil que lo nombraran obispo; y, finalmente, en el 65, una vez que consiguieron que nombraran a Portillo Secretario de la Comisión sobre Disciplina del Clero y del Pueblo Cristiano del Vaticano II, a forzar que el Concilio aprobara la artificial figura de las Prelaturas Personales (tan artificial que hasta ahora no hay ninguna más que la Obra), sin importarles que quedaran fuera de la Obra, como meros colaboradores orgánicos, los laicos, que supuestamente eran los principales destinatarios de la fundación de Escrivá.

Por muy fanático que fuera Portillo, no consigo entender que perdiera la conciencia hasta esos extremos. Y me parece lamentable que ahora nos lo propongan como modelo de vida cristiana, y encima avalado por un milagro que no tiene nada de extraordinario (hay adultos que han estado en paro cardíaco y se han recuperado sin secuelas después de más tiempo que ese bebé, bien entendido que los bebés pueden aguantar más tiempo que los adultos en ese estado).

El pasado miércoles 25 de junio, aniversario de la ordenación presbiteral de Portillo, se escuchaba en el evangelio de la misa el pasaje de Mateo en que Jesús habla de los lobos con piel de cordero. Inmediatamente, me vino al corazón la figura de Portillo, bonachón en apariencia pero peligrosísimo en sus actuaciones: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis” (Mat 7, 15-16).

Guillaume

 

 

 

Hispania Sacra, LXIV Extra I, enero-junio 2012, 205-222, e-ISSN: 1988-4265

doi: 10.3989/hs.2012.030

 

 

LA BATALLA ECLESIAL POR MADRID (1923-1936)

LOS CONFLICTOS ENTRE EIJO GARAY Y FEDERICO TEDESCHINI

 

 

POR JOSÉ RAMÓN RODRÍGUEZ LAGO

Universidad de Vigo, Profesor Asociado

 

 

 

RESUMEN: Las relaciones entre los dirigentes de la jerarquía católica se ven condicionadas por sus propias cosmovisiones teológicas y sus diferentes estrategias pastorales, pero también por las ambiciones de poder y las expectativas de promoción en el “cursus honorum”. Los conflictos suscitados de 1922 a 1936 entre el Nuncio Pontificio en España, Federico Tedeschini, y el Obispo de Madrid, Leopoldo Eijo Garay, son una excelente prueba de ello.

 

 

Leer artículo completo

 

Reglamentos. Documentos originales. Entrega I
Reglamentos. Documentos originales. Entrega II
Reglamentos. Documentos originales. Entrega III
Reglamentos. Documentos originales. Entrega IV
Reglamentos. Documentos originales. Entrega V
Reglamentos. Documentos originales. Entrega VI

 




Publicado el Viernes, 27 junio 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 115. Aspectos históricos


Noticia más leída sobre 115. Aspectos históricos:
Fundación del Opus Dei: 1941.- Gervasio


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.102 Segundos