Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 94 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Eres hija de Dios en la Iglesia, antes y por encima de la prelatura.- Veritas

125. Iglesia y Opus Dei
veritas :

Eres hija de Dios en la Iglesia, antes y por encima de la prelatura

Veritas, 30/06/2014

 

Estimada "Dudas" y estimados todos:

Parte de lo incompleto, despersonalizante y patógeno de la dirección espiritual y de la espiritualidad en el Opus Dei, es la disociación que abre o aumenta, hasta dañar la psiquis, entre la voluntad de Dios y uno mismo o la identidad propia.

Ya en "Ascética meditada", don Salvador Canals (recogiendo la predicación del fundador del Opus Dei) advertía como algo muy serio que "regnum Dei intra vos est" (Lc 17,21)...



¡Dios (y su santa Voluntad para ti), no está disociado de ti misma!: El te hace aspirar a todo lo bueno, lo noble y lo santo de esta vida, El te da unas inclinaciones hondas y permanentes, por tanto oye Su voz dentro de ti porque ni El ni Su Voz, están "fuera de ti", están en ti, dándote el ser y el querer permanente, operando y llamando a Sí mismo todo tu ser con una atracción irresistible a bienes duraderos.

Todos tenemos "atracciones irresistibles" a bienes permanentes, unos a unas cosas más que a otras, o con distinta intensidad. Si tienes atracción irresistible a la justicia, Dios te llama "a" y "por" la justicia...; si tienes atracción irresistible a la paz, Dios te llama "a" y "por" la paz... y así con otros asuntos (belleza, fraternidad real, solidaridad, misericordia...). Si Dios te llama fuerte a la sencillez y en tal institución hay todo lo contrario, examina con la cabeza si es posible que con tu acción realmente pueda haber sencillez ahí, y si no se puede, busca otra institución ¡ahora que eres joven, ahora! Las cosas se hacen más difíciles y agudas con los años... Si no resuelves lo que te molesta y angustia, ahora, después te molestará y angustiará/enfermará más...

Discernir lo que El quiere no es algo aparte de lo que tú quieres "con toda el alma, con un impulso interior que no viene de ti sino a través tuyo" (palabras más o menos así son las que Josemaría Escrivá usa para hablar de la vocación, y por eso dice que la gente pide su admisión "porque me da la gana que es la razón más sobrenatural", o sea que si "tú ves/Dios te hace ver" que este camino no es para ti o tú no eres para él, "tú estás viendo/Dios mismo te hace ver", que no estés ahí... o viceversa.

Afronta las cosas con la calma que da hacerlo con la cabeza y la voluntad siguiendo a ésta, no con el voluntarismo, ni con el fideismo, el sentimentalismo, el chantaje sentimental ni la "mentalidad ojalatera" de que las cosas mejorarán simplemente porque "lo anuncian/prometen", o porque lo esperas o crees por un "optimismo sobrenatural" apoyado en la ingenuidad. Puedes consultar gente experimentada, con formación teológica actualizada y, honestamente, neutral, p.ej., un sabio sacerdote prudente y con mucha experiencia de almas, que te pueden recomendar en el mismo Obispado, o en tu parroquia porque los sacerdotes se conocen entre sí; o puedes acudir a los formadores del Seminario. Eres hija de Dios en la Iglesia, antes y por encima que de la prelatura.

No te atormentes inútil y dañinamente "buscando la voluntad de Dios fuera de ti", como si viniera en una luz, en una señal, en actos externos: Dios habla en la quietud del alma; no te atormentes ni confundas porque te acrecentará una ansiedad depresiva en que quizá ya estés, por buscar donde no puedes hallar.

Dios habla "en el murmullo de la tarde", es decir, en esa quietud y en esa "inquietud" de tu alma cuando estás tranquila... algo te está diciendo con eso.

Dios te ha dado una inteligencia, unos sentimientos, unos impulsos/afanes permanentes y hondos, un bagaje intelectual, una historia personalísima, una dirección de tu vida en que tú misma participas y eliges, una capacidad de observar, deducir y juzgar por ti misma que debes usar, no que debes apartar para descubrir lo que El quiere; El te ha dado unos conceptos y unos libros, una biografía, una cultura, un contexto, una amigas y una familia reales que ha destinado para ti, para formarte, para que en eso y con eso apliques tu intelecto/entiendas, te des cuenta que lo que El quiere es... lo que tú quieres con toda el alma y aunque eso te traiga consecuencias pesadas inevitables (Cruz de cada día).

Si detestas la simulación, la mentira, la cuadrícula, la plantilla, el sometimiento; si detestas la imagen, el poder y el dinero como ídolos, detestas los formalismos, etc., lo que quiere de ti es que salgas de ese esquema; y si tienes una gran decisión/impulso de pertenecer/continuar en la institución, tu búsqueda no es lo que El quiere, sino qué y cómo hacer para que puedas compaginar ambas cosas sin perjuicio psíquico: algunos se quedan pero se van a vivir por su cuenta, o con sus padres; otros se inscriben en instituciones más frescas y naturales (conozco un numerario en Roma que participa en actividades de otra institución religiosa (!)... en fin, "cada caminante siga SU camino" ¿o no? No hay un único camino, cada quien debe hacerse o encontrar el suyo. 

Tú no eres ni la fundadora, ni la legisladora, ni tienes modo ni lugar para cambiar las cosas que quisieras que fuesen de otro modo, por tanto no tienes responsabilidad de hacer las miles de cosas que están normadas del modo que están normadas y dichas/esculpidas: pusiste la única condición de no ser tratada como Religiosa ni equiparada a serlo; la primera que debe cumplirlo hacia tí es la "prelatura" que de secular tiene más el nombre que la realidad, como está demostrado tan sólo con saber que manda un cura, le representan y hacen sus veces otros (curitas, por majos que fuesen o aparenten), y al final los directores no tienen autonomía, son "vocales", o sea, tienen voz, hablan, pero no determinan sino lo que dice el Consejo general que es un eco y repetidor del prelado quien, a su vez, es un eco y repetidor, de lo que ya está dicho y "esculpido" hasta la eternidad por el fundador.

Ojalá estas consideraciones te sirvan de ejes porque si no, acabarás muy mal... y más pronto que tarde. (Lo dice un numerario cincuentón que pasó lo mismo que tú; escarmienta en cabeza ajena).

Si lo que tú, en el fondo, lo que pasa es que ves que lo que hay es distinto a lo que decían ser, hacer y tener, distinto a lo que buscaste y te anunciaban, aplica lo que harías con una compra-venta de ese talante: anuncio, vendedor y producto discuerdan, son distintos. ¿Qué haces en esos casos? pues lo mismo acá "mutatis mutandi"... pero lo que es un fraude, es un fraude y hay que denunciarlo y no dejarse.

Si lo que tú quieres en el fondo, es [que en tal persona o lugar haya] tales valores y tales conductas, entonces lo que Dios quiere para ti es que busques qué y cómo hacer para que eso se viva ahí o por esa/s persona/s; y si ves que no es razonable o es imposible, vete a donde lo ofrezca y realmente lo tengas. Si buscas un perro y te dan un gato, vete a un criadero de perros; si buscas conejo para comer y te dan un hermoso tucán para ver, ve por el conejo; si buscas liebre y te dan gato, ve por la liebre muchacha, ve por la liebre, y si te dicen que ellos dan liebre por gato pero tú querías gato, ve por el gato, como canta Raphael: "digan lo que digan" porque Dios te puso ese afán si es bueno, duradero y permanente aunque "ellos" le digan "gato" a lo que "ellos" creen que lo es.

Veritas operis




Publicado el Lunes, 30 junio 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 125. Iglesia y Opus Dei


Noticia más leída sobre 125. Iglesia y Opus Dei:
El Opus Dei, Instituto Secular (III): Conmemorando las bodas de plata.- Idiota


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.116 Segundos