Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 41 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Desde la superioridad de la mirada palangánica.- zartan

040. Después de marcharse
zartan :

Leímos hace poco a Agustina contando sobre esas supuestas cartas que los EX en no-mal-plan pudiesen escribir alabando las virtudes de la obra.

El otro día, cosas divertidas de la vida, a través de una amiga conocí a una persona que, apenas presentados, se lanzó en directísima a la tarea de convertir al infiel sin ningún tipo de pudor y sin reparar en la separación institucional entre hombres y mujeres.

Dejó claro desde el primer momento que era numeraria y administradora de un centro y, una vez explicado lo que es un centro, asentadas las posiciones básicas y emplazada la artillería, comenzó el interrogatorio sondeando el terreno y soltando simultáneamente andanadas de florecillas espirituales para ir ilustrando al ignorante...

- Yo soy del Opus Dei que, a pesar de lo que algunos digan, es…. (florecillas varias)… ¿Conoces el Opus Dei?

- Si. (yo, naturalmente, lacónico)

- Pues pronto será la beatificación de d. Alvaro ¿Sabes quién es?

- Si. (sigo lacónico y cada vez mas sorprendido ya que en mi época las nume eran monosilábicas con el sexo opuesto. Tal vez me ve tan anciano que no entro en la categoría de sexo opuesto. De mal en peor, ya me estás cayendo mal).

- ¿Sabes donde será la ceremonia de beatificación?

- Si, en Madrid.

- ¿Vas a ir a la ceremonia?

- Pues no. (En otras circunstancias hasta aquí hubiese llegado mi capacidad de respuesta en forma educada y hubiese añadido después del “no” algo que dejara claro que la conversación por esos derroteros había terminado pero, reconozco, que el entusiasmo y la ingenuidad casi infantil –a pesar de su edad- de mi interlocutora, me hicieron seguir portándome en forma educada).

- ¿Tu eres o has sido de la obra?

- Si. (No salía de mi asombro por las preguntas que hacía y que yo las respondiera).

- ¿Has sido numerario?

- Si. (en eso la curiosidad venía de saber si esa conversación era real o una simple pesadilla).

- Al dejar la obra has hecho una cosa muy mala, un pecado muy gordo.

- ¡¡¡Oh!!! (¿Alguien decía que sobre las conciencias nadie podía juzgar ni siquiera la Iglesia? Pues que sepa que eso ya ha cambiado, ahora se puede juzgar y condenar todo en uno).

- ¿Mucho tiempo?

- Bueno, como un cuarto de siglo. (La tercera persona del grupo nos observaba atónita y sus ojos de una a otro y del otro a una como quien mira un partido de ping-pong entre alienígenas con hipo).

- No te preocupes, al haber dedicado tu juventud con generosidad tienes derecho a recuperar tu alegría. (Magnánima actitud y, además, con un solo movimiento me acababa de confirmar que soy un viejo y, además, triste. Esta seguro que ha estudiado alta diplomacia).

- Perdona ¿Cómo sería eso?

- Mira, vas por un centro, al principio no digas nada y solo asistes a los medios de formación, retiros y esas cosas y cuando pase un año y vean que eres serio y constante, lo planteas y verás que te dicen que si y puedes ser super, ahora hay muchos casos así. Los tiempos han cambiado.

No sé como conseguí terminar la conversación sin faltar al respeto o ser pesado, era todo tan kafkiano que todavía no reacciono.

Mi mujer se ríe de mi porque dice que siempre atiendo y aguanto a todo el mundo incluidos los Testimonios de Genová que llaman al timbre de casa los domingos tempranito en la mañana o las llamadas telefónicas ofreciendo una maravilloso préstamo bancario justo cuando vas con prisa buscando el baño. Uno es como es y, a veces, lo que para mi es simple educación o comprensión por quien trasmite sus ofertas, puede ser entendido como sintonía con las ideas transportadas, peor para ellos. No es mi problema.

Ahora, una vez superado el chock de la sorprendente conversación, viene el análisis.

¿Porqué los IN nos ven como nos ven? El origen de esos preconceptos con los que nos tratan queda muy bien explicado en lo que publicó Lizzy Babieca “se alimenta de las subculturas en las que se mueve”. La información que se recibe es total y exclusivamente interna, convenientemente filtrada para eliminar todo lo que no sea estéticamente correcto. Esa información se junta con otras recibidas siempre de fuentes similares y se elabora una teoría que se da por verdad absoluta y pasa a ser de nuevo materia prima de otras elaboraciones que van perfeccionando la estética global. Es un continuo rebote browniano que adquiere fuerza de dogma. ¡Las cosas son así porque lo dice quien lo dice y punto pelota! Además, lo puedes leer en Crónica (no sé ahora, pero en su tiempo, don JAL y su pandilla hacían verdaderos prodigios de alquimia y lifting hasta que los artículos adquirían el tono estético deseado tanto en su forma externa como en el contenido aunque cualquier parecido con la realidad fuese meramente accidental).

La Obra es bella, perfecta y, si la has dejado, es porque andabas mal del cerebelo. Lizzy Babieca bien lo puede decir desde la orilla del Mapocho, pero pasa igual al norte del Támesis y al sur del Pisuerga. Es algo intrínseco. O, como decía alguien, es el aire de familia.

Para un IN, todos nosotros somos gente triste (en mi caso, además viejo) que estamos deseando que nos den una nueva oportunidad de volver al redil y recuperar la alegría que cambiamos por el plato de fabada.

Agustina, no te preocupes lo mas mínimo. Si se acercan con esos preconceptos a pedir una carta laudatoria… el éxito es asegurado.

Mi vida, como la de la mayoría de los mortales, es una mezcla de cosas agradables y otras que no tanto: conforme quedaba eliminado mi equipo favorito en los mundiales y elegía otro… quedaba también inmediatamente eliminado (menos en la final y que me perdonen los argentinos, si pueden), sigo preocupado con la estabilidad de mi puesto de trabajo y tengo problemas económicos aunque solo sean los últimos días del mes (los últimos veinte). ¿El resto? Pues pequeñas alegrías materiales, morales e incluso espirituales ya que, al parecer, Dios no se ha enterado de que los numes tienen la exclusiva de hacer cosas buenas y –de vez en cuando- también cuenta conmigo para gastar sus bromas (el Pobre debe andar escaso de personal como para tener que recalar por estos puertos). Pero no necesito ir llorando por los rincones, me siento feliz.

Y en cuanto a lo de volver al redil pues, como decía alguien, “antes morir que perder la vida”. Se pasó el encanto. Descubrí el estético trampantojo, que se traduce al castellano antiguo por “a otro hueso con ese perro”.

Dicen que las cosas han cambiado, pero no creo que anden tan desesperados por recuperar números como para hacer ofertas irresistibles: “aguantas el pestiño un año y luego las convivencias mínimo en Castelldaura, rebajas del 40% en tu aportación mensual, álbum de coleccionables para las fotos de gente importante del cotarro y te damos cinco cromos del innombrable para que puedas cambiarlas con otros super”. ¿O si?

Desde la Selva abrazos de
Zartán




Publicado el Viernes, 01 agosto 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 040. Después de marcharse


Noticia más leída sobre 040. Después de marcharse:
El arte de amargarse la vida.- Paul Watzlawick


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.144 Segundos