Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 83 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: La cuarta pared.- Lizzy Babieca

040. Después de marcharse
lizzy :

En mi publicación anterior decía gratias tibi deus, gratias tibi, por haberme puesto y por haberme sacado del opus dei. Y es que uno está más o menos predispuesto a sacarle la punta al lápiz, independiente del lápiz y del sacapuntas. Es decir, que uno también puede encontrarle el lado bueno al haber estado, aún considerándolo una personal desgracia. Y es que se conoce gente bella, se aprende y hasta se cometen buenos actos. Además de que todavía uno puede seguir haciendo lo mismo con ocasión de haber estado, una vez fuera, siendo orejas.

Me dijeron cuando me fui del opus, como a tantos, que Dios tendría en cuenta mi generosidad en la obra. ¡Vale! Y es que los escribanos creen que allí dentro los buenos actos, deseos y pensamientos se elevan a la potencia del millón. La realidad que se han creado a partir de esta convicción es alucinante. Yo no sé de dónde sacaron aquel cheque en blanco ni quien lo firmó. Y lo peor es que uno a veces se puede confundir y creerse esas tonteras, por aquello de sacarle la punta al lápiz y buscarle el lado bueno a las cosas. Pues que no: que de verdad hubiese aprovechado mejor esos nueve años haciendo cualquier otra cosa. No niego ni vapuleo mi paso por el opus, pero el mundo es muuuuy graaande y este otro chiquito, por más que nos hayan querido hacer creer su alcance universal. Si nos pareció potente y santo en su momento, es porque lo juntamos en nuestra cabeza con la misión de la iglesia, con la persona de Cristo, con la tradición del país y hasta con nuestra propia misión personal. Y es que uno a los diez y algo está más que dispuesto a quemarse por un ideal. El opus de eso come y se aprovecha.

¿Conocen el recurso de la cuarta pared en el Teatro? Lo explicaba Kevin Spacey a propósito de una entrevista por su papel en House of Cards. Se trata de cuando en el teatro el actor "rompe" la cuarta pared y se dirige al espectador. Con ello abre un boquete a su realidad, admitiendo que hay otra en la cual existimos nosotros y le miramos. Algo así hizo Unamuno en su momento con sus nívolas. Es decir, que hasta en los mundos de ficción los personajes admiten lo limitado del cuadro. No son ni reales, y ya tienen un gran sentido de realidad. Pues que en el opus NO se abre jamás la cuarta pared, sino que sigue representando la obrita una y otra vez en el teatro que se han montado. Que eso es fidelidad: un teatro itinerante en el que reproduce siempre lo mismo. Pero si usted termina de ver la representación, y decide salir del teatro a caminar un poco por la cuadra, pronto se dará cuenta de que existen, en la misma calle, librerías, kioscos, tiendas, cines, restaurantes, y otras muchas cosas capaces de entregarle mejores contenidos que los que acaba de ver. Y pronto empezará a sentirse incómodo, con esa vaga sensación de haber sido timado. Y es que, al parecer, el precio por la entrada a esa obrita media desabrida, era excesivo.

La vida real, la caminata por aquella calle, es pródiga en bellezas, dulzuras y también en caca. Por ejemplo, hoy mismo: el menor de mis hijos, un verdadero chuqui, se hizo y hube de cambiarle el pañal. No se estaba quieto, de modo que empecé a reprenderlo: ¡Chuquito, quédate quieto, que nos cagas la ropa, que te quedes quieto, hijo...! No sé qué habría en mi tono, pero él se detuvo, me contempló, y con gran dignidad -toda la que se puede expresar con los pantalones abajo y el culete cagado- procedió a remedarme con total soltura: "¡chichicho, chechate chieto, che chos chachas...!¨. Acaba de cumplir dos años y el muy se permite reírse de mí, y en mi presencia. Meditaba yo esto, cuando le pedí a mi marido que sacara la basura. El encargo no fue recibido con una sonrisa. El interpelado se paró y salió reclamando por la escalera, creo que la interrupción de su lectura dominical. Claramente estaba haciendo una crítica interior -y exterior- a mí persona. Y estos son los tipos de faltas de delicadeza en el trato que uno debe soportar!!!Ay si pudiera consultarles unas correcciones fraternas!!!

Lizzy Babieca




Publicado el Lunes, 04 agosto 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 040. Después de marcharse


Noticia más leída sobre 040. Después de marcharse:
El arte de amargarse la vida.- Paul Watzlawick


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.299 Segundos