Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 34 usuarios anónimos y 2 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Sobre el apostolado de la moda.- Lizzy Babieca

070. Costumbres y Praxis
lizzy :

A mí el dicho de la "madre guapa" nunca me calzó, ni por lo de madre, ni por lo de guapa. La maternidad -el espíritu de madre- se vive tan encorsetado en el opus que, por lo menos en mi país, las de afuera nos distinguían por eso.

-A ver, dame un abrazo -me dice una de San Rafael un día. Yo, inocente de mí, se lo doy de lo más natural...  



- Ja, ja, que tú no eres, me dice.

-Que sí soy -le devuelvo. Estaban allí otras que también "eran", ya medio incómodas y rojas.

-Que no, que las que son abrazan como roboc, oc, oc... y sigue imitándonos y riéndose de nosotras, bailando una especie de breakdance. Y claro, yo no había rigidizado el cuerpo ni puesto tiesa la cabeza, como generalmente nos saludábamos en casa. Se me había olvidado. Si nos costaba saludar de manera natural (aquella era una manera sobrenatural), imagínense si podríamos hacer otras cosas naturales, como por ejemplo, ir a comprarnos ropa que nos hiciera vernos y sentirnos guapas.

Yo estoy infinitamente agradecida de aquellas que se santificaron largas horas paseándose conmigo en algún centro comercial, buscando el pantalón dos tallas más grande, o la chaqueta que me hacía ver 10 años mayor. Lo hacían con toda la buena intención del mundo, pero me dejaban con ganas de tirarme de un barranco, pues luego debía yo salir vestida de viejita y tenía 22 años. ¡¡¿Y más encima una tenía que vivir el apostolado de la moda?!!!

Qué manera de machacar con eso y cuánto despropósito, partiendo de la base que la moda o el interés por vestirse de determinada manera, se trata de autoexpresión, y por lo tanto, requiere libertad. Acá tenías que vértelas con "el rango y posición que ocupas", tu presupuesto, LO que estaba de moda en el opus en ese momento (de pronto se ponía de modo una prenda, y zas!, todas con la misma) y luego, una vez que lograbas conciliar todo aquello, ver si te gustaba y si te quedaba, lo que era toda una tortura, porque... No debía verse el escote. No debían verse los hombros. No debían verse tus piernas arriba de la rodilla. No debían verse tus pies abajo del tobillo. La ropa no debía enseñar tu silueta. No debía marcarse la ropa interior. El maquillaje debía ser discreto. No debías usar telas como el cuero o las transparencias, tacones muy altos o pantis muy sexys. Ya.

La verdad es que tantas limitaciones a una le ponían muy difícil la tarea de santificarse eligiendo las pilchas que mas ayudaran a popularizar la modestia, que para que nos miren por dentro más que por fuera. "No se trata de más o menos tela, sino de más o menos amor", nos decían. OKEY. Conozco a una chica y a un chico muy bellos, de 1 a 10, un 10, y jamás me he fijado si ella va o no en minifalda o él en polera sin mangas, mostrando el  músculo. Sé que son bellos de mirar, pero es mucho mejor conversar con ellos y ver cómo piensan, es más entretenido. Y es que las personas normales no andamos mirando piernas, escote, músculos, trastes, sino personas. De verdad que no hace falta que metan a las chicas en sacos para que podamos admirar sus cualidades interiores. No se trata de más o menos tela o amor, se trata de más o menos cordura.

Y vamos a ver qué es eso de la modestia sino hacer invisibles a las chicas. Que acá hay una especie de mala leche, media machista y orangutana, pues se han cometido verdaderos crímenes afeando a chicas bellas, solo porque son muy bellas y tienen la mala suerte que les toca una directora traumada por su propia experiencia -a ella también le cortaron el pelo cuando pitó, le fajaron el busto y las caderas- o que simplemente es envidiosa.

Cuando yo me fui, quedó solo una chica de menos de 20 en mi círculo. Todavía no le tocaban el closet, de modo que se veía siempre linda, de acuerdo a su edad. Yo le envidiaba desde el pelo hasta las zapatillas, que tenía mucho estilo. Pasaron unos cinco años más y me la encontré: de cabello corto y con un vestido que le faltaba la pura crucecita al medio. No tendría ni 22 y ya habían hecho esto con ella. Me dio mucha rabia. Muy superficial el motivo de mi rabia, y es que intuí males peores. Lamentablemente, no me equivoqué.

Desde luego hay muchas que visten estupendo, pero eso no es por el apostolado de la moda opus, sino porque la familia de sangre les formó el gusto, y siempre se las arreglan para que ástas donen al centro prendas bellas... Como también están las que se escapan totalmente de la norma, y aparecen con una transparencia en un retiro que les dura hasta la primera meditación, o con una falda entalladísima de cuero, que solo le falta el látigo. Y una legítimamente se pregunta: ¿cómo llegaron esas prendan a ser adquiridas y exhibidas, con todos los medios -espirituales y físicos- que se ponen para que ello no ocurra? Porque hay que ver cómo se persigue a las mujeres en el opus por la forma de vestir, que la cosa ya parece manía.

Creo que lo que sucede es que a veces, simplemente, las directoras se cabrean y enloquecen: "mañana, chiquillas, todas de camisa sin mangas en la meditación, ojalá con el tirante del sujetador a la vista. Y con zapatos sin talón, para enseñar el pie. Pasado, todas de transparencias. Y pasado-pasado, todas con mini de cuero. Sí, sí, tu también Zutanita, que pitaste con nuestro padre, también, que acá es obedecer o marcharse"... algo así debe pasar, que si no, no se explica.

Lizzy Babieca




Publicado el Miércoles, 20 agosto 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 070. Costumbres y Praxis


Noticia más leída sobre 070. Costumbres y Praxis:
El Opus Dei como revelación divina.- E.B.E.


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.588 Segundos