Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 101 usuarios anónimos y 2 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Perdón y ganancia por parte doble.- Josef Knecht

140. Sobre esta web
Josef Knecht :

El amigo cura del 25.09.2015 nos ha predicado un sermoncito enternecedor sobre la conveniencia de perdonar los desmanes que en su tiempo nos infligieron los directores de la Obra de Escrivá. Es un buen consejo, porque, cuando se perdona a alguien, no sólo gana el perdonado, sino también el perdonante. Ambos se regeneran y sanan las respectivas heridas de su interior para rehacer sus vidas a mejor. Pasa lo mismo al dar limosna: no sólo se beneficia el pobre, sino también el donante, en cuyo interior fructifica la alegría de la caridad. En ambos casos se produce eso que en inglés se llama win-win, es decir, doble ganancia o ganancia por parte doble.

Pero el amigo cura se olvida de que, para dar el perdón de manera eficaz y no sólo formal, se necesita que, en primer lugar, el pecador reconozca su pecado y pida sinceramente perdón a sus víctimas con intención de rectificar. Si esta condición no se da, la concesión de perdón es un paripé que no sirve de nada; sólo gana el causante del mal, y la víctima hace el ridículo porque deja el status quo tal y como estaba.

Dicho de otra manera: el amigo cura debería dirigirse no sólo a los usuarios de Opuslibros aconsejándonos perdonar, sino sobre todo a los directores de la prelatura personal para exigirles que pidan perdón a los muchos ex miembros a quienes han causado graves daños morales y económicos. Esta petición de perdón, con la consiguiente rectificación en su labor de gobierno, es tan evangélica y cristiana como la concesión del perdón por parte de las personas perjudicadas.

El amigo cura nos ha presentado el ejemplo de algunos errores que, a lo largo de la historia de la Iglesia, sus jerarcas han cometido y concluye que, pese a ellos, a la larga ha predominado en la Iglesia el bien sobre el mal. En este punto me parece que nuestro amigo tampoco se equivoca, pues también es cierto que la jerarquía eclesiástica ha impulsado en varias ocasiones profundas reformas (como, por ejemplo, por mencionar las más importantes: la reforma gregoriana del siglo XI, la del concilio de Trento del siglo XVI, la del concilio Vaticano II del siglo XX, etc.). Toda reforma eclesiástica implica el reconocimiento de que, antes de ella, se hacían cosas mal que debían corregirse o erradicarse, esto es, lleva implícita una petición de perdón por los errores hasta entonces cometidos, unida a un proyecto renovador de rectificación. Este es el motivo por el que, a la larga, ha predominado el bien sobre el mal en la historia eclesiástica: se ha pedido, al menos implícitamente, perdón por los errores cometidos y se han impulsado las debidas reformas desde las instancias de gobierno de la Iglesia.

Pues bien, hasta el momento presente los directores de la Obra de Escrivá no se han dignado a reconocer ninguno de los evidentes y clamorosos errores que han cometido y cometen en la vida interna de su Obra. Es más, ante las sinceras denuncias que se han hecho desde Opuslibros, la reacción de los directores del Opus ha sido interponer en varias ocasiones recursos judiciales contra Agustina, dando así a entender que no se arrepienten en absoluto de lo que siempre han hecho y continúan haciendo. Es evidente, por tanto, su nulo deseo de pedir perdón a los ex miembros y de impulsar las debidas reformas de la institución. Perdonar a los directores del Opus en las presentes circunstancias supondría una única ganancia, la de ellos, que continuarían haciendo daño a más gente sin ningún remordimiento de conciencia. Y así no se promueve reforma alguna que, en este caso, es más que necesaria. El perdón se les dará cuando lo pidan y lleven a cabo las debidas reformas; sólo así todos disfrutaremos de verdad del win-win.

Concluyo, por tanto, recomendando a nuestro amigo cura que escriba a los directores del Opus para motivarlos a que reconozcan sus pecados, pidan perdón por ellos a los ex miembros y promuevan las necesarias reformas de su institución a la luz del Evangelio y de la praxis de la Iglesia.

Josef Knecht




Publicado el Lunes, 28 septiembre 2015



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 140. Sobre esta web


Noticia más leída sobre 140. Sobre esta web:
Manual para entrar en Opuslibros sin dejar rastro en el PC.- Skyman


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.144 Segundos