Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 65 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: La tierra es plana, todos lo sabemos.- Zartan

105. Psiquiatría: problemas y praxis
zartan :

Imaginaros que estáis en un lugar paradisíaco, temperatura de 18 grados, una piscina olímpica de aguas cristalinas, donde basta con alargar el brazo para tomar una coca-cola con hielo. Otros pueden preferir una pista de sky de 30 kilometros y una nieve en polvo que cruje a tu paso. Da igual, imaginaros lo que más o guste pero imaginarlo a lo grande y en un estado psicológico de perfecta paz. Todos felices.

De pronoto (como diría el añorado Satur) aparece un personaje, uno más entre tantos felices, que empieza a cuestionar la bondad de la coca-cola o del Tío Pepe que estamos libando, que empieza a criticar el clima o a decir que, un poco más lejos de la piscina ya no hay hierba o que necesita abono el césped. En principio lo miraremos todos como diciendo “bicho raro, no fastidies” y seguiremos con nuestro sufrimiento cocacólico o tiopépico.

Si el personaje sigue dando la tabarra y, con inaudita osadía, empieza a cuestionar otros temas que son pacíficos para todos (verbigracia que la tierra es plana o que dos más dos son cuatro, que las dos cosas todos sabemos que son absolutamente ciertas) tarde o temprano empezaremos a chirriar con él. Empezará a joribiarnos su presencia.

Mientras que esas ideas causticas se las tiene para él, en su fuero interno, no las comenta y no hincha las narices … todos felices.

Pero un día al ínclito se le ocurre comentar que el paraíso socialista tiene mucho de lo segundo y poco de lo primero y es cuando empiezan los problemas y “Jiuston”, convenientemente informado, responde preocupado que alguna neurona se le ha cruzado, que debe haber varias sinapsis haciendo cortocircuito y que -con fraternal cariño- todos tenemos que ayudarlo. Y como “vox Jiuston, vox Dei” todos asentimos que al susodicho le falta litio o rubidio o lo que sea.

Pero no es necesario que sea Jiuston a decirlo, para todos es evidente que el Tío Pepe es bueno y más aún con unos “peacitos” de queso manchego y que es absurdo decir que el paraíso termina donde termina la hierba. Es evidente que el ínclito está mal de la azotea y, como lo queremos y queremos también al paraíso, lo normal es mandarlo al psicoteracosas para ver si le arregla algo la mollera.

Es lo que pasaba en la antigua URSS. Nadie podía concebir que hubiese algún defecto en el sistema y quien discordaba era tratado como enfermo mental. Hoy los “psikhushka” los vemos como instrumentos represivos del sistema pero para los rusos de a pie y de esa época les parecía normal que si alguien empezaba a insistir en que la tierra era redonda lo mandaran al psiquiátrico. Y, siguiendo la misma lógica, los médicos diagnosticaban la famosa “esquizofrenia latente y lentamente progresiva” con la que el paciente decía cosas cuerdas y otras que no lo eran tanto. Y a base de psico-conversaciones y psico-pastillones le hacían entrar en razón o, al menos, lo intentaban.

Desgraciadamente algunos pacientes (los de mala calidad) no resistían el tratamiento que el cariñoso estado omnisciente y omnipresente generosamente le estaba propinando y pasaba lo que pasaba: unos simplemente reventaban y daban el salto de la “esquizofrenia latente y progresiva” a la esquizofrenia real y total sin mas adjetivos; otros -si tenían la oportunidad- se escapaban al corrupto occidente a revolcarse en el cieno capitalista y a hablar mal de la URSS y, finalmente, otros terminaban por lanzarse por una ventana o tragarse una plancha enchufada para terminar de una vez.

No sé por qué se me ha ocurrido escribiros esto después de leer el artículo de Novaliolapena, es mera coincidencia o… fruto de mi mente retorcida y mi vida poco ejemplar. Pero que conste que yo solo hablaba de cosas que ocurrieron en el siglo pasado y en un sistema -el soviético- que ya no existe.

Desde mi selva un abrazo a todos (normales y psico-sobrevivientes)

Zartan




Publicado el Miércoles, 29 marzo 2017



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 105. Psiquiatría: problemas y praxis


Noticia más leída sobre 105. Psiquiatría: problemas y praxis:
El psiquiatra Enrique Rojas no es catedrático.- Angeles Sanz


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.193 Segundos