Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 64 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: LA CRIADA DEL OPUS DEI.- Ana Azanza

077. Numerarias auxiliares
Ana Azanza :

LA CRIADA DEL OPUS DEI

 

 

Publicado en Marianne Magazine 14 de abril 2017-05-18

Traducción Ana Azanza

 

 

Enrolada por la organización en su adolescencia Catherine ha pasado más de diez años rodando de centro en centro del Opus Dei. En 2001 denunció al Opus Dei “por trabajo disimulado y retribución contraria a la dignidad”.

 

 

Cuando no se acuerda de algo o es demasiado doloroso pliega los ojos y algunas arrugas aparecen en su frente, se calla brevemente. Y retoma el hilo de su relato. Rebobina 15 años de vida de criada al servicio de los adeptos del Opus Dei (obra de Dios en latín) hasta su huida en 2001. Siguieron años de lucha judicial tras su denuncia “por trabajo disimulado y retribución contraria a la dignidad” en octubre de ese mismo año. Primero perdió y luego ganó en el recurso.

 

Y el último recurso que sus ex empleadores han elevado a Tribunal de Casación que se cierne como espada de Damocles, a veces todo se anuda en su cabeza. Catherine Tissier cumple 45 años en 2017 y no era más que una adolescente cuando fue atrapada por el Opus Dei. La suerte estuvo en su contra. En el verano de 1985 la escuela privada Sainte Croix de Provins en el que está matriculada le propone que cursar un CAP. Catherine tiene 15 años y está en un equivalente de séptimo de EGB, no está contenta con sus estudios, y no le desagrada la idea de matricularse en la escuela de hostelería Dosnon sita en Couvrelles (Aisne).

 

La madre, Janine, nos cuenta: “fuimos de visita, nos encantó, nos recibieron con mucha amabilidad y simpatía. No terminábamos de hablar y ellas acababan nuestras frases, pensamos qué sitio tan estupendo ¿dónde hemos he venido a parar?” Pero en ningún momento nos explicaron que aquello era un submarino. Tampoco les dijeron que su hija seria presa de la institución, que la cargarían de trabajo a voluntad.

 

“Poco a poco” así intenta Catherine Tissier explicar lo inexplicable, ella bautizada pero educada por padres que no practicaban, fue manipulada, abducida y explotada durante más de una década por los discípulos de Josemaría Escrivá de Balaguer, el padre fundador del Opus Dei. Se levantaba a las 6 de la mañana y se acostaba a las 10 de la noche, tras un día de fregar vajillas, servido mesas, cuidado la ropa en los diversos centros del Opus Dei en Londres, París, Marsella, Couvrelles. Trabajando como una burra para santificar el trabajo y santificarse con el trabajo según le hicieron creer.

 

ENTREGAR SU VIDA

 

Poco a poco una de las profesoras que también es su preceptora la invita ya el primer curso a prácticas devocionales. Una presión amistosa, algunas frases amables cuando se cruzan en los pasillos de la escuela. “Sabes la semana que viene hay una meditación. Unos días más tarde “¿te acuerdas?” Y el mismo día: “dentro de una hora es la meditación”. La preceptora convence con facilidad a la dócil y fácil Catherine de que tiene que confesar, de que tiene que asistir al catecismo predicado por el capellán los lunes por la mañana y a la predicación el miércoles por la tarde. “No parecía acoso” precisa. “Al principio acudía para que me dejaran en paz, así veían que iba, que estaba presente.”

 

Al curso siguiente Catherine se hace amiga de otra alumna nueva que la anima a seguir el camino de Dios. “Ahí fue donde me atraparon” analiza. La vocación reciente opusina y su amiga comienzan a practicar el “plan de vida” del Opus Dei: misa cotidiana, rosario siempre en la mano, media hora de oración por la mañana, un cuarto de hora de lectura espiritual, examen de conciencia antes de acostarse. En noviembre de 1987 Catherine escribe la carta para comprometerse en la institución, le dicen que no se lo cuente a sus padres. No tiene todavía 17 años y ya pronuncia votos de pobreza, castidad y obediencia. No se da cuenta de que tiene que entregar su vida y su herencia al Opus Dei y que su familia no podrá recuperar su cadáver cuando fallezca. “Sabía que iba a dar toda mi vida al Opus Dei, aquello tenía una finalidad.” Recibe una formación, le enseñan los códigos, las normas, las mortificaciones: el cilicio, ese collar de metal con puntas que se pone alrededor del muslo hasta hacer heridas, la autoflagelación. 6 meses más tarde se consagra como numeraria auxiliar, le dan una biblia, una cruz y se compromete a expandir el evangelio haciendo apostolado…Todavía no tiene la mayoría de edad y para evitar que sus padres la saquen de la trampa, seguían sin saber el compromiso de su hija, la directora de la escuela los convence para que la dejen ir a Londres durante un año y así aprenda inglés, inevitable si alguien quiere trabajar en la hostelería, isnt it? En realidad Catherine hará la limpieza en una residencia de estudiantes londinense dirigida por el Opus, ya que inglés no aprendió mucho.

 

Cuando vuelve en junio de Londres, los padres se dan cuenta de la manipulación, Catherine recuerda: “Las de la escuela les dijeron a mis padres: Su hija es mayor de edad y nosotros somos ahora su familia, no Vds”

 

TODO SE VIGILABA

 

“Cuando nos enteramos se nos cayó el alma a los pies”, recuerda Janine, “pensé que había metido a mi hija en una secta”. Mientras que Janine y Michel, su marido, remueven cielo y tierra, alertando a altas autoridades eclesiásticas, para recuperar a su hija, ésta se dedica a la obra sin cobrar ni un céntimo. Recibe una nómina pero todo su salario llega a una cuenta bancaria que lleva su nombre pero a la que ella no puede acceder. Los extractos bancarios llegan a sus empleadores que conservan también sus talonarios de cheques. Catherine firma cheques en blanco, más tarde sabrá que ese dinero sirvió para financiar la editorial Le Laurier del Opus Dei. Cuando la numeraria auxiliar necesita dinero para comprar champú o dentífrico lo tiene que pedir, una pequeña suma de la que tiene que dar cuentas al céntimo.

 

Catherine vivió así 10 años. Sin dinero, enclaustrada, siempre viviendo con mujeres y solo con mujeres, cuando se cruza con un hombre baja la mirada. Sale poco a la calle, siempre con alguien, una colega y así se vigilan mutuamente. Evita mirar los escaparates para no caer en la tentación. Sólo va a ver a sus padres una vez al año, un fin de semana. Cuando habla por teléfono con ellos, escuchan, sus cartas se abren y se leen, las que envía y las que recibe. “Todo lo controlaban” precisa.

 

En 1997 Catherine tiene 26 años, se cansa. Harta de trabajar, agotada de trabajar sin descanso, de no tener vida. “Hay un momento de hartazgo, de revuelta”. Sus patrones achacan la depresión que sufre a problemas de la infancia, a tensiones con sus padres, que aparecen 12 años más tarde. La envían a un médico del Opus Dei que la llena de neurolépticos y ansiolíticos. El médico la envía a trabajar como fille au pair en una familia de supernumerarios, le dan de comer y lavan la ropa, la alojan, le pagan 335 euros al mes por cuidar a tres niños durante el curso escolar. En esa época Catherine sufre un colapso y tiene que ser ingresada diez días en el hospital Sainte Anne de París.

 

A fin de curso la mandan de vuelta a la escuela Dosnon que además de ser un lugar de formación, es un vivero de numerarias, supernumerarias y numerarias auxiliares necesarias para ocuparse del centro de convivencias anexo de Couvrelles, unido a la escuela para un subterráneo. Se trata de un castillo de la prelatura Opus Dei, que consta de 29 habitaciones, 45 camas, tres comedores, uno de ellos para los residentes que acuden a los retiros, convivencias, jornadas de familias. Catherine aguantara aún unos años.

 

El 12 de enero de 2001 Janine y Michel acuden a buscar a su hija para llevársela al “fin de semana” anual al que tiene derecho con sus padres en la casa familiar de Provins. Se quedaron estupefactos cuando vieron a su hija transformada en una zombie, delgada y en un estado lamentable, así lo recuerda Janine. Pesaba 29 kg, no paraba de vomitar  y ni siquiera se sentaba a la mesa para comer. “Pensé que se moría, era algo imposible de creer.” Muy nerviosos la llevaron a su médico de cabecera que le prescribió la baja inmediata. “Me llevaron al límite” dice Catherine. Se reconstruye hasta el punto de presentar una demanda al Opus Dei.

 

LARGA CONVALECENCIA

 

Sentada en el canapé con su perrillo en las rodillas y busca la aprobación de la mirada de su marido desde 2009, Arnaud, es la Catherine de hoy, refugiada en su casa de Sens, rodeada de un jardín y una huerta que cuida con pasión. La ex numeraria auxiliar nos cuenta cómo fue su larga convalecencia. Cómo se abusó de ella física y psíquicamente…




Publicado el Viernes, 19 mayo 2017



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 077. Numerarias auxiliares


Noticia más leída sobre 077. Numerarias auxiliares:
Mi testimonio. Numeraria auxiliar durante 24 años.- Leonisa


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.093 Segundos