Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 11 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Nada de esto fue un error.- Hondo

090. Espiritualidad y ascética
Hondo :

Hola, Merak

Te pido disculpas si soy un poco tosco en mis expresiones. Me he convertido en un lobo estepario y la diplomacia ya no es lo mío.

Merak, esta página existe hace años. Muchos. Hay miles de testimonios. Por el talante de tu escrito, me da la impresión de que has leído pocos, si es que has leído alguno.

Comienzas desde la primera línea dándonos criterio. También te doy uno: no te arrojes a una piscina sin asegurarte antes de que haya agua en ella. Y menos desde el trampolín.

Nos aconsejas paternalmente, descarto que con buena intención, sobre cómo deberíamos clarificar nuestras mentes y nuestros corazones.

Amigo predicador, te has equivocado de aldea. Nosotros sabemos bien cómo son las cosas. Mira las cicatrices de los más veteranos. Observa las heridas de los que van llegando. Escucha los gemidos de los que nos escriben desde adentro.

Sobre tu tesis, va mi respuesta personal, que intuyo compartida por muchos: el problema con el Opus Dei es que lo malo precisamente está –para usar tus palabras- en lo “previsto por la organización”, no en tal o cual persona “mala”.

La Obra es destructiva por una piedad legalista, reglada, agobiante. La hoja de normas es todo un símbolo. El cilicio y las disciplinas otro.

Es destructiva su obsesión por el control de las conciencias a través de una dirección espiritual contraria al Magisterio de la Iglesia. (Y lo saben, por eso aquella patética carta de don Javier, donde mentía cínicamente para tranquilizar a la inquieta tribuna vaticana.)

Es destructiva por la imposibilidad de establecer una relación normal con los demás.

La amistad no es amistad, es apostolado (listas de amigos, planes apostólicos diarios, reuniones de seguimiento, hablar de los que estamos "tratando" en las tertulias).

La fraternidad, que se mide por las correcciones fraternas, es un estado de vigilancia mutua donde nadie debe dar un paso en falso (ni hablar cuando llega algún director de la Comisión, esa sí que es toda una puesta en escena digna de Broadway). Y la fraternidad desaparece un minuto después de que alguien haya dejado de ser de casa. Arrojado al olvido, por muchos años que le haya dado noblemente a la Obra, nunca se lo volverá a mencionar. No existió.

Las relaciones con la familia “de sangre” se vuelven lejanas, raras, interesadas.

La visita a los pobres es solo un paso más que debe dar el candidato que tratas, no caridad con los necesitados.

Todo tiene una segunda intención. El principio de identidad está quebrado. Lo que dicen que es, no es.

Es destructiva por la manipulación de menores de edad para que piten. Un movimiento de pinzas donde intervienen los que tratan a los padres, el que trata al chico, el tutor del colegio, el cura que lo confiesa, el Consejo local del centro, el de San Rafael, el Vicario Regional, todo un batallón se confabula para cazar a un niño de catorce años. ¡Si se entera Stephen King hace el libro y la película!

Es destructiva por el culto a la personalidad de Escrivá, que todo (absolutamente todo) lo hizo bien. ¿Qué los santos no lo fueron siempre? No es el caso de San Josemaría. Es más, lo que haya dicho ayer y no sea hoy políticamente correcto, se edita, se esconde y ya no lo dijo. (Pregunta por “las tres campanadas” a ver qué te dicen). Su imagen es lo que importa. Fue todo: patriarca, profeta, abogado, teólogo, doctor de la Iglesia, místico, visionario, pastor, gobernante, administrador, literato, arquitecto, comunicador, taumaturgo, aragonés, madrileño, romano, no dejó nada por hacer, salvo el testamento.

Es destructiva por la incapacidad absoluta de autocrítica o de pedir perdón. En entrevistas, sus dirigentes harán las acrobacias y volteretas más grotescas antes que reconocer honestamente un error. Dan risa. (Te invito a que le hagas una crítica constructiva al Prelado, ya verás cuánto te lo agradecen…)

¿Qué la culpa es de las personas? Hombre, si tienes buen espíritu, tendrás que hacer tuyo todo lo que nombramos antes. Podrás ser más o menos simpático, pero el molde en el que te han metido te hará legalista, hipócrita, manipulador, desleal, controlador, interesado, mentiroso, perfeccionista y fanático. Te lo machacarán cada mañana leyéndote el libro de Meditaciones, todas las semanas en el círculo breve, todos los meses en el retiro mensual. Lo tóxico de estas personas es consecuencia, no causa.

La mayoría de la gente normal no aguanta este molde de hierro y se rompe. Depresión, insomnio, rarezas de carácter, manías, psicofármacos de todos los colores, doble vida… Otros se marchan (o los invitan a retirarse). Y se van con lo puesto, sin derecho a reclamar absolutamente nada, así es el apostolado de “no dar”, otra genialidad del santo Fundador plasmada en su santo Catecismo.

Este es el “modus operandi”, la “frecuencia con que se comete el acto” que tanto te importa. ¡Con decirte que a algunos se los descarta de ciertos cargos de gobierno por ser “demasiado buenos”!

Para terminar, Merak, te invito a leer uno de tantos testimonios. La anécdota es mínima, pero ¡cuánto dice! Me refiero al escrito de Otaluto: “La categoría ética de los directores del Opus Dei.” Maquiavelo estaría encantado, y supongo que Escrivá también. Porque a él le gustaba que sus hijos fueran pillos.

Así que no son errores personales. Como dice la canción: "Nada de esto fue un error."

Hondo


Publicado el Lunes, 08 enero 2018



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 090. Espiritualidad y ascética


Noticia más leída sobre 090. Espiritualidad y ascética:
Indice estructurado de los documentos internos.- EscriBa


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.092 Segundos