Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 64 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: Cristianos corrientes: la ruina de la institución.- Otaluto

070. Costumbres y Praxis
Otaluto :

El escrito de Josecarlos sobre porqué se fue, es lo primero serio que a mi juicio leemos de él. Iba a escribir una lineas al respecto pero al leer a Castor (3 octubre) vi mi pensamiento perfectamente reflejado. Con lo cual solo agrego una anécdota personal, que fue cuando por primera vez tuve ganas en serio de colgar la obra.

Tenia treinta y picos, me iba muy bien profesionalmente, trabajaba muchas horas y ganaba muy buena plata. Venia medio cansado pero contento, con mis luchas, que no eran distintas a las que se esperan de un hombre celibe trabajando en el medio del mundo. Honestamente, aunque tenia alguna inquietud interior, entendia que la obra debia estar satisfecha conmigo: estaba en el medio del mundo, con una carrera profesional bien encaminada y cumpliendo con todas mis obligaciones, espirituales y apostolicas. Como era verano, con buena leche el de San Miguel de delegación me ofreció ir unos dias a descansar a algun curso anual que estuviera teniendo lugar. Elegí uno, donde estaba el director de mi centro y con el que me llevaba muy bien. La contestación de delegacion fue que a ese curso anual, justamente, no podía ir, dado que se trataba de uno de vocaciones recientes y que no querian que diera mal ejemplo.

Por primera vez entendí que es el mismo opus dei el que no ve con buenos ojos que uno encarne el ideal de un cristiano corriente en el medio del mundo, eso seria "dar mal ejemplo", mientras el "buen ejemplo" lo dan aquellos que trabajan en un sotano de delegacion pegando sellos. Como Castor, pienso que el escrito de Josecar es de lo más incriminatorio para la institución que se ha publicado en la web: Convencete, Josecar, te fuiste de la obra porque eras un mal ejemplo, alguien al que habia que cambiar de ocupación y ocultar. A ver si a todos los numerarios se les ocurre que pueden llegar a ser cristianos corrientes en el medio del mundo! seria la ruina de la institución! Luego de leer tu historia te he tomado simpatia, si sigues defendiendo a la obra luego de lo que te hicieron, si aun no logras ver el fraude, es que quedaste más loco que el resto de nosotros.

Paz a todos.
Otaluto.


Publicado el Martes, 05 octubre 2004



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 070. Costumbres y Praxis


Noticia más leída sobre 070. Costumbres y Praxis:
El Opus Dei como revelación divina.- E.B.E.


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.536 Segundos