Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 65 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Unas notas antiguas que han aparecido...- Lappso

070. Costumbres y Praxis
Lappso :

.... de improviso, inopinadamente vaya, por entre el marasmo documentario que con frecuencia preside mis posesiones. Las semanas santas estáticas, en las que anda una tullidita por el amor de una mujer, tienen esas cosas: que te dedicas a abrir las cajas aquellas que qué tendrán, que anda que hace años que no las miro, venga, a tirar cosas, a ver qué hay.

Pues en una de ellas, libretitas. Cuadernitos y libretitas con apuntes interiores y transcripciones de exclusivísimos (only eyes) textos protoprelaturescos. Agenditas llenas de preparaciones y conclusiones de charlas, confesiones, retiros, cursos. Listas de mortificaciones pequeñas. Y grandes. Fichitas para dar charlas en conserva. Descubrimientos propios y ajenos vistos en la oración. Temas para meditar. Apuntitos para correcciones fraternas. Resúmenes y entrecomillados de tertulias / charlas / clases / meditaciones / círculos / convivenciasespeciales / editorialesdecrónica.  Propósitos. Planes. Horarios. Desahogos. Ese tipo de cosas cositas cosas.

Todo un caudal de recuerdos que -lo confieso abiertamente- me ha hecho reir y me ha hecho llorar.

Ahí  -en esas notitas con letra enana, seguramente producto de la peculiar tipología lumínica de sus oratorios-  se ve a un hombre perfectamente confundido.  A veces desesperado, con frecuencia irracional, casi siempre dudoso, casi nunca deciso, permanentemente luchador, escasísimamente victorioso. Un hombre que soy (que era) yo mismo. Me veo asumiendo como lo más normal del mundo un concepto impecablemente dañino: que esas cosas cositas cosas que me hacían tan profundamente infeliz eran única y sistemáticamente producto de mi falta de entrega, de mi tacañería para con la organización, de mi debilidad y en definitiva de la ausencia de una firme convicción que se resume así (sic):     

     No me acabo de dar cuenta de que todo mi ser es para la obra, que no hay aspecto alguno de mi vida que me pertenezca a mi, sino a Dios, a la obra, a los directores. "Mis" derechos son egoismo. Los "suyos" son fidelidad-felicidad, eficacia apostólica y vida eterna: intimidad con Dios, cumplimiento de mi deber, opus dei. Que se me quite de la cabeza la obediencia selectiva: pueden decirme todo acerca de todo y en todo momento. Lo mío es obedecer. En todo y siempre. Es absurdo racionalizar la voluntad de dios, ese es el disfraz de la infidelidad. Los cotos cerrados que aún tengo son el escenario de mi traición: Jesús en su cruz llamándome, y yo cuestionando las cosas de los directores: mezquino, mezquino, mezquino.

Esto lo debí escribir en medio de un hondo curso de retiro de esos que hacen época, de los que tienen charla previa con alguien de la Dele y revisión posterior con analista metaprelaturo. Es un buen ejemplo de la ascética tremendista que por tantos años imperó sobre mi sensibilidad, sobre mi sentido del deber e incluso sobre mi sentido del humor. Leido hoy, francamente, mi alma estalla en acciones de gracias por haber perdido de vista semejante régimen.

Os iré trayendo más textitos de estas notas y agendas. Contienen páginas verdaderamentre curiosas. Por ejemplo, una especie de presupuesto chapucero para irme a vivir fuera de una vez, que en efecto recuerdo haber hecho varias veces en los momentos de máxima lucid (digo) deslealtad. Que por cierto, cómo ha subido la vida, si parece que fue ayer.

Por aquello de las largas tardes de invierno de los cursos de retiro en las que ya no distinguía uno entre rezar y mirar a las musarañas, veo en un papelito suelto que llegué a enumerar a todas las personas con las que había hecho "la charla", supongo que para agradecer a Dios sus fraternales desvelos. Con satisfacción, de alguno no recuerdo ni el semblante. Lo terrible es que son 125, sí, ciento veinticinco tíos diferentes. Unos durante más tiempo, y otros apenas un par de veces, pero 125. Coño, 125 en unos catorce años. En serio.

Como para dudar del gobierno colegiado, de la gracia de estado y del ut omnes unum sint. Acabáramos.

Lappso.




Publicado el Domingo, 27 marzo 2005



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 070. Costumbres y Praxis


Noticia más leída sobre 070. Costumbres y Praxis:
El Opus Dei como revelación divina.- E.B.E.


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.763 Segundos