Retamar: ¿Hay un cambio de estrategia?.- hermione
Fecha Viernes, 03 octubre 2008
Tema 030. Adolescentes y jóvenes


Hace tiempo que visito esta página pero hasta ahora no me he decidido a escribir. El motivo de hacerlo es porque en estas últimas semanas mi preocupación ha subido muchos enteros; la mía y me consta, que también la de muchas otras familias del colegio.

 

Comenzaré diciendo que tengo a mis hijos en Retamar, obra corporativa localizada en Pozuelo de Alarcón, provincia de Madrid. He tenido a todos mis hijos allí, en general con gran satisfacción por la educación recibida y ahora me quedan dos. De unos años para acá las cosas han cambiado mucho y no precisamente a mejor. Quiero decir que esto que escribo yo lo hemos comentado con bastantes familias, con miembros de la obra incluidos y coincidimos bastante en el enfoque.

 

En estos últimos cursos hay varias cosas que vienen pasando y contribuyen a mi preocupación... 



 1.         Bastantes profesores del colegio, del orden de decenas, que llevaban muchos años trabajando allí, no pocos de la obra, han ido desapareciendo del centro sin que se tenga una idea clara de los motivos. Pienso por ejemplo en un par de numerarios, con mucho prestigio, buenos educadores, que querían a los chicos y a las familias y nos atendían estupendamente. Además directivos en el colegio.

En su lugar aparecen unos críos de veintitantos años, bastantes de ellos numerarios, cuyo único objetivo en la vida es llevar a los alumnos por los clubes, constituyendo la parte fundamental de su preceptuación con ellos y no otros aspectos educativos  de mayor calado y a más largo plazo.

 

2.         Hace ya unos años que es sabido por todos que para que te den plaza en el colegio tienes que asistir a cursos de orientación, retiros, charlas… si quieres que tu hijo entre. Y allí van los matrimonios, sin chistar y con sonrisa de plástico, asistiendo a esos encuentros si quieren entrar en Retamar.

Me parece que cara a los números, será favorable el sistema, pero que genera un ambiente de bastante hipocresía desde el principio; un ambiente de yo en el cole tengo que hacer o decir esto otro y guardarme lo que pienso.

 

3.         Otro punto en que coincidimos bastantes padres es en la sensación de que se quitan de encima a los chicos que presentan alguna problemática de aprendizaje. El colegio se guarda las espaldas diciendo a los padres lo que tiene que hacer, viene un tío con cara de palo en junio que te dice que ya no “pueden hacer más” y ya “os lo hemos ido diciendo” y fuera. Mucho colegio de familias y gaitas pero luego, no reconocen que en las familias los hay de todos los colores; los torpes que no pasan la criba, fuera. Elitismo, se llama eso y el departamento de orientación atrofiado en recursos y actividad en un colegio de este volumen.

Eso sí todos los concursos, premios, olimpiadas físicas etc. Que ganan nos los ponen hasta en la sopa. Pero esos chicos son una pequeña minoría dentro de la “clase de tropa” que forma el colegio.

Tanto es así, que en la última charla del director, que por cierto ha sido para mí el empujoncito que me ha estimulado a escribir aquí, nos decía “y no es verdad lo que se dice por ahí de que nos quitamos niños de encima.” Excusatio non petita…

Junto a eso cada vez hay una mayor uniformidad en todo, se atiende menos la diversidad del niño, se ahorma más a la gente a un modelo estandar, dócil, trabajador y que dé buen ambiente.

 

4.         Un asunto que ha levantado mucho malestar es la construcción del nuevo oratorio. Tienen uno bastante bonito y acogedor. Resulta que recién terminado un pabellón polideportivo enorme y en que se tienen los actos litúrgicos multitudinarios, lanzan el proyecto de un nuevo oratorio que debe ser faraónico, ya que costará ¡ 5 millones de euros! Una cosa es dignidad de culto y otra son estas cantidades en plena crisis.

O sea que se pasan la vida hablándonos de sobriedad, de no tener nosotros ni dar caprichos a los niños y… esto. Me consta que bastantes padres, de la Obra incluidos, se han negado de plano a dar dinero para esto cuando se lo ha pedido el preceptor; además explicando que el motivo es que les parece un exceso.

 

5.          Pero lo que me ha empujado a escribiros en último término es la charla (aunque no sé si llamarlo mejor arenga o soflama) que nos dio el director a los padres, tirando más a madres, la semana pasada. Nos habló de que nuestros hijos –el curso es 5º de Primaria, 9 años para 10- tenían que ir por los clubes; pero en unos términos realmente agresivos.

Este señor es bastante distante y antipático habitualmente, por lo que no he tenido demasiado trato con él; pero esta vez nos dejó impresionados. “Vuestros hijos tienen que ir por los clubes, si no, no hay continuidad colegio-ocio” (¿y la familia ya no pinta nada?); “Haríais un gran mal a vuestros hijos si no les dejáis ir por un club”; “vuestros hijos no entenderían que pusierais dificultades”.

El clímax se alcanzó cuando nos dijo “Porque está claro que si todos estamos aquí es por… -de pronto nos proyecta una gran foto de san José Mª- el Opus Dei. Todos somos del Opus Dei y todos queremos que nuestros hijos sean del Opus Dei. Para eso los hemos traído a Retamar”.

Alucinante del todo. Primero el “nuestros hijos” es más que mayestático ya que él es numerario y luego… ¿De dónde saca que todos somos o queremos ser del Opus Dei? ¿Y nuestros hijos? No se ha dejado de hablar del asunto en toda la semana, como comprenderéis.  “Casualmente los días siguientes a la charla, nuestros hijos empezaron a recibir invitaciones a los clubes a tumba abierta.

 

El motivo de escribiros es preguntaros si sabéis algo de un cambio de estrategia en la obra; por falta de vocaciones, por indicaciones de arriba… por lo que sea. Como os digo, tras bastantes años en Retamar, y tengo la sensación de que nos quieren dar una –o varias- vueltas de tuerca. Si no, no os escribiría simplemente para comentar del colegio, ya tenemos los corrillos de madres.

Realmente siento como que hay cada vez menor libertad en el centro y que nos transmiten un “con nosotros a por todas, o contra nosotros y fuera”. De hecho, si sigue así la cosa y también en función de los datos que pueda recoger, incluyendo los que me deis vosotros, nos plantearíamos a final de curso llevarnos a los niños; al fin y al cabo en Madrid se están abriendo muy buenos colegios, algunos de los cuales también cuidan la educación religiosa.

 

Gracias por vuestra paciencia: Ya os digo, me gustaría que me comentarais si sabéis de un cambio de estrategia y me consta que bastantes padres piensan igual.

 

hermione







Este artículo proviene de Opuslibros
http://www.opuslibros.org/nuevaweb

La dirección de esta noticia es:
http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=13206