Gracias por vuestras respuestas.- Astrid
Fecha Miércoles, 19 abril 2017
Tema 040. Después de marcharse


He escrito algunas respuestas a quienes tan amablemente me han escrito por lo que os conté. Ellos han sido muy atentos conmigo. Me falta solo una respuesta que aun no escribí. Lo haré en breve. 

 

Respuesta a Aquilina

Querida Elena:

Muchísimas gracias por tus palabras y por compartir tu experiencia conmigo. Honestamente me cuesta mucho responderte en público; igual lo intentaré.

Tú dices: muchos de los ex que salen del Opus se quedan interiormente con muchos rasgos del “espíritu” de la obra actuando dentro de sí. Esto no lo puedo yo afirmar de mi marido, aunque lo intuyo. Vuestras experiencias me inclinan a pensar fuertemente en ello.

Yo no sé exactamente el motivo por el que Juan dejó de ser numerario. Te dije que no habla de ello. No sé si hubo un motivo específico o simplemente agotamiento general. Sí me comentó una vez que antes de salirse tenía problemas de conciencia porque se había dado cuenta de que había cosas que hacía (o toleraba) que estaban mal...



Inclusive ya desvinculado del Opus Dei había veces que no podía dormir pensando en algunas personas a las que había tratado muy mal. Se sentía culpable. ¿Sabes cómo lo conocí? Nos presentaron en otro país; un país muy difícil. Yo había ido por trabajo y él había ido para “pedir perdón”. Eso me dijo y en el momento pensé que era broma. La verdad creí que tenía una novia allí o algo así (a las chicas en ese país les gustan los europeos). Tiempo más tarde, cuando éramos novios, le pregunté el verdadero motivo de su viaje. Y me dijo que realmente había ido a pedir perdón. Me dijo que había vivido en ese país y que había lastimado a muchas personas. Fue muy duro (él es muy duro cuando se juzga), y me dijo que había “destrozado” la vida de algunas personas y les fue a pedir perdón. Me dijo también que la gente es muy buena allí y que todos lo trataron muy bien y le dijeron que no se preocupe, que entienden y que lo perdonan. Juan me dijo que necesitaba pedir perdón. “Necesitaba ir para desintoxicarme y poder empezar otra vida.” Tal vez no haya logrado aún desintoxicarse del todo, verdad?

Evidentemente le cuesta mucho “desprenderse” de algunas características de esa vida de numerario que tuvo por tantos años. Me parece que está acostumbrado a algunas cosas y por eso le cuesta adaptarse a la vida fuera del Opus Dei (aunque ya hace unos años que lo dejó). Ya escribí antes que tengo la sensación de que Juan “no siente”. Hubo alguien que me sugirió que quizás sí siente, pero que reprime mucho algunos sentimientos pues está acostumbrado a ello. Como cualquier manifestación de afecto está mal vista, ante la mínima inclinación a ello extingue ese impulso antes de que se manifieste. Tal vez sea eso.

También tú dices: no veo fácil que tu marido cambie en el medio-breve período. Pues yo pienso lo mismo. Y me cuesta aceptarlo. Nosotros no solemos pelear, pero una vez sí lo hicimos (en concreto le reproché su frialdad y falta de empatía) y me dijo algo que siempre recuerdo: so what? That´s just me! Take it or leave it. (Y qué? Soy así. Tómalo o déjalo). Luego se arrepintió y me pidió disculpas y me dijo que no quiere que lo deje. Y que no quiere ser soberbio. No está acostumbrado a compartir su vida con alguien como yo. Y siempre dice que necesita tiempo, que no sabe tratar a las mujeres, que me lastima sin querer. Y todo eso es verdad. Él no puede ser diferente y yo a veces no puedo aceptarlo como es. Tómalo o déjalo. En el fondo tú dices lo mismo, aunque dejas margen para la esperanza.

…lo único que puedes hacer es aclararte contigo misma. Pues eso está clarísimo :-) Sí estoy segura de que amo a mi marido (y él a mí) y quiero intentar todo lo que esté a mi alcance para que ambos podamos ser felices juntos. Porque él tampoco está conforme con esas trabas afectivas que tiene. Me lo ha dicho alguna vez (cuando ha dejado de lado su pequeña arrogancia y lo ha admitido). Me ha pedido que lo ayude a cambiar algunas actitudes, inclusive me pidió ayuda para demostrar interés a su familia. “Quiero mucho a mi madre, pero no sé qué decirle cuando hablo con ella”. Suena gracioso pero en el fondo es raro. Para su cumpleaños le he anotado en un papel cosas que le puede decir, algunas ideas, y simplemente ha leído mis notas. Escribí en un papel: Hola mamá, cómo estás? Cómo está tu rodilla? Harás una celebración? Yo estoy bien. Tengo mucho trabajo pero estoy contento pues hago lo que me gusta, etc. Imagínate que solo ha leído mis notas sin salirse del guión. Esto no es normal, verdad? En fin, sí tengo claro que estaré a su lado e intentaré que haga algo para poder conectarse más con sus sentimientos. Solo espero que no se resigne. Ya veré cómo lo hablo, y cuándo.

Muchas gracias por los “tranquilizarte”. Es bueno que me lo digas.

Finalmente sugieres una psicoterapia. Sinceramente creo más factible que Juan se someta a un cambio de sexo a que visite a un psicólogo  :-) Bromas aparte, esto lo veo super difícil. Es una pena pero estoy segura de que no me acompañará en esto. Yo sí estoy decidida a hablar con un profesional, pero iré sola.

Acabo de leer lo que te escribí y la verdad el texto es bastante malo. Ideas inconexas en un papel. En fin, estoy hecha un lío y se manifiesta también en lo que escribo; es normal. Pero ya pasó mucho tiempo de tu respuesta y no quiero demorar más la mía. Solo una última aclaración, por si se malinterpretó: yo no escribí aquí porque tengo problemas matrimoniales y pretendo echar la culpa al Opus Dei (que también me lo han dicho). Simplemente quise compartir lo que sentía y escuchar qué opinabais vosotros que habéis vivido más de cerca la vida en el Opus Dei. Nada más ni nada menos que eso. Es más, en algún momento mostraré a mi marido mi carta y si quiere podrá leer también vuestras respuestas. Ahora no es el momento, pero sí lo haré pues hablo de él y me parece justo que lo sepa.

Un gran cariño y muchas gracias por ofrecerme tu correo. Te escribiré probablemente.

Un abrazo a ti y a quienes llegaron hasta aquí leyéndome.

Astrid

 

Respuesta a Novaliolapena

Querido Novaliolapena:

Muchas gracias por tus palabras. Es cierto que si me involucro mucho con el pasado de una persona puede resultar incómodo. Yo no pretendo quitarle a mi marido su intimidad ni revolver una herida. Una vez me dijo: si mi vida fuera un libro, ese capítulo ya está terminado. El problema es que él no me deja leer ese capítulo. Pretendo entenderlo; necesito entenderlo. Pensé que tal vez el origen del problema estuviera en esa etapa a la que no tengo acceso (o solo superficialmente). De todas formas tampoco me voy a divorciar por este motivo. Intentaré todo lo que esté a mi alcance para estar bien con él. Lo respeto y acepto sus decisiones. Solamente creo que seríamos más felices juntos si pudiera hablar de su pasado con libertad. Como hacéis vosotros aquí. Seguramente necesite más tiempo.

Otro tema: creo que eres bastante pragmático y me gusta. Yo también lo soy. Acepto tus sugerencias. Comencé por decirle a Juan lo que me gustaría de él. Domingo por la mañana: “Juan, sería lindo que plantáramos juntos los gladiolos…”

-Really???!!! (en serio?). ¿Esas cebollas que has envuelto en papel en el otoño? ¿Eso que tienes en el armario del garaje con la etiqueta verde?

-Sí. Bueno, no son cebollas exactamente… podría ser algo bueno para hacer juntos. Si los plantamos hoy para el verano habrán florecido.

-No way! (de ninguna manera!).

-Juan, es importante para mí. Please.

-Uff, ok! Dime qué tengo que hacer.

-Cool! Y me das un beso por cada gladiolo que plantamos.

-Are you ok? (¿estás bien?)

-Perfectamente. Es que alguien me aconsejó que te diga todo lo que espero de ti. Lo que me gustaría. Creo que nos haría bien expresar todo lo que uno espera del otro.

-Ummm. Acepto. Pero dile a esa persona que yo también voy a expresar lo que espero de ti. Y me estoy acordando que esta noche es el partido de fútbol de la liga. Si yo me ensucio las uñas plantando cebollas, tú podrías cenar conmigo frente a la tele. Pizza, cerveza y fútbol!! (y si quieres me das un beso por cada punto).

-Deal (trato hecho).

Un gran cariño.
Astrid

 

El zorro pierde el pelo pero no las mañas – Para Madurez

“El zorro pierde el pelo pero no las mañas”. Esta frase se la escuché a mi marido cuando salió de una entrevista con la plana mayor de quienes dirigen la empresa en la que trabajaba. Se decidía quién representaría a la firma en una reunión super importante en el extranjero. Además, estaba sobreentendido, quien tomara la función más tarde sería designado director del área. ¿Adivinas a quién encargaron la tarea? En treinta minutos de entrevista convenció a esta gente de que él era el más adecuado para el puesto. Cuando le pregunté qué había dicho para que lo prefieran a él sobre otros con más años en la empresa, más experiencia, más contactos, etc. me respondió con ese dicho. Más adelante me explicó algo así como lo que tú cuentas aunque con palabras más suaves.

Gran parte de mi vida mi función fue decirle a los demás lo que tenían que hacer. Y era bueno en esto. Me creían y por eso hacían lo que yo les decía. Eso hice hoy en la entrevista. Les dije lo que tenían que hacer: darme el puesto. Y usé las palabras adecuadas para que me crean. La típica pregunta, la pregunta que estaba esperando que me hagan, fue la determinante: ¿Por qué deberíamos encomendarle a usted la tarea? Genial!. Les di los argumentos y dejé que fueran ellos quienes llegaran a la conclusión. No había otra opción; I was the one (era yo).

Me había olvidado esta conversación. Supongo que mi chico tendrá también esa impronta.

Gracias por compartirlo. Un gran abrazo!
Astrid

Respuesta a Mulan

“Volver a lo que es normal es lo fácil, lo difícil es vivir lo de dentro”. Tu correo está lleno de optimismo. Gracias!!! Me dices que tenga paciencia; todos me recomiendan lo mismo : - )) Por supuesto que la tendré pues quiero mucho a mi marido. Intentaré todo lo que esté a mi alcance para estar a su lado siempre, y espero lo mismo de su parte. De eso se trata.

Un gran cariño. 
Astrid







Este artículo proviene de Opuslibros
http://www.opuslibros.org/nuevaweb

La dirección de esta noticia es:
http://www.opuslibros.org/nuevaweb/modules.php?name=News&file=article&sid=24612