Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
OPUS DEI: ¿un CAMINO a ninguna parte?

Correspondencia
Inicio
Quiénes somos
Correspondencia
Libros silenciados
Documentos internos del Opus Dei
Tus escritos
Recursos para seguir adelante
La trampa de la vocación
Recortes de prensa
Sobre esta web (FAQs)
Contacta con nosotros si...
Homenaje
Links
Si quieres ayudar económicamente...
Política de cookies
Google

en opuslibros

CORRESPONDENCIA

Ponemos sólo las iniciales, el nick o el nombre propio de las personas que envían los correos porque aquí nadie quiere ser mártir. Pero conservamos todos los originales, la dirección con los que los hemos recibido y no publicamos ningún anónimo. No publicamos tampoco correos que no cuiden las formas básicas de educación, sean anti-opus o pro-opus.

Los correos se actualizan sobre las 14.00 horas de Madrid, lunes, miércoles y viernes.

Al mencionar algún correo o escrito anterior, indicad la fecha en la que se publicó para facilitar hacer el enlace.

Los escritos para publicar se pueden enviar a través de la NUEVA WEB (opción 'Envios'). O al correo oreja_de_guardia@opuslibros.org especificando que es 'Para publicar'. ¡Gracias!


Si quieres ayudar económicamente al sostenimiento de Opuslibros puedes hacerlo desde aquí.


 

Lunes, 22 de Julio de 2019


El desafío del Venerable.- Lizzy B.

Le pedí al Venerable Anciano (Zartán) que me diera un tema para escribir, ya que me contó que él había mandado correspondencia a Orejas. Y en el wasap aparecieron las palabras: “¿Valió la pena? ¿He sacado algo positivo?".

 

Voy a hacer un esfuerzo por dejar de lado mi talante ligero e intentar profundizar. Cuando conozco personas nuevas, candidatos a buenos amigos, que se interesan por conocerme, por entender un poco de mi itinerario vital –soy siempre una especie de enigma, porque soy una mezcla de muchas cosas y no me pueden encasillar-, no evito, llegado el momento, de hablarles del Opus. Dependiendo de la persona, agrego más o menos datos. Me doy cuenta de que lo hago porque explica que mi único novio haya sido mi marido. Y que no lo conociera hasta los 29 años. Es decir, que explica la pobreza de mi vida afectiva, pero no la pobreza de mi alma, jajajaja. Una joven con ideas de entrega llevadas al extremo de apuntarse a una institución ultra conservadora de la iglesia católica, no puede ser una mala recomendación. Aunque también habla de alguien bastante temerario y raro. Porque el Opus también puede ser entendida como una secta. A todo eso me enfrento cuando explico mi pertenencia al Opus y la verdad no me hago mucho juicio. Entiendo que entré por el corazón, por la misma debilidad del corazón que con los años se ha convertido en mi mayor fortaleza: querer entender la vida y amar de verdad.

 

Por supuesto que cuando explico mi pertenencia al Opus a mis nuevos amigos –los viejos estaban ya allí o han sido puestos al corriente- no me pongo en este plan de heroína. Más bien les cuento mi afinidad con el profesor supernumerario que me “contagió la enfermedad”, o la reciente muerte de mi madre, lo que habría motivado mi interés por el catolicismo, mi conversión y posterior entrada al opus como agregada. En muchos momentos de mi vida en el Opus fui muy feliz. Los más altos, son aquellos de pura contemplación estética o de amor, si se quiere. En ratos de oración mental, en algunas misas, en algunas tertulias. O haciendo algo banal con alguna de mis hermanas. Tengo recuerdos bellos de mis estudios de filosofía o del Evangelio en los cursos anuales. Aprendí a nadar en mi primer curso anual a los 22 años. Y la administración nos cuidaba y consentía con pastelillos. Recuerdo haber recibido mucho cariño de mis hermanas. De haber bailado y cantado las canciones de Chayanne en algunos cursos anuales, y que no nos importara nada. Haber tomado mucho pisco sour en una celebración y luego haberme ido a fumar con mi grupete, sintiéndome mala pero buena. Recuerdo haber escalado cerros, haber leído libros maravillosos en viajes en voz alta. Haberme bañado en el mar y haber hecho desviarse a todo el mundo para encontrar un baño. Recuerdo aprender latín, intentar cantar bellas y antiguas canciones. Haberme trasladado en el tiempo y el espacio a la España de principios de siglo para seguir la fundación de la Obra, allí, sentada en el oratorio por horas, y solo detenerme cuando entraba alguna a hacer las normas. Entonces miraba su nuca, su espalda, sus gestos. Las veía hacer la genuflexión y trataba de imaginarme a esa edad (la que tengo ahora), cómo estaría mi alma, qué habría pasado con mis sueños, mi corazón. Recuerdo haber conocido personas maravillosas, talentosas, graciosas. Algunas con diversos males, que paliaban con medicamentos, que ahora entiendo necesarios, porque la vida es difícil.

 

¿Que si valió la pena? Por respeto a mí misma, porque el periodo Opus tomó un cuarto de mi vida, debo decir que sí. Si pudiera elegir nuevamente, habría elegido ocupar esos 10 años trabajando de camarera y viajando por el mundo, pero bueno, es leche derramada sobre la mesa. Los ocupé en lo que los ocupé y tan mal no está. No hay grave perjuicio de mi vida, tampoco. Fue un intento bello y fallido de entregar mi vida a una causa superior, lo malo es que la vocación al Opus no va para ninguna parte, realmente. No es por el mensaje, o por la cuestionable figura del fundador con sus virtudes humanas tan tan… es porque la vida humana se trata de amar, de seguir el corazón, de llegar ser uno mismo y de disfrutar la existencia común. Y nada de eso se puede hacer en el Opus a menos que te decidas a mentir y a desobedecer, porque se trata de seguir “el camino de nuestro padre predicho por Dios”, un “dios” que es una ameba, un “algo” que el director/a de turno rellena según el interés central. Al final, tu camino interior está sujeto a arbitrariedades y a manipulación. En algún punto se te viola espiritualmente, se te falta el respeto más esencial. A mí se me evaporó la confianza, y junto con ello, el amor. Lo dije al confesor en mi último curso anual, que sentía que perdía la fe. Obviamente la reacción del sacerdote fue la furia, jajaja. No hay cómo.

 

¿Si he sacado algo positivo? Muchas cosas. He aprendido kilos sobre el ser humano en general, a partir de mi experiencia en el Opus. Hay cosas que entiendo muy bien, paños y paños de aprendizajes que no hubiera tenido de no haber sido opus, y luego exopus. Porque siendo ex vives cosas muy lindas, como la reconstrucción, la propia y la de otros. Conoces personas extraordinarias, que llegas a amar de verdad. Al pasar los años, la experiencia se transforma en algo que suma. Procuras no olvidar lo negativo, para poder empatizar y dar un buen juicio cuando alguien lo necesite, pero vitalmente, la experiencia no puede sino sumar. Creo que eso es lo que me interesa que quede de todo lo que he dicho: que hay que tomar distancia y poner los “hechos opus” en perspectiva vital. Se trata de tu vida, de tus decisiones, y debes amarte en cada una de tus versiones, aunque hayas estado equivocado u obrado mal. El poder transformador de la mirada del amor puede ser vertido en tu propia vida, iluminando hasta los rincones más oscuros. Y luego miras a los demás y ves luz también. Todo está en la mirada, pues los hechos del pasado existen en sí, solo en la medida en que los evocas. Hoy lo único que te une al opus son tus recuerdos. Procura que sean los mejores.

 

Lizzy B.





Seres superiores y otras zarandajas.- Zartán

Querida Salypimienta, desde hace unos días la televisión nos está machacando con el aniversario redondo de que el hombre pisó la Luna. Yo estaba en un curso anual ese día y fue necesario levantarse a horas inhóspitas para medio ver el histórico suceso. Digo “medio ver” porque lo hicimos en un televisor pequeño, con mala señal (la que venía de la Luna era mala y nuestra recepción era peor) y compartido con otros casi veinte energúmenos que habían enviado el tiempo de la noche a freir monas para no perderse en directo los famosos saltitos y el pequeño paso para el hombre pero grande para la humanidad.

A la cabeza de los entusiastas estaba Thomas K. que había trabajado para la NASA en el diseño del escudo térmico de las cápsulas y que acababa de regresar de Roma donde había estudiado pedagogía (tema que no conseguí entender entonces y ahora tampoco). El caso es que he pensado mucho estos días en ese grupo de personas que estábamos congregados en esa actividad de descanso-formación-indoctrinación y salvo contadísimos casos (no sé si dos o tres, uno de ellos hoy sacerdote, Thomas L. creo que en Boston) todos los demás somos ex y tu publicación me ha hecho pensar mas todavía en los pobres náufragos que dejaron la maravillosa barca y a los que bromeando -estoy seguro- llamas seres superiores y dices que todos los que conoces han podido rehacerse. Bueno, pues con esto último, desgraciadamente, no tengo la misma experiencia.

Sé de algunos que intentando arreglar la barca o intentando dejarla, lo que consiguieron es dejar la vida en el intento (don Danilo, don Antonio Petit, … tal vez Camilo Lucena también ¿alguien tiene mas datos?)

Hay otros que se han mimetizado de tal manera con el navío (como en el film los piratas del Caribe) que son difíciles de reconocer como personas, no son náufragos, tampoco son realmente IN, son … sobrevivientes que permanecen donde han estado años y donde van a seguir porque no tienen ninguna esperanza de ir a ningún otro lado, tienen armada su burbuja de confort y no saben, no quieren o no pueden salir de ella. Son, para mi, los personajes mas tristes.

Luego, ya claramente en la categoría de EX, los hay que, como tu dices, han conseguido rehacerse y superar los obstáculos que la vida y las instituciones les han puesto por delante, han rehecho sus cimientos y reparado sus grietas, no reniegan su pasado pero tampoco les pesa, incluso pueden valorar lo bueno que haya significado para ellos su paso por la institución aunque, también como dices tu, sea solo el esfuerzo para salir y que les inmuniza para cualquier bofetada de la vida. Ojo, siempre quedan grietas sin tapar.

Otra categoría de náufragos son los que no fueron, los que han borrado totalmente de su memoria el tiempo -poco o mucho- que pasaron dentro, niegan su pasado, hay un paréntesis de vacío en su vida. Jamás de los jamases formaron parte, lo ocultan como si hubieran hecho alguna fechoría.

También hay náufragos que se autoinflingen la maldición del rejalgar. Son los que ante cualquier problema no lo ven como algo que puede ocurrir en la vida de todos, lo ven como la longa manus del castigo por haber abandonado la barca. Son los axfisiados por un remordimiento escondido esperando que, en cualquier momento, el cielo les caiga encima como a Obelix. Son candidatos clientes de alguna clínica especializada en tratamiento de la paranoia.

Y, finalmente, los hay quienes convierten su vida en una cruzada contra la que antes llamaron madre guapa. Todo en ella está mal, todos son malvados y de intereses oscuros, todos usan arteras tretas para dominar la sociedad, manejar el poder o manipular a las incautas personas que caen en sus garras, hay que destruirlos. Son los menos pero haberlos hailos, son el reverso de la moneda de nuestros amigos del AOP para los que todo lo de dentro es armonía, bondad, caridad y jamón con chorreras. Son el contrapeso.

Para mi todos son seres superiores (y esta vez lo digo en serio) han sido gente que se la ha jugado por un ideal y eso ya lo considero plausible aunque el ideal, con el tiempo, les haya jugado una mala pasada, aunque sus hermanos de ayer hoy los miren desde su atalaya de superioridad moral.

Demasiado serio lo que he escrito, creo que los años pesan.

Desde mi selva abrazos para todos (incluidos los IN que nos leen).

Zartan



Actuar diferente, para Brage.- JasonJonas

Estimado Brage,

Ahondando un mucho en tu escrito, tratando de analizar el contenido y su propósito y sin juzgarte a ti -entendiendo que lo haces en el mejor de tus afanes en la óptica de tu comprensión divina en la institucionalidad a la que perteneces y defiendes- me atrevo a hacerte una pregunta directísima, sin mayor preámbulo y en buena lid (como pregunta sincera): ¿A qué viene el envío de tu correo? ¿Qué es verdaderamente lo que quisiste lograr en ello? Tal cual se lee en el título “Amonestación”. Interpreto pues: Te amonesto JuanchoR… te advierto que de seguir haciéndolo… ¿Para qué enviar esta comunicación para su publicación? ¿Hacerla pública para de paso advertir a todos los demás miembros que se atrevan a leer o escribir”?

Respeto por supuesto la libertad que tienes de hacerlo, haciéndola publica esta amonestación, además hacerlo precisamente en el sitio que refieres “les han recomendado” (traducción practica: les han prohibido) visitar, pero…

(Leer artículo completo...)




A Navas, con cariño.- JuanchoR

Querid@ Navas :

He notado que me hacen más "correcciones fraternas" algunos lectores de opuslibros que los mismos del opus. ;)

No es mi intención molestar, pero si a algún ex, in, on, one, two, three or between no le gusta lo que escribo, sencillamente que no me lea. ;)

Un abrazo para todos y... felices vacaciones para el que las tenga cuando las coja.

Con cariño,

JuanchoR





Amonestación para Navas (o Brage).- cafeconsal

A la atención del tal "Navas" que firma como "Brage",

1º: No entiendo este escrito por dos motivos. Primero, si eres su Director, jamás, never in the life, tendría sentido amonestarlo en público y mucho menos aquí. No se si tomarme en serio el texto, la verdad. Segundo, metes tanto la pata que parece que, o bien esa misma es la intención (y por lo tanto es un texto crítico e irónico) o bien.... no se que decir... no concibo que alguien pueda ser tan torpe. Aunque he de decir que un punto a tu favor es que si esto último es así, has escrito lo que pensabas. Quedas fatal, pero, mira, no tienes dos caras.

2º: No te pongo "Querido X" porque sería faltar a la sinceridad y, probablemente, a la caridad puesto que esta amonestación, aún hecha desde un cariño básico hacia cualquier persona, merece cierta dureza.

3º: Palabras o expresiones como "apostolado", "proselitismo", "instrumento apostólico", "amistad", "confidencia", "celo", "pitajes", "labor personal", "desobediencia", "cultivar vocaciones" pierden tanto el sentido en tu escrito que delatan una verdadera doble vida... la cristiana (la de Cristo, la del Papa) y la interna de la Obra. Da mucha pena, de verdad.

4º: ¿Cómo que "nos apenan"? ¿A quiénes?

5º: "Proyectas una visión distorsionada de nuestra entrega a Dios como numerarios del Opus Dei..."...Pero, ¿de qué vas? Si la visión que tú das en el escrito te parece la visión adecuada, la que se dio a conocer a toda la Iglesia, lo siento, pero vas muy mal. Es que ni siquiera la AOP vende eso. Y no es, desde luego, lo que describo en mis últimos escritos. Para que me entiendas, mis escritos hacen mayor bien al Opus Dei que lo que tú has hecho aquí. Vamos, hombre. Llévalo a la oración, anda.

6º: Sobre el aviso que "llegó a los Centros de la Obra... recomendando no visitar o leer la página Opuslibros..."... ¿Me puedes explicar qué es lo que haces, entonces, escribiendo aquí?

7º: "D. Álvaro nos impuso..." Tío, ¿no sois una familia? Entiendo que el Pater Familias tenga que imponer sus órdenes o criterios a sus hijos infantiles o infantiloides... pero hablamos de que el Opus Dei es una familia de adultos. Y si lo tuvo que imponer, entonces hablamos de una familia de adultos infantiloides... ¿No te das cuenta de la realidad tan triste que describes? Realidad no real, por cierto. Seguramente hubo gente a la que le costó el tema del alcohol, pero vamos, decir que fue una imposición...

8º: "Los numerarios del Opus Dei no ''tenemos amigas''...". Se preciso, por favor...Di, "YO no tengo amigas". Y explícalo: "No tengo amigas porque no soy capaz de vivir mi vocación preciosa a la masculinidad, que conlleva una relación sana con la feminidad, cualquiera que sea mi vocación".

9º: Siguiendo el hilo del punto anterior, el punto 188 de Camino que mencionas no tiene ningún sentido... Teología del Cuerpo de San JPII... Ya me da igual el sentido que el autor le diese. Me importa el sentido que le das tú, que es bastante rancio y nada adecuado.

10º: Para los católicos en proselitismo es moralmente MALO. Está mal. Es un pecado. Para el Opus Dei, la palabra proselitismo tiene otro sentido que yo llego a entender, pero no es el que tú describes. "Nos obliga a cumplir", "lograr vocaciones", "tasa de reposición", "empeñarnos", "pitajes"... OBRA DE DIOS, leches (que yo no le he puesto el nombre), no obra de hombres. ¿Dónde está Dios ahí?

11º: "...el apostolado de amistad y confidencia es dirigido". Pero a ver, burro, ¿cómo que "dirigido"? La amistad y la confidencia tienen que tener intrínsecos los conceptos de LIBERTAD, VERDAD, CONFIANZA y AUTENTICIDAD, que son totalmente contrarios a "dirigir el apostolado". Dirigir significa instrumentalizar. Y eso es convertir al otro en objeto, en instrumento, en medio y no en fin.

12º: Siguiendo el punto anterior, dices que "... Es el Consejo Local quien decide...". ¿Reconoces, entonces, que el CL no respeta lo que menciono en mi punto 11º y que a nivel institucional se lleva a cabo una práctica perversa?

13º: Siguiendo el punto anterior, sobre el punto 614 de Camino, ¿qué concepto nos estás vendiendo de obediencia? Según el Magisterio de la Iglesia el DISCERNIMIENTO está antes que la obediencia, la obediencia bien comprendida, claro.

14º: Sobre la empresa Attendis (que se define a si misma como el fruto de "la preocupación de un grupo de padres por la educación de sus hijos" y que como tema colateral tiene la Dirección Espiritual encomendada al Opus Dei) afirmar la barbaridad que dices es desenmascarar la VERDAD, cierto. Y resalto el tema de que dices lo que piensas, pero, malamente vamos, trá trá. ¡Es tan transversal este tema! Para empezar, Attendis no es Fomento. Para seguir, pensaba que Attendis era una oportunidad para formar a toda la Comunidad Educativa (padres, hijos y profesores). A los padres se les enseña a educar, a los hijos se los educa en valores y en esa buena preocupación por ser buenos en lo que hacen y a los profesores se les invita a vivir su vocación universal (nada propio del Opus Dei) de santificación al trabajo, invitando a todos a tener a Cristo en el centro. ¿Qué porquería de definición haces?

15º: Sobre lo de "dejar el escrito en dirección antes de publicar", no me queda claro si puede publicar o no. Pareciera que existe la posibilidad de que publique después de que revise el texto el CL. Y todos sabemos que no. Es la primera vez en todo el texto que no hablas claro.

16º: En general, todo el texto tiene un toque rancio. De verdad, de verdad, que no lo entiendo.

17º: No trates de recibir ningún abrazo de mi parte.

Cafeconsal

Cafeconsal





La influencia de la oración sobre el trabajo en el Opus Dei.- Xuxu

A influência da oração sobre o trabalho na Opus Dei

Na primeira parte desta Breve história da santificação do trabalho, eu apresentei algumas ascéticas modernas do trabalho. Nesta segunda parte eu tomarei o ponto de vista das máximas "o trabalho é oração" e "o trabalho santifica". A primeira delas aparece muitas vezes na forma verbal "quem trabalha, ora". A segunda é decorrência lógica da primeira, uma vez que a oração é meio de santificação. Essas máximas relacionam-se com a santificação do trabalho, mas não se confundem com ela. A importância delas é propor eixos para a relação entre religião e mundo. Mas elas podem fazer isso de modos diversos, porque têm múltiplos sentidos e usos.

Essas duas máximas aparecem geralmente como piedade, ou então como cultura. Por isso, ao abordá-las, é importante ter presente aspectos psicológicos e comportamentais. As seções 4, 5 e 6 apresentam controvérsias dessas máximas nos séculos XVIII e XIX, em relação com a Revolução Francesa e o naturalismo. Na seção 7 eu proponho uma explicação para o papel da máxima "o trabalho é oração" no livro Caminho de Escrivá. O título deste artigo (influência da oração sobre o trabalho) é uma síntese da seção 7. A seção 8, sobre o uso que Escrivá fez da auto-ajuda, é um apêndice da seção 7.

Artículo completo

 




 

Correos Anteriores

Ir a la página principal

Ir a la nueva web

 

Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
Opus Dei: ¿un CAMINO a ninguna parte?