Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
OPUS DEI: ¿un CAMINO a ninguna parte?

Correspondencia
Inicio
Quiénes somos
Correspondencia
Libros silenciados
Documentos internos del Opus Dei
Tus escritos
Recursos para seguir adelante
La trampa de la vocación
Recortes de prensa
Sobre esta web (FAQs)
Contacta con nosotros si...
Homenaje
Links
Si quieres ayudar económicamente...
Google

en opuslibros

CORRESPONDENCIA

Ponemos sólo las iniciales, el nick o el nombre propio de las personas que envían los correos porque aquí nadie quiere ser mártir. Pero conservamos todos los originales, la dirección con los que los hemos recibido y no publicamos ningún anónimo. No publicamos tampoco correos que no cuiden las formas básicas de educación, sean anti-opus o pro-opus.

Los correos se actualizan sobre las 14.00 horas de Madrid, lunes, miércoles y viernes.

Al mencionar algún correo o escrito anterior, indicad la fecha en la que se publicó para facilitar hacer el enlace.

Los escritos para publicar se pueden enviar a través de la NUEVA WEB (opción 'Envios'). O al correo oreja_de_guardia@opuslibros.org especificando que es 'Para publicar'. ¡Gracias!


Si quieres ayudar económicamente al sostenimiento de Opuslibros puedes hacerlo desde aquí.


 

Lunes, 27 de Febrero de 2017


UNIV.- María Canela

Sentadas en el banco la directora, la numeraria, una universitaria de san Rafael. En el banco de atrás sentada la de san Rafael de la delegación y la de san Rafael de España.

 

Durante la misa de resurrección del UNIV. La directora le dice al oído a la numeraria:

 

-Dile a la universitaria que pase al confesionario. He hablado con el sacerdote y dice que antes cuando pasó a confesarse le gustó como para pitar de numeraria. Dile que el sacerdote quiere hablar con ella.

 

-¿Que el sacerdote te habló de la confesión?!

 

- No. Ya te explicaré como va. Pero no nos vamos a ir del UNIV sin que pite nadie. Dile que pase que tú le caes bien.

 

-.... Déjame escuchar la misa.

 

La de san Rafael de España. Le toca la espalda a la numeraria y mueve la cabeza hacia la universitaria y hacia el confesionario. Y dice en susurro: 

 

-La está esperando.

 

-... estoy oyendo misa.

 

La de san Rafael de la delegación. Le toca la espalda a la numeraria y le hace inclinarse para decirle al oído:

 

-Al sacerdote le ha gustado mucho. Creemos que numeraria aunque quizá agregada. 

 

-¡Pero si tú no la conoces!

 

-Anda, dile que pase.

 

-...Estoy oyendo la misa de resurrección. Vale

 

La numeraria piensa: ¿Entonces es así como me captaron a mi? Decían que muchas personas distintas veían que tenías vocación. Que tantas no podían estar equivocadas. Entonces es así como ocurre...

 

Y de vuelta a España comenta la directora junto a la subdirectora: "Es la primera vez que voy a un UNIV y vengo sin que pite nadie. ¿Te acuerdas de la encerrona que le hicimos a XX? Jajaja como fue aquello".

 

Y al hacer balance de todo lo oído sientes ese dolor que se pone en la tripa justo antes de vomitar.

 

Un ejemplo de la visión sobrenatural la gracia con que Dios inunda a los consejos locales, delegaciones, asesorías centrales y sociedad sacerdotal de la Santa Cruz.

 

María Canela





Gracias.- María Canela

Gracias por dar cabida a todos en esta web.

Gracias por dar cabida a las víctimas, que tras esfuerzo logran poner en palabras las atrocidades vividas.

Gracias por dar cabida a los cómplices, con sus miedos y autoengaños particulares.

Gracias por dar cabida a los que le pesa la carga de la culpa.

Gracias por dar cabida a los que con la moral de psicópatas y narcisistas, justifican sus acciones.

Gracias por dar cabida a los que aún necesitan negar, para seguir dentro.

Gracias por dar cabida a las personas que creen que se puede hacer del Opus Dei un lugar sano, desconociendo o incluso incluyendo la práctica programada de la violación de la conciencia, y el aislamiento del mundo afectivo de los miembros.

Gracias por dar cabida a quienes ven los mecanismos de mobbing que diariamente se dan en los centros, y mirando a otro lado se lavan las manos con un "no es asunto mío" y un fácil "encomiéndala".

Gracias por facilitar que se vean todos los puntos de vista. 

Gracias Agustina. Y a todos los que escriben y colaboran en la web.

Espero que dejen de convivir tanta amargura y arrogancia en el Opus Dei.

María Canela




 

Correos Anteriores

Ir a la página principal

Ir a la nueva web

 

Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
Opus Dei: ¿un CAMINO a ninguna parte?