Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
OPUS DEI: ¿un CAMINO a ninguna parte?

Correspondencia
Inicio
Quiénes somos
Correspondencia
Libros silenciados
Documentos internos del Opus Dei
Tus escritos
Recursos para seguir adelante
La trampa de la vocación
Recortes de prensa
Sobre esta web (FAQs)
Contacta con nosotros si...
Homenaje
Links
Si quieres ayudar económicamente...
Google

en opuslibros

CORRESPONDENCIA

Ponemos sólo las iniciales, el nick o el nombre propio de las personas que envían los correos porque aquí nadie quiere ser mártir. Pero conservamos todos los originales, la dirección con los que los hemos recibido y no publicamos ningún anónimo. No publicamos tampoco correos que no cuiden las formas básicas de educación, sean anti-opus o pro-opus.

Los correos se actualizan sobre las 14.00 horas de Madrid, lunes, miércoles y viernes.

Al mencionar algún correo o escrito anterior, indicad la fecha en la que se publicó para facilitar hacer el enlace.

Los escritos para publicar se pueden enviar a través de la NUEVA WEB (opción 'Envios'). O al correo oreja_de_guardia@opuslibros.org especificando que es 'Para publicar'. ¡Gracias!


Si quieres ayudar económicamente al sostenimiento de Opuslibros puedes hacerlo desde aquí.


 

Miércoles, 18 de Enero de 2017


La felicidad está afuera.- Lamztl

Estimado Pozuelo

Muchas historias del Opus Dei se parecen, desafortunadamente en lo traumático. Cuando dentro se escucha una sola versión, la "verdad del Opus", se acaba viviendo un mito interno: que la Obra es el único camino posible de salvación para el que tiene esa vocación (problemática afirmación dentro de la Iglesia) y que la única posible felicidad es dentro. 

Del primer mito, hay mucho escrito en esta página. Tiene notables problemas teológicos y habla bastante de la visión compleja y un poco retorcida de Escribá, que crea una institución religiosa y se empeña, contra toda evidencia, en reclamar otra naturaleza para su obra. 

Pero, la segunda es incluso personalmente más tóxica. Primero, te repiten hasta la saciedad la "condena" del rejalgar. Pero, aquí también la evidencia es aplastante: primero, las historias de tristeza y depresión dentro de los centros, y luego, la apabullante felicidad de los que se salen de la obra. 

Yo decidí salirme por muchos motivos, dentro de los cuales el primero fue constatar el engaño de la obra. Sin embargo, un motor importante fue darme cuenta en primera persona de la ausencia de felicidad y muchos otros problemas psicológicos, personales y psiquiátricos en los centros de mayores. Me acordé en ese momento de la respuesta -falsa y retorcida- a mi inquietud en los primeros años en el opus. Siendo un casi recién pitado, con poco contacto con los mayores, había notado algunas de las señales de tristeza en ellos. Y le pregunté al director del momento: ¿Es posible ser felices en el Opus Dei sin Prozac? Tuve la intuición clara de lo que pasaba y sin embargo... le creí la respuesta: me aseguró que era el lugar más feliz, que había conocido a dos casos anecdóticos en el curso anual, que eran la excepción. Pasaron diez años de mi vida hasta tener claro que eran la regla general. 

Luego de irme, con los problemas normales de haber salido de un mundo que te deja en la calle como si veinte años de trabajo para esa institución no hubiesen valido nada, me pude reconstruir muy bien. No soy un caso especial: esta página está llena de personas que no cambiarían su vida, con problemas y dificultades normales, por regresar a ese lugar. La felicidad viene después. Yo me fui con poco más de cuarenta años, un momento en el que profesionalmente hay importantes riesgos. Fue casi como bajarme de un Ovni. En poco más de cinco años he hecho una carrera exitosa, he hecho todas las millas aéreas que no pude hacer, he construido redes de amigos verdaderos, etc. Y me encuentro con alguna frecuencia con varios ex, con quienes puedes hablar con tranquilidad de ese mundo sin que te miren como si hubieses estado en una cueva. Y coinciden que la felicidad está afuera. 

Sobre el aspecto religioso, es muy interesante el "después". Están los que no profesan una fe, los que continúan siendo tan devotos como el primer día que entraron, y los que lograron alcanzar una práctica religiosa más directa, tranquila y espontánea: una verdadera espiritualidad. En el opus no es posible. Rezar de forma estereotipada y reglada es una forma de voluntarismo tan radical y seca que se parece muy poco a un encuentro espiritual. Allí, afuera, sí es posible un encuentro personal con Dios. O un encuentro contigo mismo si descubres otros caminos. El Espíritu Santo debe seguir las reglas de Josemaría cuando habla dentro del Opus, qué curioso. 

Como has estado en una institución radical y sectaria, es posible que requieras ayuda profesional, al menos un poco. Psicológica y si lo quieres, espiritual. Porque las trampas de la culpa que produce el Opus no son fáciles de superar. Y podrás conocer la verdadera libertad: con sus retos y sus posibilidades. 

Si, Pozuelo. La felicidad está afuera.

Si piensas que te sirve, pídele a la Agustina mis datos y te puedo contar con más detalle

Lamztl





La mancha de mora se quita con otra mora. Para Pozuelo.- A.Plaza

Amigo Pozuelo, siguiendo el refrán que da título a mi respuesta, he experimentado que para borrar algo que ha estado muy impreso en mi vida, he necesitado encontrar otra cosa que me hiciera posible olvidar la anterior.

Canaliza tu búsqueda de Jesucristo en otra dirección. Dentro de la iglesia hay mil formas diversas de vivir tu relación con Dios y de ser muy feliz. Busca, busca con ilusión, hasta encontrar tu sitio.

Y toma distancia... vete poco a poco separándote de la obra y de quién te recuerda a ella. No tengas miedo de separarte incluso de tu familia, si ahora te hace daño. Poco a poco, las aguas vuelven a su cauce. Y, además aprenderás a respetar y a querer de verdad a tu familia y a hacerte respetar y querer por ella.

No sé concretarte más, porque no sé tu situación actual ni tu edad. Solo te diré que confíes plenamente en Jesús y en su Misericordia y, pronto, verás la luz. Sin darte cuenta la obra irá teniendo menos importancia en tu vida, se irá desinflando y te sorprenderás pensando en Jesucristo como un ideal maravilloso, el Único capaz de satisfacer los anhelos del corazón humano.

Confía, pide ayuda y actúa…. Jesús te espera con los brazos abiertos.

Yo me llamo Arancha y si quieres, puedes escribirme a mi correo para seguir hablando un poco más. aplazavaltuena@gmail.com

Un abrazo fuerte para cada uno

A.Plaza





O prelado não precisa necessariamente ser bispo.- nempedronempaulo

Haenobarbo,

Você tem parcial razão, na medida em que não fui claro e específico o bastante. Talvez a diferença de idioma possa ter contribuído para a confusão.

Não quero causar polêmica; o único intento é explicar o que pretendi dizer. Em todo caso, está lançada a discussão. Estou aberto a correções e agradeço a você por tê-lo feito.

Na minha mensagem anterior, quis ressaltar que o prelado não precisa necessariamente ser bispo, ao contrário do que a opus dei quer fazer crer. 

Surge a primeira questão: o Papa está "obrigado" a nomear bispo ao eleito como prelado da opus dei , depois de confirmá-lo no cargo??

Se o novo prelado - a ser eleito, no próximo dia 23 de janeiro - não for nomeado bispo pelo Papa Francisco, me parece que isso não o tornará menos prelado do que prevêem os estatutos da obra, o Código Canônico e a demais normativa aplicável.

Do ponto de vista da obra, claramente é conveniente que o prelado seja, também, bispo. Mas isso não é "necessariamente" necessário, com o perdão da redundância. Não é por ser prelado  que ele deve, necessária e obrigatoriamente, ser nomeado bispo.

Nos Estatutos do Opus Dei, em cujo texto se encontram mais especificamente as competências do Prelado do Opus Dei, não há nenhuma que requeira, por si só, o exercício da ordem episcopal.

Advirto não ser versado nessas questões jurídicas e canônicas. Por suposto, aceito correções.

No entanto, me parece que a competência para ordenar sacerdotes é do bispo e não do prelado. Ao prelado, dentro da sua competência, cabe admitir os candidatos ao sacerdócio e outorgar as respectivas dimissórias. 

Se, por acaso, o prelado também for bispo, poderá ele mesmo ordenar os sacerdotes da prelatura.

Se admitirmos que algumas competências do prelado requerem o exercício da ordem episcopal, isso quer dizer que o prelado teria, necessária e obrigatoriamente, de receber a ordenação episcopal.

Pergunta-se: se, porventura, o prelado eleito não for nomeado bispo, seria um prelado inapto a dar cumprimento a todas suas competências?

Penso não haver prejuízo às competências próprias e originárias do prelado, se eventualmente ele não for consagrado bispo. Obviamente, terá um pequeno inconveniente: pedir a um bispo que ordene os sacerdotes da prelatura. Mas isso não o faz menos prelado quanto a suas atribuições e competências originárias nem o faz prelado capitis diminutio. O prelado pode ser bispo; não quer dizer que o prelado precisa ser bispo.

Tudo somado, no meu entender, apesar de conveniente e útil que o prelado seja bispo, não é cogente que o seja. 

A obra, por outro lado, coloca empenho em confundir-nos, para aceitarmos como  necessária obrigatória a consagração episcopal do prelado. Iam nessa toada os termos da nota de nomeação do vigário auxiliar de que se tratou na mensagem anterior .   Não é por outra razão que os membros da opus dei, vez ou outra, utilizam a equivocada expressão "Bispo Prelado do Opus Dei" ou o "Bispo do Opus Dei". 

No entanto, sabemos que Javier Echevarria foi Bispo Titular de Cilibia Prelado do Opus Dei.

Não falo nada de novo. Essa questão já foi tratada em opuslibros. Outros  já se ocuparam do tema, escrevendo de forma melhor, com maior autoridade e fundamento.

Abraço,

nempedronempaulo




 

Correos Anteriores

Ir a la página principal

Ir a la nueva web

 

Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
Opus Dei: ¿un CAMINO a ninguna parte?