Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
OPUS DEI: ¿un CAMINO a ninguna parte?

Correspondencia
Inicio
Quiénes somos
Correspondencia
Libros silenciados
Documentos internos del Opus Dei
Tus escritos
Recursos para seguir adelante
La trampa de la vocación
Recortes de prensa
Sobre esta web (FAQs)
Contacta con nosotros si...
Homenaje
Links
Si quieres ayudar económicamente...
Google

en opuslibros

CORRESPONDENCIA

Ponemos sólo las iniciales, el nick o el nombre propio de las personas que envían los correos porque aquí nadie quiere ser mártir. Pero conservamos todos los originales, la dirección con los que los hemos recibido y no publicamos ningún anónimo. No publicamos tampoco correos que no cuiden las formas básicas de educación, sean anti-opus o pro-opus.

Los correos se actualizan sobre las 14.00 horas de Madrid, lunes, miércoles y viernes.

Al mencionar algún correo o escrito anterior, indicad la fecha en la que se publicó para facilitar hacer el enlace.

Los escritos para publicar se pueden enviar a través de la NUEVA WEB (opción 'Envios'). O al correo oreja_de_guardia@opuslibros.org especificando que es 'Para publicar'. ¡Gracias!


Si quieres ayudar económicamente al sostenimiento de Opuslibros puedes hacerlo desde aquí.


 

Lunes, 21 de Enero de 2019


A raíz del caso McCloskey: un momento histórico para el Opus Dei.- AlexanderSupe

Con respecto al caso de abuso del padre McCloskey, pero sobre todo al encubrimiento de este acoso mediante el pago de casi un millón de dólares, creo que esta triste situación constituye un momento histórico, especialmente para quienes conocimos las dinámicas del opus desde dentro. No me interesa hacer leña del árbol caído, por lo tanto no me referiré a los errores del P. McCloskey. Me refiero al error de la institución (entiéndase: los directores centrales, el Prelado, etc., qué duda cabe) al decidir ocultar los hechos mediante un mecanismo tan burdo como un cuantioso “acuerdo económico” a la víctima (¿no es esto un eufemismo para no decir “soborno”?) y el traslado del implicado a otras labores apostólicas, sin juicio canónico ni nada; y todo esto justo cuando la Iglesia intenta dar la cara frente a casos como este con transparencia.

Mucho se ha discutido aquí en Opuslibros sobre los errores de la institución, y sobre cómo difícilmente la institución o sus integrantes podrían reconocerlos. Si hay algún error, siempre es un error de alguien en concreto, pues errare humanum est. La institución y su espíritu, en cambio, son perfectos; y los directores, infalibles, pues tienen gracia de estado y están iluminados por el Espíritu Santo. Y mientras más centrales los directores, más iluminados están. A partir de una convicción como esa, hasta ahora no tenía cabida reconocer errores de la institución o de los directores centrales. El fundamento de esto lo explica muy bien Orange hace poco, en su artículo “El Opus Dei adora al Opus Dei”. El punto es que en este caso el error es insoslayable. Aquí no cabe una reacción à la Gaztelueta, negándolo todo. Los hechos están a la vista y no hay cómo negar las malas decisiones.

Por eso considero que este es un momento histórico en lo que se refiere a la autopercepción del Opus Dei. Aquí no hay cómo negar que el Opus Dei se equivocó. Hasta ahora, lo más cercano a una autocrítica habían sido las genéricas y tibias peticiones de perdón del Prelado o de Mariano Fazio, “a quienes podrían haberse sentido dañados de alguna manera”. Esta vez es distinto. Tarde o temprano, cuando al Prelado, o al M. Fazio, o al vicario de EE.UU. se les pregunte por esto, tendrán que decir que se equivocaron al enfrentar el caso silenciando a la víctima y escondiendo al victimario. Entiendo que lo hayan hecho por un noble amor a la “madre guapa”, pero el fin no justifica los medios.

Desde fuera es fácil ver aquí un error, pero para quienes hemos estado dentro, sabemos que a cualquier numerario con “buen espíritu” esto le va a hacer cortocircuito. Sin duda se preguntarán “¿Entonces los directores centrales se equivocan?”. En mis tiempos (hace no mucho) esto no era concebible. (He aquí uno de los aspectos más sectarios de la institución). Obviamente el tema será tabú en las tertulias de los centros, pero al joven numerario, alumno ejemplar del centro de estudios, cuando sus compañeros de universidad le pregunten al respecto, no va a tener más que reconocer, cabizbajo, que el Prelado y su equipo se equivocaron.

Este momento es histórico porque puede significar el comienzo de una desacralización de la institución a los ojos de sus propios miembros y, por lo tanto, una gran oportunidad para comenzar a verla, de una vez por todas, no como un fin, sino como un medio para servir a la Iglesia.

Este no es cualquier error. Es el primer error innegable. A partir de ahora, en la autopercepción del Opus Dei, los directores centrales, Prelado incluido, dejan de ser infalibles. Y donde cabe la posibilidad de un error, cabe la posibilidad de otros errores futuros, e incluso pasados, que ya sería bueno comenzar a reconocer (informes de conciencia, prácticas proselitistas rayanas en la manipulación, confusión entre gobierno y dirección espiritual, etc.), en vez de esconder los documentos fundacionales o cambiar la historia.

En fin, por favor díganme si no estaré exagerando en las consecuencias que podrían acarrear estos hechos. Pero no pensé que viviría para ver esto. “El Padre se equivocó”. De aquí no surgirá un levantamiento de las bases pidiendo explicaciones, ni mucho menos. Pero quien tenga la suficiente capacidad de interpretar los hechos, podrá distanciarse de esa ingenua confianza ciega (de burro de noria) en los designios de los directores, a “lo que viene de Roma”, y consiguientemente, se atreverá a pensar por sí mismo, al menos un poco. Y eso ya es mucho.

Saludos a todos

Alexander Supertramp





Persona consagrada versus agregada/numeraria.- Lila

En respuesta al artículo de Mulán "El espíritu del Opus Dei o se ha desvirtuado o no existe".

Tengo 50 años. Fui agregada desde los 18 a los 23. Soy consagrada desde hace 16 años, soy muy feliz, con penas y cruces -eso existe en cualquier vida y nos configura con Cristo- pero muy feliz. Escribo solamente para decir que no tienen nada que ver una persona consagrada y una agregada o numeraria. Quizá externamente algo o ni eso. Mi vida es tan distinta a la de una agregada que, después de haber vivido una cosa y la otra, no sería agregada ni aunque fuera lo único que pudiera hacer en este mundo para ser de Cristo. Si eso fuera así, preferiría hacer una "promesa privada" y vivir sola mi vida.

Expongo diferencias a grandes rasgos:

*No tengo que darle culto a ningún fundador.

*Vivo un estado de vida reconocido por la Iglesia, lo cual tiene muchas consecuencias. Soy una consagrada, lo pone la partida de bautismo y está recogido en los archivos de la diócesis.

*No tengo que pedir permiso para todo. Organizo mi vida incluyendo profesión, oración, Eucaristía, obligaciones familiares, descanso, servicio eclesial y desarrollo de carismas, con sentido común, en conversación con un director espiritual, pero no decide él sino yo.

*Estoy inmersa en la Iglesia, me muevo por sus instituciones libremente si lo deseo, la respeto y sobre todo LA CONOZCO. Para las personas del opus la Iglesia es algo extraño a lo cual no tienen acceso. Viven ellos juntos alrededor de su mesa camilla (vivan o no en la misma casa).

*Siento que Jesús está conmigo y que Él cuida de mí y conduce y guía mi vida, no ningún padre ni ninguna directora o celadora.

*No tengo que sacar adelante actividades que me son extrañas porque no he decidido yo. Intento desarrollar mis carismas personales y dejarme llevar por el Espíritu.

*No tengo que buscar vocaciones, lo contrario me desagradaba muchísimo cuando estaba en el Opus Dei. Me relaciono con las personas y respeto el camino de cada uno.

*No tengo que examinar continuamente qué hago mal.

*No tengo que examinar una lista de mortificaciones, bastantes mortificaciones trae ya la vida sola.

*No tengo que dar cuenta de todo lo que hago. Hablo una vez al mes con un sacerdote. Hablo de lo esencial, no de si llegué un minuto tarde a misa.

*Voy a actividades que busco en la Iglesia y que me ayudan a crecer. Si encuentro un retiro que me ayuda, voy. Si no me ayuda, busco otro.

*Informo una vez al año en el obispado de la vida que llevo, lo hago libremente, no me lo pide nadie, lo hago porque entiendo que deben saberlo y ello me hace sentirme Iglesia.

*Vivo con paz y gratitud, no agobiada porque tengo mil cosas y no llego.

*Mi familia ve mi vida y está contenta.

*Hago oración y voy a misa diariamente pero si un rezo determinado me resulta vacuo y me agobia, no lo hago y sigo mi vida feliz.

*Vivo mi consagración porque Cristo me ha seducido, no porque un día me convencieron de que tenía vocación y de que tenía que responder.

Ahora mismo no se me ocurre nada más. Creo que cualquiera que haya sido agregada o numeraria verá que no hay color. Ésta es mi experiencia y mi humilde testimonio. Gracias por todo.

Lila





Compromiso ¿social? del Opus Dei.- María T

El Opus Dei, gracias a las habilidades negociadoras de un numerario (hoy felizmente casado) logro que las autoridades locales no tuvieran inconveniente en que una calle se convirtiera en jardín y se comprometió a cuidarlo así... Al cabo de algunos años "prescripción"!!! Ahora la ley le asiste para transformarla en "propiedad privada... pero los vecinos se oponen.

 

El caso sucedió en México y fue reportado por un periódico de amplia circulación en ambientes universitarios

 

María T




 

Correos Anteriores

Ir a la página principal

Ir a la nueva web

 

Gracias a Dios, ¡nos fuimos!
Opus Dei: ¿un CAMINO a ninguna parte?