Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 70 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Sobre la contestación de Morgana a Agustina.- Otaluto

070. Costumbres y Praxis
otaluto :

 Según dicen “a confesión de parte, relevo de prueba”.

 

El escrito de Morgana en contestación a Agustina es único. Quizás no ha habido un reconocimiento más completo por parte de un miembro actual de la obra. Sin negar nada, sólo afirma que las cosas ya no son como eran antes.

 

Eso sería fantástico, Morgana. Creo que a todos nos daría una gran alegría que el opus dei haya cambiado.

 

Personalmente lo dudo, porque, por lo menos en la región en la que yo vivo, los que mandan siguen siendo los mismos que cuando me fui hace 13 años. Los mismos. Y te aseguro que eran las personas menos dispuestas a cambiar que he conocido. Además ¿Por qué habrían de hacerlo?

 

Cuando Morgana nos cuenta eso que le dijo una directora con cargo, reconociendo que su falta de fidelidad podía haber sido un motivo para las que se fueron, creo que  no está teniendo en cuenta una práctica muy propia del opus dei, y que a esta altura debería ya conocer.

 

Es la siguiente: En el ejercicio de la dirección espiritual (y esto incluye cualquier conversación mantenida a solas con un director de jerarquia superior a uno, ya que en la obra gobernar es lo mismo que dirigir), los directores tienen via libre para aceptar todas las criticas que uno pueda hacer. No solo eso, pueden ellos mismos sumarse a las mismas, mientras no se mencione con nombre y apellido a nadie en particular.

 

Pero no hay que confundirse, es como un juego que ellos hacen en nuestro propio beneficio. Es para ayudarnos.  Nos permiten ese desahogo, y, muchas veces, con buena intención lo fomentan, si creen que es necesario.

 

Al fin y al cabo, que una directora se culpe a sí misma de la no perseverancia de los otros, puede resultar edificante. O no? Y sin embargo es una falsedad. ¿Qué tiene que ver la falta de fidelidad de uno con la no perseverancia del otro? A menos de que haya habido una negligencia culpable o se hayan empleado malas artes para malograr esa vocación. Alli si habría una responsabilidad directa, que exige no solo reconocimiento sino reparación. Pero, eso no nos lo van a decir, no? No te van a decir: - Morgana, le cague la vida a fulanita porque no la soportaba, y no paré hasta que logré que la echaran de la obra-. Eso no te lo van a decir, no.

 

La sinceridad no llega a tanto, pero el palabrerío sin sentido es eterno en la obra.

 

Pero el tema que tu planteabas a la directora "con cargo" de porque las vocaciones se van, es serio. Debe ser encarado con seriedad, con el fin de evitar futuros errores. La contestación que te dieron, Morgana, no solo es una estupidez, sino que soslaya completamente el problema. Es una respuesta como la que se da a los niños. No entiendo cómo es que tu no lo ves...

 

Antes de irme tuve varias conversaciones, muy sinceras y muy llanas con varios directores “muy altos”, en las que me sentí muy bien, muy comprendido. En algunos casos tuve la percepción de que veían las cosas del mismo modo que yo, y que por lo tanto, existía la posibilidad de un cambio en la obra.

 

Pero lo que ocurre invariablemente luego de una conversación de este tipo, es que el director vuelve a bajar la persiana  blindada que hay en su mente. La conversación queda atrás, su reconocimiento queda tambien atrás y es como si jamás hubiera existido.

 

El director se queda con la vaga sensación de haber realizado un acto bueno: escucharnos, comprendernos. Del contenido de la conversación: nada. Ninguna acción, ninguna corrección en el rumbo, ningún deseo de tomar la critica y mejorar aquello que está mal.

 

Cuando finalmente me fui, a la semana tuve una conversación con un sacerdote mayor. Lo pidió él y lo que quería era saber todo lo que yo veia de objetable en la obra, las razones más profundas de mi insatisfacción y mi decisión de irme. Charlamos un par de horas en total sintonía. Me dio la razón, yo diría que en todo, y eso me hizo mucho bien. Luego me ofreció mantener la dirección espiritual y estuve de acuerdo.

 

A la siguiente vez que lo vi, saqué el tema de nuestra conversación anterior. De modo cortante me dijo: -Quizás a partir de ahora esos problemas de los que hablamos son más míos que tuyos.- Con eso acabó el tema, y dejó bien establecido que la obra, y mis años de pertenencia a la misma, no era algo de lo que íbamos a conversar de ahí en adelante.

 

Esta actitud me dejó una fuerte sensación de desazón, que no alcancé a racionalizar, pero no volví a verlo.

 

Años más tarde, me pasó exactamente lo mismo con otro sacerdote, con el que hice contacto. Mucha comprensión, mucha sintonía, mucho reconocimiento, pero al terminar, mientras nos despediamos me dice: -de estas cosas, por supuesto, no hablas con nadie, no?-.  Nuevamente, tema terminado. De cambiar algo, ni hablar.

 

Morgana, querida, no me la agarro contigo porque te aprecio, y se ven tus buenas intenciones. Creo que tu decisión de seguir viviendo en la burbuja es lo mejor que puedes hacer, si quieres seguir en la obra. No mires a los lados, mantente en tu mundo.

 

De lo que no estoy seguro es que se pueda ser feliz cerrando los ojos a la verdad. Yo por lo menos, cuando dejé la obra me propuse eso: jamás volver a mentirme a mi mismo.  

 

 

Paz a todos.

 

Otaluto.




Publicado el Viernes, 30 noviembre 2007



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 070. Costumbres y Praxis


Noticia más leída sobre 070. Costumbres y Praxis:
El Opus Dei como revelación divina.- E.B.E.


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.150 Segundos