Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 64 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


Opuslibros: 070. Costumbres y Praxis

Buscar en este Tema:   
[ Ir al Home | Selecciona un nuevo Tema ]

 Tus escritos: Recuerdos del centro de estudios.- dlmO

070. Costumbres y Praxis
dlmO :

Hice el centro de estudios en cemO (centro de estudios de la delegación de Madrid Oeste) que, de puertas afuera, se llama Colegio Mayor Santillana aunque creo que, actualmente, no es un centro de estudios o, cuanto menos, es a la vez un “colegio mayor abierto”, es decir, como indiqué en mi artículo sobre el Moncloa, es un colegio mayor donde conviven numerarios con gente que “aún” no es de la Obra. Quizá se deba a la "crisis de vocaciones" que, personalmente, no creo que sea tal sino que, a Dios gracias, los jóvenes cristianos "pitables" se van dando cuenta de que, si Dios llama, no es por ahí, no es por ahí... Pueden consultar la web oficial del Santillana.

Por aquel entonces (finales de los años 90 del siglo pasado) no era “abierto” sino exclusivamente lo que se entiende como “centro de estudios” que, para los profanos entiendan, es un lugar y un tiempo que los numerarios dedican a una formación intensa cuando se incorporan a la Obra (se realizan las asignaturas de un trienio de filosofía pero, sobre todo, se aprende a vivir conforme a las normas y costumbres de la Obra, que deben quedar grabadas a fuego para el resto de su vida)...


Publicado el Viernes, 26 mayo 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Sobre la prokynesis. Declaración de Alvaro del Portillo.- Alma Llanera

070. Costumbres y Praxis
almallanera :

En el reciente escrito de Stoner sobre la práctica de la prokynesis, se refiere a la historia - cuyo origen cifra en la tradición oral, sin una fuente histórica clara-  de un Consiliario que -seguramente con mucho sentido común, pienso yo - filtraba algunas de las indicaciones que llegaban de Roma, y que al saberlo Escrivá le llevo a instruir al Defensor de la región para llevar a cabo esa prokynesis en presencia de toda la Comisión Regional.

Me parece importante destacar que ese suceso no está basado únicamente en la tradición oral, sino que está perfectamente documentado en la declaración como testigo de Álvaro del Portillo en el proceso de beatificación de Escrivá. Se encuentra en las páginas 209-212 del volumen II de la Positio, en las que Portillo se refiere a las defecciones en la Obra, y en concreto al caso de Antonio Pérez Hernández (después Antonio Perez-Tenessa), que fue Consiliario de España.

En la imagen de abajo he marcado el párrafo en que Portillo relata como Escrivá dio instrucciones al Defensor, Francisco Planell, para realizar la prokynesis, tal como relata Stoner. (La traducción es mía):



 

Una vez, en el enésimo intento de remediar este estado de cosas, nuestro Fundador llamó al Defensor de la Comisión Regional de España, Francisco Planell, y le dijo: "Esto no funciona, continuáis sin darle la importancia necesaria a las disposiciones que os enviamos desde Roma. Por ello, harás lo que te voy a decir: En cuanto os llegue de Roma un aviso o una indicación mía concreta, tomarás ese papel y durante la reunión de la Comisión te arrodillarás, te lo colocarás sobre la cabeza con las manos, y dirás: Esto viene de nuestro Fundador, por tanto viene de Dios, y lo pondremos en práctica con toda nuestra alma". Francisco siguió al pie de la letra el consejo y todos los presentes, en su ya probado buen espíritu, reaccionaron de modo ejemplar. Pero, una vez más, se tropezaron con la oposición del Consiliario, a través de quien debían pasar, necesariamente, todas las decisiones del Consejo General: lamentablemente don Antonio había perdido completamente el espiritu sobrenatural.

Es muy interesante leer en este enlace las cuatro páginas completas de esa parte de la declaración de Portillo para mejor evaluar el contexto en que el propio Fundador instituye la práctica de la prokynesis en el Opus Dei. (Está en italiano, quizás algún participante de Opuslibros pueda ayudar con la traducción).

Verdaderamente el texto es antológico de lo que en el Opus Dei llaman "espíritu sobrenatural" = se me hace caso a todo lo que digo, en todos sus detalles mínimos, porque yo soy la revelación de Dios para vosotros. Si no, no tenéis mi espíritu. Exacto: "su" espíritu, pero no el de Dios, porque en tantas de sus disposiciones desplaza al Espíritu Santo y se pone él. Es justamente la metodología de todo fenómeno sectario.

Saludos,

Alma Llanera


Publicado el Miércoles, 24 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: El trato con la administración.- dlmO

070. Costumbres y Praxis
dlmO :

Al hilo del escrito de Shukem (Tú a lo mejor me quitabas el hipo…), referente a las relaciones entre numerarios y numerarias, me ha venido a la cabeza, una anécdota que me sucedió viviendo en el Colegio Mayor Moncloa –centro al que me destinaron al salir del centro de estudios- y que, para los profanos, era y es un colegio mayor “abierto”, es decir, un centro donde residen universitarios que no son de la obra junto a miembros de la misma. O, en otras palabras, es un “semillero de vocaciones” donde la labor de los numerarios estaba fundamentalmente focalizada en hacer proselitismo (creo que ahora esa palabra aconsejan no usarla) entre los residentes.

Por aquél entonces yo no era parte del consejo local pero, cierto día al acudir al comedor para la cena, el cura me dijo que, como no estaban presente ninguno de los directores, tenía yo “que hacer cabeza”. En la práctica, eso se traducía en tener que sentarme en la mesa destinada al director y situada en el centro del comedor, hacer sonar la campanilla al comienzo y al final de la cena, que era la señal para bendecir la mesa e indicar que la cena comenzaba y, al final, dar gracias a Dios. Además, debía transmitir a la administración cualquier cosa que fuera necesaria pues en estos Colegios, lo mismo que en los centros sólo de numerarios, ningún residente podía hablar directamente con la administración sino que, para cualquier cosa que necesitara, debía dirigirse al director o a quien “hiciera cabeza” en su nombre, quien a su vez, se la transmitía a la administración.

El comedor era, por tanto, el único sitio donde un numerario podía hablar directamente con una numeraria (fuera del comedor se utilizaba un telefonillo de comunicación interna situado en el despacho del director). Por supuesto, no hablo de los sacerdotes numerarios quienes, hablarían con las numerarias en confesión o como quiera que lo hicieran –lo desconozco-. Era por tanto, excepcional, que un numerario y una numeraria se intercambiaran palabras pero, “para aparentar cierta normalidad” en el comedor se hacía así. Claro está que los mensajes debían ser escuetos, claros y directos como, por ejemplo, “en la mesa del fondo hace falta agua” o “llegarán tarde dos personas y habría que dejarlas cena en el antecomedor”. No se usaban las fórmulas de cortesía de “gracias” o “por favor”. Hoy día, me parecerían “de mala educación” pues a nadie se le trata así. Entonces parecía normal y estábamos acostumbrados a verlo, a diario, en el centro de estudios y casas de retiros.

Volviendo a mi anécdota, y ya iniciada la cena, uno de los residentes me pidió que le dijera a la administración que otros dos chicos llegarían tarde y que necesitarían que se les dejara cena para ellos por lo que, casi al finalizar, toqué la campanilla. Al momento, se acercó una de las mujeres que atendían el comedor. Debo decir que, en estos casos, todas las miradas del comedor se volvían a la escena y es que, se conoce, entre los residentes había chanzas sobre las estupideces de los numerarios en el trato –o no trato- con la administración. Y más, en particular, en la mesa de dirección en la que ese día, aparte del cura y de mí estaban sentados otros tres chicos “que no eran de casa” (no eran miembros de la Obra) y un “supernumerario joven” (de esto, quizá, hablaré otro día, pero había varios supernumerarios a los que se admitía en la residencia con la esperanza de que se pasaran a numerarios…). Perdón si me voy del tema.

Se acercó la numeraria en cuestión y, siendo yo consciente de las miradas del resto de residentes, y saltándome adrede las normas del Vademécum que regula las relaciones entre numerarios y numerarias le dije textualmente y mirándola a los ojos “buenas noches; harían falta, por favor, dos cenas para más tarde; gracias”. La numeraria asintió y se retiró. En la mesa se instaló un incómodo silencio, pues el cura no habló nada el resto de la cena, que ya estaba a punto de terminar. Al día siguiente, el supernumerario pidió verme a solas para hacerme una corrección fraterna que el cura, con la venia del director, le pidió que me hiciera (al parecer, los curas no hacen correcciones fraternas directamente o, al menos, yo nunca les vi hacer). El supernumerario, que estaba bastante cortado y consciente de lo absurdo del momento, me dijo que sólo me transmitía lo que le habían pedido que hiciera: recordarme que a la administración no se la debía mirar a los ojos y que los “porfavores” y “gracias” no son necesarios porque se alarga y enreda las comunicaciones. O algo por el estilo. Los residentes tenían razón: éramos estúpidos. Muy estúpidos.

dlmO


Publicado el Miércoles, 24 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Prokynesis democratizada.- Stoner

070. Costumbres y Praxis
Stoner :

Prokynesis democratizada

 

Esta palabrita griega la aprendí en el escrito de Gervasio “El dolo en el Opus Dei” de 12 de julio de 2010. Recomiendo su lectura. Ahora les cuento una anécdota, la comparo con el texto de Gervasio, y finalmente realizo algunas reflexiones.

Repasando unos apuntes viejos, me encuentro con la siguiente anotación, del año 2000, de una clase con don Fernando V. Fue en Roma, en el soggiorno degli archi. “No son palabras textuales”, pero casi…


Publicado el Lunes, 22 mayo 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: La ausencia de ocio que vivíamos las numerarias.- Shukem

070. Costumbres y Praxis
shukem :

“A propósito de Henry”, quiero decir, a propósito del cine y, de paso, de la “guarda de la vista” y la ausencia de ocio que vivíamos las numerarias, os cuento un par de anécdotas: una que recuerdo con diversión y otra que todavía me produce tristeza (“Sonrisas y lágrimas”).

 

Comencemos por el cine. En mis tiempos, gracias a Dios, veíamos en los centros varias películas al mes. La actual “recomendación/prohibición” de ver una al mes la encuentro realmente heroica. Me centro en la anécdota: En un determinado curso anual proyectaron la película “Los intocables de Elliot Ness”, protagonizada por Kevin Costner –para mí un actor hasta entonces desconocido…- Al principio de la película, aparece él de espaldas y el director sorprende al espectador (si es espectadora, ya no digamos) con un “golpe de efecto”: Kevin se gira hacia la cámara y ésta nos ofrece un primer plano sublime. Yo no pude reprimir mi sorpresa y el vuelco que me dio el corazón: “Pero ¿¿qué es esto?? Madre mía, qué visión, qué maravilla de criatura humana, qué hermosura!!!!” Lejos de mirar hacia otro lado, levantarme en el acto y marcharme, disfruté durante hora y media de los ojos, el pelo, el rostro de mi nuevo ídolo cinematográfico. No recuerdo con certeza quién estaba sentada a mi lado, pero debía de ser alguna numeraria divertida, natural y con sentido común, porque le di la tabarra durante toooda la película, de eso sí que me acuerdo. Gracias a Dios, no hubo ninguna corrección fraterna al respecto. He de decir que la visión de un físico varonil tan estupendo jamás me supuso tentación alguna (claro está que no lo tenía ante mí en carne y hueso); antes bien, me ayudaba a dar gracias a Dios por la grandeza de sus obras... Perdonad, porque relato una anécdota personal, pero pienso que se podía ser numerari@ y persona normal, natural, sin comportamientos absurdos y monjiles.

 

Voy con la otra anécdota, que ya no versa sobre el cine sino sobre la música y la falta de asueto con que vivíamos l@s numerari@s. En unos de los centros donde estuve, no existía ningún equipo de música. No sé a cuento de qué, pero el caso es que debí de comentárselo a mi familia –que sabía cuánto me gustaba la música-. A los pocos días la directora me llamó a su despacho; había llegado un paquete para mí (¡qué alegría!) Por supuesto, ella ya lo había abierto (decepción), aunque tuvo “el detalle” de volver a cerrarlo –sin disimulo alguno-. Cuál fue mi sorpresa al descubrir que dentro había un fantástico equipo de música con el que mi madre había querido sorprenderme. Puesto que era un centro de gente joven, nos alegramos muchísimo. Desgraciadamente, lo utilizábamos únicamente para oír música los sábados por la mañana, mientras limpiábamos (algo es algo); la casa tenía varias plantas, con un coqueto patio en el centro; allí colocábamos el equipo, que se escuchaba desde casi todos los rincones. Pues recuerdo que un sábado, al terminar el desayuno, antes de la limpieza, la numeraria que estaba a mi lado le preguntó a la subdirectora (la directora no estaba) si podíamos escuchar música mientras limpiábamos (ojo, la pregunta no era si podíamos tumbarnos “a la bartola” mientras escuchábamos música, sino mientras nos pegábamos la paliza de limpiar una casa con no sé cuantísimas habitaciones, salitas y cuartos de baño). La subdirectora, muy arisca, contestó con un “¡No!” rotundo. Yo me quedé helada y a la numeraria que lo había preguntado se le llenaron los ojos de lágrimas. Lo sentí tanto que le dije algo con ánimo de consolarla (en realidad, la consideraba mi amiga, además de “hermana” y estuve tentada de decirle: “no llores, que la pobre subdirectora es… “-mejor me callo-). Y es que la negativa de la “dictadora” en cuestión me pareció totalmente absurda, ridícula, injusta; sinceramente, un auténtico abuso de autoridad. Vamos a ver, ¿es que la vida de numeraria (y numeraria auxiliar, dicho sea de paso) no es de por sí bastante dura, con renuncias de todo tipo, madrugones tooooodos los días del año, Normas y más Normas, trabajo profesional, encargos, medios de formación, apostolado y un largo etcétera? ¿Es que ni siquiera se puede escuchar música mientras se limpia, ¡¡¡una vez a la semana!!!? Pero si es que no se puede ni dar un paseo sin preguntar a la directora, y si preguntas, te dice que para qué quieres pasear (¡para desfogarme, por Dios!)… En fin, que lo recuerdo como un auténtico tostón, la verdad.

 

Como alguien decía el otro día, antes de pitar nadie nos advirtió que ya no podríamos ir al cine, al teatro, a un concierto; yo añado, nadie nos dijo que tendríamos que pedir permiso para poder ¡escuchar música en nuestra propia casa…! En fin, con ese ahogamiento (y muchas más cosas), al final ocurre lo que ocurre, que una no puede más y explota.

 

Un abrazo a tod@s.

 

Shukem


Publicado el Lunes, 22 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Tú a lo mejor me quitabas el hipo…- Shukem

070. Costumbres y Praxis
Shukem :

Hola a todos:

 

Hace unos meses que leo esta web con auténtica fruición, pero por un motivo o por otro, nunca me había decidido a escribir. Hoy, sin embargo, tras leer el último escrito de Stoner sobre los numerarios que no miran a las mujeres a los ojos, me he animado a hacerlo.

 

Stoner, te hablo como mujer y como exnumeraria que lo fue durante diez años. Precisamente por eso, yo no tuve trato alguno con numerarios, pero es obvio que conocí a bastantes sacerdotes numerarios. Pues bien, puedo decirte que a quienes recuerdo con más afecto fueron precisamente aquellos (dos, no más) que se dignaban mirarnos a los ojos con naturalidad y afecto. A ninguna mujer, sea numeraria o no, le gusta que se dirijan a ella sin mirarle a la cara. Cuando yo era numeraria, y ante todo mujer, agradecía que el sacerdote me mirara a los ojos, que me sonriera con naturalidad, que me viera como una mujer (siempre dentro del más fraternal afecto, por supuesto).

 

Recuerdo que uno de estos sacerdotes era un auténtico poeta; tanto era así que incluso lo comentábamos entre nosotras. Coincidí con él en varios cursos anuales de numerarias y predicaba unas meditaciones maravillosas acerca del Amor, era muy sobrenatural y a la vez muy humano. Pero, sobre todo, se agradecía que cuando nos impartía alguna asignatura de teología, lo hacía mirándonos a cada a una, -no al suelo, a la ventana o la pared-, y recuerdo que, incluso al darnos la Comunión, ¡nos miraba a la cara! Al fin y al cabo, la cara es el reflejo del alma, ¿no es cierto?

 

El otro sacerdote cuyo cariño no olvido era el de mi Centro de Estudios. Éramos alrededor de cien chicas jóvenes, llenas de vitalidad e ilusión. Al ser tantas, la verdad es que el trato era bastante impersonal y una llegaba a considerarse “una más” entre la multitud. Las directoras eran muy exigentes, de trato poco cercano y alguna incluso desagradable y arisca. Sin embargo, recuerdo que el trato con el sacerdote era distinto, personal, lleno de afecto: te lo cruzabas por un pasillo y te miraba a los ojos con una sonrisa; impartía una charla sobre el espíritu de la Obra y te miraba a los ojos; te confesabas con él y te trataba con cercanía y sentido del humor; en resumen: te sabías querida. Antes de finalizar el centro de estudios, a otra alumna y a mí nos propusieron trasladarnos a otra Región y ambas aceptamos encantadas (tal vez otro día escriba sobre ello…). Antes de irnos, la última vez que me confesé con él -con bastante pena, la verdad- él se despidió con palabras de afecto, de auténtico cariño fraternal y sentido del humor: “Bueno, ya tendremos noticias vuestras a través de Noticias (en efecto, mi nueva Región parecía que tenía una sección permanente en la revista interna). Ya os iré viendo en las fotos: a ti con tal vestido y a Fulanita (la otra numeraria) con su jersey de Snoopy”. Se notaba que se fijaba en esos pequeños detalles de cada una, que nos miraba y apreciaba.

 

Como contraste, Stoner, siento verdadera lástima al recordar el trato despectivo que nos dispensaba a las numerarias un cierto sacerdote de la región a la que me trasladé. No nos miraba jamás a los ojos. Por lo menos, así de contundente lo recuerdo: jamás. Era algo antinatural, desagradable en grado sumo; no sabías si hablaba contigo o con una pared... La persona que representaba al Padre en la Región, aquel que más cariño fraternal debería demostrarnos, no nos trataba con el cariño que “precisábamos”. (Digo esto, además, porque la labor en esa Región era harto difícil, era como vivir la vocación en la clandestinidad). Volviendo al tema: vivía en ese país una numeraria con un carisma extraordinario, en todos los sentidos. Una mujer de diez. Yo creo que todas la admirábamos por una u otra razón. Un buen día, como no podía ser de otra manera…, la susodicha dejó la Obra. Al poco tiempo de ocurrir, el sacerdote en cuestión nos impartió el retiro mensual a las numerarias de la ciudad. Estábamos allí todas. En la meditación, aunque no recuerdo las palabras textuales, nos dijo de manera muy despectiva que las numerarias éramos unas bobas, tontas y simples, que perdíamos la cabeza “por el primer hombre que se dignaba decirnos algo bonito”. Me quedé estupefacta, me sentí profundamente herida, como mujer y como numeraria. Resultaba evidente que lo decía a colación del caso de la numeraria que había salido de la Obra (la mujer “de diez”, os recuerdo). Yo no salía de mi asombro y pensé: “¿Dios mío, qué sabrá él (el sacerdote con el más alto cargo de la Región)…? Si no nos mira a la cara, si no sabe ni de qué color tenemos los ojos… Pensará que somos todas unos cocos, que intelectualmente no valemos un pimiento y que no hay hombre que se interese por nosotras”. ¿¿¿El primer hombre, ha dicho?? Si yo le contara, Don X, (y por mucho informe interno que leyera sobre mí, él no podía saber lo siguiente porque no me parecía correcto contarlo en la charla a la directora o al sacerdote) la cantidad de veces que me han dicho algo bonito, que me han pedido el número de teléfono, que he tenido que rechazar una invitación al cine, a que me acompañaran a casa o incluso una proposición descaradamente indecente de un hombre “hecho y derecho”. Bastantes veces, muchas más de las que imagina. Yo siempre había dicho “no”, aunque me había sentido halagada y hasta atraída por quienes me lo habían dicho. Yo he relatado mi experiencia, pero el resto de mis “hermanas” eran, seguro, mejores y más dignas que yo. Viví en varias ciudades y varios países, así que conocí a bastantes numerarias: unas eran muy inteligentes, otras excelentes profesionales (con trabajos que cualquier ejecutivo envidiaría), muchas tenían una educación y modales exquisitos, algunas verdaderamente bonitas, etc. Precisamente, recuerdo haber ido por la calle con la directora de mi centro, una mujer despampanante, y haber sido testigo de los piropos que le dedicaban; y sé de otra numeraria joven a la que una supernumeraria le dijo: “Fulanita, qué lástima, con lo guapa que eres, ¡podrías tener el marido que quisieras!” El colmo fue cuando, al llegar a otro país, me llamó soberanamente la atención una señora con una clase y una belleza extraordinarias, parecía una actriz de Hollywood. “Qué supernumeraria tan guapa”, exclamé. “Nooooo, no es supernumeraria. Es Fulanita, de la Asesoría Regional”. Anonada me quedé.

 

En fin, Stoner, que me he ido por las ramas, me pierdo en los recuerdos. Insisto, que tú mires a una mujer a la cara debería resultar algo natural; basta con no mantener tu mirada en su mirada. Lo contrario, mirar al suelo, al infinito, a la blusa (muy gracioso y lógico lo que comentas del escote) nos resulta raro y desagradable. Al fin y al cabo, si tienes tu corazón lleno de Amor a Dios y ves una mujer guapa, ¿no sientes necesidad de dar gracias por la belleza que Él ha sabido crear? Al menos yo, cuando veo un hombre de esos que quitan el hipo, eso es lo que hago: alabar a Dios.

 

Si no te importa, te envío un par de besos, Stoner. O un saludo, si lo prefieres. Yo estoy felizmente casada y tengo unos cuantos retoños, pero si te viera, te miraría a la cara seguro; espero que tú también. En mi escote no te ibas a fijar ni borracho, pero tú a lo mejor me quitabas el hipo… ;)

 

Shukem


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Confiança: pilar básico em qualquer relacionamento.- Nempedronempaulo

070. Costumbres y Praxis
Nempedronempaulo :

Si su pareja le espía el móvil, rompa con ella

O artigo Si su pareja le espía el móvil, rompa con ella não é novidade: foi publicado em outubro/2016, em El Pais. Não fala especificamente sobre a opus dei, mas sobre relacionamentos. Sem embargo, penso que sua leitura é interessante para os afetados pela opus dei. Boa parte dos membros ou ex-membros que participam de Opuslibros possivelmente foram testemunhas ou protagonistas de histórias de invasão de privacidade por parte dos diretores, mediante controle do correio físico ou eletrônico, redes sociais ou aparelhos móveis dos numerários.

A mesma consideração, penso, aplica-se também ao relacionamento "od x numerario".

Um pequeno aperitivo: cuando el espionaje se produce es porque "faltan los pilares de una relación sana y equilibrada".

Nempedronempaulo


Publicado el Viernes, 19 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Lo fundacional y el resto todo se puede cambiar.- Solitudine

070. Costumbres y Praxis
solitudine :

Hola a todos. Después de leer a Alter Alterius llego a la siguiente conclusión. ¿Qué es lo fundacional? La santificación del trabajo en medio del mundo. ¿Algo más? Creo que no. O sea que todo lo demás se puede cambiar. Otra cosa es que no se quiera. Pero todo se puede cambiar desde lo más circunstancial hasta lo que parezca muy trascendental.

Se puede cambiar lo circunstancial, (latín, oratorios con altar cara al pueblo, las sotanas, el plan de vida y costumbres (con libertad personal), la estructura de la dirección espiritual, la virtud de la NO pobreza, la organización de las administraciones, los medios de formación (todos) y porque no tengo ganas de seguir. Pero que alguien me diga ¿Qué es lo fundacional si resulta que cuando han querido han cambiado lo que les ha parecido?

Si se quiere se puede. El caso es que no quieren. Yo conseguí cambiar el consejo local de un curso anual, conseguí cambiar el sacerdote, todo en una semana ante mi decisión de no ir si no cambiaban estas personas. Y el vocal de san Miguel me decía que era imposible cambiar todo eso. Pues resulta que fue posible. Es verdad que hablé con el vicario y removí Roma con Santiago. Es mentira que no se pueda cambiar. Se puede siempre. La cuestión es querer.

La Obra ahora mismo es un peso muerto. Yo sí acepto que Dios ha decidido acabar con “el don de las vocaciones”. Y ahora se ponen parches pero no se afrontan de cara los problemas porque nunca lo han hecho.

Y sí que creo que el prelado actual junto con su consejo pueden emprender los cambios. Pero hay miedo. Miedo a los mayores que recibirían los cambios como traición al fundador. Miedo a que el espíritu se desvirtúe. El Vaticano recibiría con alegría el soltar amarras y cortar con lo que se dice que es espíritu cuando es abuso.

¿Cuál es el carisma fundacional del opus dei?

El resto pura paja.

Un saludo Solitudine

PD.- ¿Es cierto que ya se están recogiendo testimonios para una hipotética beatificación de Javier Echevarría?


Publicado el Miércoles, 17 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Cambios en la Obra.- Alter Alterius

070. Costumbres y Praxis
Alter Alterius :

Cambios en la Obra

Alter Alterius, 15/05/2017

 

Soy numerario y no suelo escribir aquí aunque leo todo lo que se publica. Por razones que no voy a detallar aquí no he pensado en irme de la Obra. Hoy haré una excepción y voy a escribir algo.

Como bien sabe Stoner (al que creo que no conozco) un cambio en la Obra no es posible. Se pueden cambiar detalles pero no cosas importantes, y lo que verdaderamente hay que cambiar son cosas importantes: besar o no el anillo del prelado tiene interés, pero es insignificante si tenemos en cuenta las grandes carencias que afectan a la Obra.

D. Javier no cambió nada. Fue el prelado que no supo darse cuenta de que se estaba quedando sin gente y que los mejores se le iban...


Publicado el Lunes, 15 mayo 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: La dirección espiritual.- U2

070. Costumbres y Praxis
U2 :

Como bien dice Orange en su último escrito, y muchas otras personas anteriormente, lo que se suele dar en la Obra no es tal dirección espiritual. Para ejercitar esa labor, lo primero hace falta tener ese don de Dios. Además, ser una persona entendida en la comprensión de las almas y en la teología espiritual y tener verdaderos conocimientos pastorales. A todo esto, hay que unirle la experiencia: es imposible que una persona, por mucho interés que tuviese, pueda ayudar a otra si no ha pasado por las diferentes etapas que se experimentan en la vida espiritual.

Santa Teresa de Jesús se quejaba de los malos confesores (y, directores espirituales en su caso) que la habían aconsejado mal y hecho sufrir tanto. Cuando encontró al que Dios le había destinado para ayudarla, fue feliz. Es muy difícil que alguien sea “director espiritual” de una persona a la que no conoce y empieza a “dirigir” de repente, sin ningún tipo de afinidad e incluso si le cae rematadamente mal, como hay muchos casos; de una persona con la que se habla un par de veces (por ejemplo, en una convivencia); es difícil que un chaval de 23 años dirija a alguien de 40, que, aunque solo sea por edad, siempre tendrá algo más de experiencia en la vida exterior y en la interior.

Me acuerdo de dos supernumerarias muy mayores que hablaban conmigo. Eran dos santas de altar, con unos graves problemas familiares que llevaban con un amor a Dios impresionante, ejemplares, humildes, cariñosas. ¿Qué les podía decir yo a ellas, que eran como mis abuelas y que me daban sopas con honda en todo? Pues eso, frases estereotipadas, rezar por ellas, tomar ejemplo y ver cómo Dios hacía santas a aquellas hermanas mías. Por cierto, aquellas dos buenas señoras sí se interesaban de verdad por mi vida personal, si tenía o no buena cara, cómo andaba mi familia-que estaba en la otra punta del país. Una le dio dinero a la directora para que me comprasen unas botas, pues un día le comenté que siempre tenía los pies fríos con los zapatos…. Ellas sí me querían de verdad. En el cielo estarán ya.

Cuando estaba en el centro de Estudios, me dijeron que tenía que hacer la charla con una Numeraria de 18 años. Yo tenía 17. Había que echarle muuuucho valor para ir a contarle con visión sobrenatural las cosas interiores a alguien con quien lo más normal sería ir a una discoteca, a una excursión al monte o a broncearse a la playa. ¿Qué dirección me podía ofrecer aquella buena chica?

Relacionado con uno de los temas que había que abordar en la charla, el de la oración, me gustaría añadir lo siguiente: Por favor, si alguien puede aportar datos y no le importa contar su experiencia, que me resuelva esta duda. ¿Qué se puede responder a la pregunta “Dime qué has visto en la oración esta semana y cómo lo has concretado”? Lo digo porque yo solía decir que nada. ¿Qué se puede decir sobre 7 horas de oración semanales? ¿Y si no se ha “visto algo” y solo se ha estado amorosamente junto a Jesús Sacramentado? ¿Hacen los esposos propósitos para amar más a su cónyuge? ¿Son capaces de verbalizar lo que sienten o eso pertenece a su intimidad?

Agradezco la respuesta y para acabar, recomiendo este artículo donde se explica muy bien cómo debe ser un buen director espiritual. 

Novaliolapena: ya me imaginaba que el Padre no haría otra cosa más que leer cartas todo el día si era verdad que las leía, pero verlo escrito una y otra vez, da rabia por el candor inocente con el que las escribí de pequeña. La última, la mandé por un servicio urgente de paquetería y vaya si llegó a quien tenía que llegar, pienso que no me dieron demasiado la lata. Cuando veo las furgonetas de reparto de la empresa, aún me da la risa. Saludos

U2


Publicado el Miércoles, 10 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Calidad de la dirección espiritual: pésima.- Orange

070. Costumbres y Praxis
Orange :

Mucho se ha publicado en esta página sobre las serias deficiencias y faltas de respeto a la intimidad personal, que presenta la praxis de la dirección espiritual en el Opus Dei, a través de muy serios y documentados artículos, repletos de contundentes argumentos llenos de sentido común, que todos conocemos y que son vox populi dentro de la Obra y de la Iglesia.

El anterior Prelado se vio obligado en 2011 a escribir aquella taimada y vergonzosa carta donde decía que en el Opus Dei se hacía lo que en realidad no se hacía y que no se hacía lo que en realidad se hacía. Fue una carta falaz, mentirosa, publicada por Echevarría para intentar paliar, sin conseguirlo, el desprestigio que a la cúpula del Opus Dei le estaba causando en este tema la publicación de la verdad por medio de Opuslibros.

Esa carta ha sido ampliamente criticada por mucha personas, incluyendo miembros numerarios del Opus Dei que han escrito aquí recientemente (Stoner, 1-5-2017) y al fin y al cabo no ha servido de nada pues en la práctica aun no han solucionado el quid de la cuestión: separar nítidamente en la práctica la labor de gobierno de la de dirección espiritual. Y no hay voluntad real de hacerlo. Por eso creo que la famosa carta estuvo dirigida a la alta jerarquía eclesiástica, de la que Echevarría temió que pudiera intervenir en el asunto.

¿Llevará a la práctica el cambio necesario el nuevo Prelado Ocariz?..... En mi opinión no creo que se atreva. Más bien intentará usar sus influencias sobre el Papa, incluidas las de sus peones argentinos, para seguir capeando el temporal. Aparte de que está en parte aherrojado por la cúpula del Opus Dei que no quiere cambios de ninguna clase.

Aparte de los archiconocidos defectos clásicos, denunciados en tantas ocasiones, hoy quiero llamar la atención sobre otro aspecto: la mala calidad a la hora de ejercer el don de consejo y la falta de acierto y finura espiritual que los encargados de recibir las charlas tienen. Ellos se limitan a aplicar el cuadernillo consabido a todos por igual, sin tener en cuenta la personalidad, la psicología, los sentimientos, las circunstancias y las características peculiares del alma que dirigen. No lo hacen porque no las ESCUCHAN ni tienen en cuenta sus peculiaridades como PERSONAS. No consideran cada caso como único. Lo toman como un número más de una cadena de piezas de deben salir todas iguales. No se molestan en discernir lo que más conviene a esa alma en cada momento o época de su vida.

Dan consejos atreviéndose a arrogarse nada menos la facultad de que es la Voluntad del mismo Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, (así lo dice el "espíritu" de la Obra y te lo tragas sin anestesia), el que se manifiesta por sus bocas, recomendando a veces minucias absurdas que darían risa si el tema no tuviera la gravedad que tiene. Ponen a sus dirigidos a luchar en ciertos temas pensando más en obligarlos a practicar las normas y costumbres de la Obra que en las verdaderas necesidades espirituales personales. No hacen un diagnóstico personal y profundo de esa alma particular. Es como si un médico se dedicara a recetar paracetamol para curar a todos sus pacientes, sin hacer previamente un diagnóstico certero de cada uno. A modo de ejemplo estrambótico podríamos decir que son capaces de decirle a un alma que luche en la tragedia de la mantequilla cuando aún no ha aprendido a perdonar las ofensas y se quedan tan frescos pensando que han transmitido la Voluntad de Dios a esa alma. Es de locos.

En mi caso particular, doy testimonio de que durante los 15 años que estuve en el Opus Dei, ninguno de los 15 o 20 directores espirituales que tuve ni ninguno de los 20 o 25 sacerdotes numerarios, salvo uno de ellos, con los que hablé y me confesé, acertaron a hacerme consciente de cuales eran mis defectos principales ni cuáles eran las virtudes en las que mi alma tenía más necesidad de crecer. Y fueron cientos de horas de conversaciones. Todos los consejos y órdenes que recibí fueron siempre estandarizados. Es como, siguiendo el símil del médico, si llega un paciente con un infarto y el médico se dedicara durante 15 años a ir quitándole pequeñas manchitas de la piel, porque las instrucciones dicen que la piel no debe tener manchitas.

Es decir, que la dirección espiritual en el Opus Dei es "profesionalmente" de bajo nivel, chapucera, realizada en muchas ocasiones con precipitación, con un gran componente sectario, superficial y a veces, negligente. Creo todo esto no es ninguna broma y que estas personas tendrán que dar cuentas estrechas a Dios sobre el particular.

Por cierto que, una vez fuera de la Obra, mi "infarto" espiritual , es decir, lo que yo profunda y prioritariamente necesitaba, me lo hizo ver un simple cura diocesano, de parroquia, de esos que no tienen doctorados en Filosofía, en Teología ni en Derecho Canónico y se pasa las mañanas en un Hospital y las tardes lidiando con niños y mamás en las catequesis y con los jóvenes de los grupos parroquiales, atendiendo a varios pueblos. Vamos, de los que el Opus Dei, en su arrogancia, considera curas de segunda categoría .Simplemente tras hablar con él largo y tendido en varias ocasiones. Como el diagnóstico estuvo bien hecho, el tratamiento dio buenos resultados. Y seguro que éste no escribe informes de conciencia para nadie sino que guarda mis confidencias en su corazón.

Orange.


Publicado el Lunes, 08 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Algunos pequeños cambios.- Stoner

070. Costumbres y Praxis
Stoner :

(Esta contribución la escribí hace un par de semanas y estuve pensando si enviarla o no. Por este motivo puede haber algún pequeño anacronismo).

Les cuento algunos pequeños cambios de las últimas semanas. Son divertidos y mínimamente sintomáticos. Ningún cambio del otro mundo. Pero cada pequeña modificación en la Obra cuesta un riñón. Si todo está esculpido, es difícil cambiar. Los cambios son sobre el modo de saludar al Padre, sobre el uso de chaqueta y corbata en el UNIV en Roma y sobre las calificaciones en las asignaturas internas.

 

Primer cambio...


Publicado el Viernes, 05 mayo 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: ¡Cómo me vas a entender si no has trabajado nunca!.- Mulan

070. Costumbres y Praxis
mulan :

Stoner pareces un tipo majo, aupa! y mucho animo maripaz con esta nueva etapa! a quemar la agenda negra esa que por lo que cuentas es de lo poquito que te queda tanto material como espiritual de allí dentro, puag!! Y gracias a Novaliolapena por el esfuerzo y el tiempo dedicado a contarnos los entresijos de Villa Tevere, vaya tela.

Al respecto y al hilo de lo que dice Junio, obviamente aunque ahora se hayan cortado con el tema de los informes escritos sobre aspectos íntimos de conciencia de las personas, no tengáis duda de que no ha cambiado nada en el fondo. Si ahora no se informa por escrito, se informará de palabra, pero las violaciones sobre las conciencias se seguirán produciendo, y se seguirá comentando sobre las personas del centro y de las pitables en los CL, y se seguirán haciendo estrategias sobre las almas, como si de una multinacional se tratase (las listas, jajaja).

Yo sostengo que no ha cambiado nada mientras sigan teniendo esa burocracia rígida y obsesionada por el control de sus miembros, y esto lo uno con el siguiente tema que quería comentar: la cantidad de gente destinada a trabajar en esa burocracia: la mayor parte de los numerarios de la obra actualmente se dedican a trabajos internos: en delegaciones, en la asesoría, en administraciones, en coles..... Esto no parece propio de una institución laica, y genera personas inmaduras en ciertos aspectos de su personalidad porque en el fondo nunca han trabajado.

Yo me fui hace dos años, ese año nos fuimos bastantes n de la delegación, casualmente todas con trabajos fuera: médico, periodista, explotada en una gran empresa, abogado..... porque es la gente que sobra en la obra. A mí me jorobaron muchísimo en mi ultimo trabajo, me exigían que conciliara... y yo pensaba, ¡cómo me vas a entender si nos has dado un palo al agua en tu vida!

Abrazo a todos!
Mulan


Publicado el Viernes, 05 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Visita al cuarto del padre.- Tornalila

070. Costumbres y Praxis
tornalila :

Leer lo que escribe Novaliolapena sobre Villa Tevere me removió los recuerdos y quiero compartir uno.

Viví 5 años en Cavabianca. Al final de los mismos regresé a mi región de saco y corbata. Una especie de regalo de despedida para los que regresamos a las regiones sin ordenarnos fue pasearnos por las zonas de la Villa Vecchia que nunca pisas, incluido el dormitorio del “padre”. Esto, como bien ha explicado Novaliolapenano, se hizo para hacernos sentir íntimos, de los más cercanos.

Pues bien, al entrar a la habitación del prelado, me di cuenta de que en el buró junto a su cama tenía libros —cuatro o cinco— y miré atentamente los títulos. Incluso busqué con la vista señales que revelaran si los libros eran adorno o si estaba ante las lecturas del “padre”. A varios de los libros se le veía el separador y no estaban excesivamente ordenados y tenían huellas de uso. En ese momento concluí que eran libros efectivamente leídos por el “padre”, aunque obviamente no había forma de comprobarlo. Al terminar la visita apunté los títulos de los libros para que no los fuera a olvidar.

No recuerdo los títulos concretos y la verdad no pienso perder un segundo buscando mi agenda de aquel entonces, pero sí recuerdo que no eran “lectura espiritual”, ni grandes clásicos, ni teología, ni nada científico. Eran lecturas profanas de temáticas variadas, no solo de literatura. Mi conclusión fue que el “padre” estaba al pendiente de lo que le interesaba a la gente común por allá en el verano del 2001. Me lo imaginé tumbado en su cama, sin alzacuellos y en mangas de camisa, leyendo uno de esos libros.

En la siguiente tertulia de mi grupo de Cavabianca el subdirector me pidió que cuente de mi visita VIP a la Villa Vecchia. Yo pasé rápidamente por la parte de los oratorios y las otras estancias y me detuve de mi hallazgo sobre las lecturas particulares del “padre”. Preví, con acierto, que esto sería de gran interés para todos porque les estaba compartiendo algo sobre él que nadie sabía y que lo presenta como alguien concreto, con gustos e intereses específicos en un momento determinado. Les leí de mi agenda la lista completa de los cuatro o cinco títulos, les conté el detalle de los separadores, de la ubicación de los libros y del orden imperfecto. El interés fue tan grande que pensé que ya tenía que contar en mi región cuando me preguntaran algo del “padre”.

En mis tiempos de “adscrito”, cuando alguien metía la pata como un campeón, decíamos que “generó una nota”, o sea, un nuevo criterio escrito por la Delegación, la Comisión o el Consejo. Por la “corrección fraterna” que me hicieron esa misma tarde, supongo que “generé una nota”. Me hablaron de falta de discreción, de exceso de confianza, de falta de prudencia; me dijeron que me comporté como si fuera un periodista y no un hijo, etc.

Sobra decir que en los libros del “padre” no había nada vergonzoso ni extremo que pusiera en duda las virtudes de tan santo varón. Vamos, siendo explícito: sobre el buró del “padre” no había literatura erótica, ni nada que se parezca a una biografía de las Kardashian. En ese caso no habría dicho nada en la tertulia.

Lo que hice fue muy mal visto porque generé información no controlada sobre el prelado, aunque sea totalmente inocua. Todo lo que se debe saber del “padre” debe ser edificante y hasta “santo”, para que luego se le pueda canonizar. Las cartas que escriben desde Roma los numerarios encargados ex profeso para ello tienen guion y a los directores cuidan puntualmente que no te salgas de él. Que se escriba algo así como: “Ah, y el padre está leyendo el último libro de Tom Clancy” está totalmente descartado.

Si de verdad generé una nota y provoqué que no lleven a más numerarios a los aposentos del prelado solo les digo a los afectados que de verdad no se pierden de nada.

Tornalila


Publicado el Miércoles, 03 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Uno tenía que realizar esa parodia con buena cara.- Entregado

070. Costumbres y Praxis
Entregado :

Si no es el amor de Dios no sirve de nada y lo único que queda es el esfuerzo de cada uno por salir adelante. En el opus se co-medían en el éxito (eres el que más gente ha traído al centro), pero sin saber ni tener ni idea de qué frutos se iban a conseguir con sus prácticas (supuestamente reveladas por su dios a monseñor) en las que lo único importante era no hablar mal de la institución (mal espíritu) y seguir a rajatabla sus preceptos absurdos (mantequilla, mortificar la comida, mortificar la carne, ducha fría, disciplinas, cilicio, y todo ello con una “supuesta alegría” de poder sufrir algo por Dios. Ni el tato podía sufrir por ti lo que allí se prescribía, por no decir esa falsa adoración de la “mediadora de todas las gracias”, que lo único que hacía era esclavizar al personal con rosarios interminablemente secos y jaculatorias eternamente compulsivas…

Y lo peor era que uno tenía que realizar esa parodia con buena cara como si estuviera haciendo algo bueno en medio de la sequedad y el hastío. Para qué hablar de los cantos en latín que nadie entendía, y las canciones de la gente que habían compuesto “on-the-go” para crear un supuesto buen ambiente en medio de toda la debacle… El sopor que allí se respiraba era insoportable, las mil quinientas horas en la sala de estudio en las que agonizaba entre blasfemias de mi adolescente, angustia y nervios por ellas, para encima no acabar sacando ni la más mediana nota… Lo cual no es de extrañar, ya que mi encerramiento y mi “ímpetu apostólico” sólo me llevaba a la quiebra (el ímpetu apostólico era una forma compulsiva de salir de mi angustia en aras de la supuesta obediencia).

Todavía recuerdo una confesión en la que el sacerdote me decía “¿y nada más?” con cara inquisitiva y reprochadora, como si no bastara con levantarse a las seis de la mañana para oír sus sermones sobre yo qué sé qué virtud que faltaba -y así alimentar un poco más los escrúpulos-, irse después a la universidad a “predicar” desde la misma aridez que uno tenía sobre un dios al que desconocía (dada su ausencia general y su silencio constante) y no hacer otra cosa que obedecer como una máquina tras haberse dado la duchita fría de las narices, que yo qué sé qué ayuda a “mantener la lucha lejos de la carne”, según predican… A lo mejor si te das una ducha caliente acabas teniendo problemas sexuales, está claro, no sé cómo no había pensado en ello, qué lógico, de cajón… No sé cómo no me había dado cuenta de que los efectos relajantes de una ducha caliente no hacen sino potenciar la libido… Vamos, que ni Freud en sus peores fantasías había llegado tan lejos…

Pero eso sí, aquí tenemos la doctrina correcta (ser santos, por supuesto), el sistema perfecto para que al menos al llegar a la muerte tú te vayas directo al cielo. Garantizado, “marca opus”, en el cielo tendrás una etiqueta con la marca opus de forma que todos te verán como el gran asceta que has sido, el gran cosechador de virtudes humanas (que tú has ido midiendo paso a paso, como hitos espirituales en los que supuestamente Dios te ha ayudado), porque te has tomado en serio lo de ser perfecto (pero solo humanamente) y se te ha olvidado que lo perfecto para Dios está en el corazón y no en tus obras externas (farisaicas).

La desorientación teológica se hace aún más palpable cuando se ve que prelado tras prelado lo único que se hace es repetir las mismas ideas: fiel al Papa, confesión semanal y proselitismo…”hijos míos, tenemos que mantener el nivel de exigencia” (ni por asomo aparece la idea de que sea Dios quien pida cosas en base a lo que te toca cada día en tu trabajo, con tus amigos, con la ayuda del discernimiento… o en base a un amor sentido o en base a un corazón sanado). No, lo que Dios pide es lo que el prelado pide, y lo que el prelado pide es lo que monseñor pide, y lo que monseñor pide es siempre, siempre, siempre, lo mismo… Que te machaques como él se machacó y así vayas al cielito lindo directamente -y si esto pasa a tus 23 años fruto de una depresión de caballo en la que simplemente has acabado con tu vida y te has ahogado, no importa. Lo importante es tu “fidelidad”- (a quién es la fidelidad en realidad no importa tanto, tú se fiel a la institución –identificable plenamente con el Reino de los cielos-) y verás cómo acabas bien (bien enterrado en vida, bien reprimido, bien falto de conexión contigo mismo… bien jodido).

Nada, si en el fondo todo lo que pasa “en casa” queda entre nosotros, con lo cual, para qué vas a preocuparte de otra cosa que no sea obedecer como un borrego sin tener en cuenta tus gustos, aficiones y deseos (tus sueños!!), que en el fondo siempre pueden dejarse de lado por un bien mayor ascético? Lucha chaval, lucha, que en el fondo eres poco generoso (eso salta a la vista), no hay más que ver las mil y una virtudes que te faltan para llegar a “la meta”. Anda, confiésate de que no luchas lo suficiente, que es la única respuesta que aquí te vamos a dar a tus preocupaciones y dudas… Joer, qué fácil!! Ser santo es lo más fácil del mundo!! Sólo tienes que machacarte!! Si es que vamos, con esa receta única no hay por qué hacer nada más!! Ni preguntarse por qué hay que hacer las cosas!! Si ya tienes la respuesta, que leches! A tirar millas!! Machácate y verás qué lejos llegas en la vida!!

Que se queden con su parodia, pero que no llamen a mi puerta; que se queden con su reino de los cielos infernal y sus “suaves en la forma pero duros en el contenido”, para decirte que has gastado demasiada agua en tu duchita o que has cometido un grave error al tirar a la papelera un rollo de papel higiénico terminado… Que se queden con su culpabilizar a la gente constantemente y su pasar por encima (arrollar) a todos en nombre de su dios. “Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55,9)

Entregado


Publicado el Lunes, 01 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Perplejidades.- Jiménez

070. Costumbres y Praxis
jimenez :

Al hilo de la lectura de textos “antiguos” de Opuslibros, han acudido a mi memoria algunos episodios sueltos de mi estancia en la Obra que, si en el momento en que sucedieron me llamaron la atención, ahora, después de décadas me producen cierta perplejidad.

Por ejemplo aquel día que en la tertulia (primera mitad de los 80) y sin que mediara nada concreto que provocara tal comentario, lo que significa que desde arriba estaba “indicado” que se dijera en ese momento, el director nos informó de que en el Opus Dei los agregados nunca quedarían solos en la vejez. Lo que ocurría, aclaró, es que como en ese momento (años 80) era cuando los primeros agregados empezaban a llegar a la tercera edad, la Obra estaba “probando” las diferentes posibilidades (pisos comunes...) para asistirlos de la mejor manera. La frase, obviamente, no es literal, pero sí la idea de lo que pretendía transmitir. Lo sorprendente del caso es que el director se dirigía a jóvenes que no llegaban en la mayoría de los casos a los 20 años de edad (de los que no quedó nadie en la Obra, dicho sea de paso) y que, imagino, no albergaban en ese momento la menor inquietud por lo que sucedería en su vejez.

 Ese mismo director, en el mismo centro pero en otra tertulia, instó a que si alguno de los presentes sentía una vocación al sacerdocio que lo informara a la superioridad. Puede ser una percepción equivocada, pero la amabilidad con que adornó esta petición la tomé entonces como una sana receptividad del Opus Dei hacia las preferencias sacerdotales de los agregados. Corría entonces el final de la primera mitad de los 80 y los primeros agregados habían sido muy recientemente ordenados.

Años después, ya fuera de la Obra, he dado bastante vueltas a estas palabras del director, pues había un chaval agregado que fue invitado –pocos años antes de estas palabras del director- a dejar la Obra precisamente porque desde el inicio manifestó su inclinación por el sacerdocio. No sé qué pensar: dudo entre la genuina voluntad de la obra por facilitar el camino clerical de aquellos que así lo sintieran y una maniobra por “detectar” a aquellos con preferencias sacerdotales para quitárselos de encima. Ya comenté en un escrito de hace años sobre cómo me enteré de que la Obra iba a pasar de Instituto Secular a Prelatura Personal: por un Telediario de Televisión Española en un mes de agosto.

Con el tiempo, y ya fuera de la obra, examinando este episodio, me he indignado al comprobar que la “confianza” de la institución en sus miembros es pura filfa. Que llegue a las redacciones de los medios de comunicación el nombre de la figura jurídica que el Opus Dei ha perseguido antes que a sus propios miembros que estuvimos “rezando”, “cilicioándonos” y “disciplinándonos” por la “intención especial” durante años (sin saber exactamente de qué iba exactamente la cosa, fiando nuestra oración a lo dicho por la superioridad) dice mucho de la fluidez de la información que va hacia las bases y de la consideración merecen a los dirigentes los socios de a pie.

Saludos para todos. Jiménez


Publicado el Lunes, 01 mayo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: ¿Quién decide la salida de un miembro?.- Andrómeda

070. Costumbres y Praxis
andrómeda :

Queridos amigos,

Quisiera expresar la alegría que me ha dado la vuelta de NACHOF. No nos conocemos ni hemos coincidido nunca pero te he tenido presente en mis oraciones por la gravedad de lo que le ha pasado. A muchos no os conozco pero os quiero.

Por otro lado, sigo con interés las publicaciones de "Novaliolapena" pero no consigo entender qué se hace en un trabajo interno. Nunca tuve ningún cargo. 

¿Qué tipo de decisiones son las que tienen que tomar y escribir en esos sobres clasificados por colores? ¿Qué decisiones son las que toma exclusivamente el Prelado? 

¡Cómo me gustaría ver una reunión de esas! Comprobar toda la maquinaria sectaria en vivo y en directo...

¿Quién decide la salida de un miembro? ¿Quién tiene la última palabra? Si la decisión es colectiva... ¿se realizan votaciones como en los monasterios?

Cuando estaba dentro me fiaba tanto... que no me preguntaba nunca estas cosas.

A mí me quitaron cosas de mi maleta. Dejé el equipaje allí y salí solo con el bolso. ¿Quién decide sacar cosas de las maletas? Me gustaría saber si eso es una especie de protocolo para las que nos vamos sin pedir la dispensa. También quiero ponerle cara a la que decidió hacerme eso porque tiene títulos de cursos que hice... Supieron bien qué retirar... Si hubiera sido un bolso me hubiera dado igual.

Gracias y un beso a todos

Andrómeda


Publicado el Viernes, 28 abril 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Los numerarios visto desde fuera según mi experiencia.- Salypimienta

070. Costumbres y Praxis
Salypimienta :

Después de volver a leer el escrito de Astrid (03-04-17), me he puesto a pensar si es que los numerarios se dan cuenta de cómo son vistos desde fuera. No quiero hablar de numerarios y numerarias (está claro que son completamente diferentes), esta vez quiero hablar únicamente de los numerarios. ¿Cómo ven las personas de fuera a los numerarios? Quizá una persona que no sepa nada sobre el Opus Dei, considere a un numerario -si es que todavía existe alguno que más o menos salga a darse sus vueltas por el mundo real- como un señor raro, más bien rarísimo.

Yo fui supernumeraria, así que puedo decir que los veía desde fuera. No muy fuera porque yo estaba medio dentro (ya sabemos que los supernumerarios son medio algo en la Obra, no se sabe bien qué, pero medio algo), pero tampoco muy dentro porque ya se sabe que las dos secciones son independientes, ¡y vaya que lo son!. El trato que puede tener una supernumeraria con un numerario es poco, pero bastante más del que puede tener cualquier mujer que no sea de la propia familia del numerario en cuestión. Me dejaré ya de rodeos para ir al grano.

Los numerarios son seres un poco raros a quienes cualquiera que tenga el ojo un poco entrenado, reconoce casi de inmediato. No son tan distinguibles como los chicos "Hare Krishna" porque van con traje y corbata pero casi casi. Esa es la verdad. En las Misas del 26 de junio en la Basílica de Guadalupe, que es la única vez del año y el único sitio en que se juntan las dos secciones, sabías de inmediato quienes eran numerarios porque iban de dos en dos (o más) pero nunca solos, siempre perfectamente arreglados con traje y corbata y paraguas (en México, junio es un mes de lluvias) y siempre antes de la Misa rezaban el rosario, a veces hincados y otras veces al más puro estilo peripatético, pero se los notabas a leguas.

Los numerarios con quienes yo tuve relación trabajaban en el colegio de mis hijos, así que el trato era más o menos frecuente. Uno de sus rasgos característicos es la falta de naturalidad que tienen cuando han que interactuar con cualquier mujer. Son exageradamente formales y ceremoniosos, nunca te miran a los ojos directamente y abusan del lenguaje mojigato tan tradicional en la Obra: lo encomendaré... hay que llevarlo a la oración... etc.(¿Por qué nunca a nadie se le ha ocurrido escribir un diccionario de lenguaje opusino?, sería provechoso para quienes tienen que tratar con la opus-gente y nosotros nos reiríamos con ganas de recordar tanta afectación en el hablar). Siempre van muy correctamente vestidos como he mencionado más arriba, todo en ellos es perfecto por aquello de que nada en ellos desdiga del cargo y de la posición que ocupan y de verdad que no se les mueve un pelo. Su trato con los hombres que no son de casa es siempre alegre y amistoso con el fin de pescar vocaciones a como dé lugar. No recuerdo de quién lo leí aquí pero decía algo así como: “que pite lo que pite no importa, mientras sirva dejémosle pitar”. En cambio, con las mujeres de su entorno el trato es tan estirado y antinatural que resulta ridículo.

He de reconocer, que con algunos numerarios, después del trato continuo de muchos años, pude tener una relación más natural de mamá-maestro del hijo en el que incluso nos llegamos a tutear y a saludar de beso!!!, pero fueron casos muy excepcionales. La regla era hablarnos como si uno viviera en marte y la otra en venus. Es curioso notar que muchos de los numerarios siempre se dirigen a las mujeres como si se tratara de seres inferiores. Algunos usan ademanes y palabras para hacerse entender como si la mujer sólo hablara en arameo y él tuviese que explicarse en castellano. Lo malo es que tanto recato por parte de los numerarios puede resultar completamente contraproducente.

Recuerdo el caso de uno de los directores del colegio, muy poco agraciado por cierto -podría ser la versión humana del Golum del Señor de los Anillos-, que despertaba pasiones arrebatadoras entre varias de las mamás de ahí. Una me dijo un día, en tono de confidencia, que varias veces había soñado que seducía al numerario encima del escritorio de su despacho. Y yo me escandalicé como nadie nada más de pensar al buen hombre con una mujer desnuda sobre el escritorio lleno de estampitas. Es lo malo de lo prohibido, siempre resulta ser el fruto más apetecible. 

Salypimienta.

Astrid: Paciencia y amor son las cosas que hacen a un matrimonio feliz y duradero, y seguro que en tu matrimonio hay mucho de las dos, seguro que seguirán siendo cada día más felices. Novaliolapena y Junio: Por favor sigan contándonos, no me pierdo una sola de sus publicaciones. La vida en Villa Tévere es más rocambolesca que una película de Visconti ¡¡¡Cuenten más!!!


Publicado el Miércoles, 26 abril 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: ¿El padre viaja sin el vicario general?.- Novaliolapena

070. Costumbres y Praxis
no_valio_la_pena :

He visto las fotos del reciente viaje del prelado a Irlanda y me ha sorprendido no encontrar al vicario general, Mariano Fazio. Tal vez fue y no aparece, pero por las fotos de la llegada al aeropuerto parece que no fue.

Tanto en las tertulias como en el aeropuerto, el padre aparece acompañado por dos jóvenes sacerdotes valencianos:

1. Jorge Gisbert. Trabajó muchos años en secretaría general, sentado detrás de la mesa de tapete de billar que os comenté.
2. Vicente de Castro. Trabajó ayudando a Alberto Garbín en secretaría particular, la oficina que comenté justo después de secretaría general y que lleva el día a día de la agenda del padre, sus asuntos personales, cartas y demás.

Imagino, porque no lo sé, que uno de ellos es el nuevo custode en sustitución de José Andrés Carvajal (el que sustituyó a Joaquín Alonso). Yo diría que Jorge Gisbert. Pero no fue a visitar al Papa cuando el prelado fue en su primera visita. O, al menos, no apareció en las fotos (como sí aparecieron en su día D. Joaquín Alonso o José Andrés Carvajal).

Tengo curiosidad por saber si simplemente Mariano Fazio estuvo enfermo y no viajó o bien el nuevo prelado prefiere ir con otras personas para que el vicario general se quede en Roma haciendo cabeza. Si alguien lo sabe, agradecería que lo comentara.

Tanto Jorge como Vicente, que yo recuerde, no tiene un nivel especialmente brillante de inglés, así que no creo que ese sea el motivo de invitarles. Aunque claro, han pasado ya unos años y todo es posible.

Por otra parte, parece que el prelado se esté apoyando, al menos de cara a la galería, en caras más jóvenes, también en el consejo general, con el enacargado de los numerarios y el de apostolado con gente joven ambos de unos 40 años. El recientemente nombrado vicario regional de México también ronda los 40. Y el vicario regional de Irlanda, que fue nombrado hace no mucho tiempo, también.

Otro tema que ha cambiado es el de las cartas del prelado que ya no son mensuales y tampoco en el primer día del mes.

En fin, si alguien tiene más datos, agradeciera que los compartiera.

Novaliolapena


Publicado el Lunes, 24 abril 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 El Padre disfruta de unos servicios propios de un Rey.- Orange

070. Costumbres y Praxis
Orange :

Con motivo de las informaciones y detalles que Junio nos está contando en sus últimos envíos sobre el servicio doméstico que se ofrece al Padre y las de Novaliolapena, referente a los automóviles, viajes en bussines, y otras prebendas materiales y los referentes al estilo del gobierno maquiavélico y carente de caridad que practican, haciendo siempre prevalecer la institución y aplastar a las personas, me viene a la mente aquello del Evangelio de "El Hijo del Hombre no ha venido a ser servido sino a servir......"( Mt 20,28 ). Causa sonrojo conocer a estas alturas los servicios que se montaron y de los que disfrutaron el fundador y los demás Prelados que son propios de ricos sibaritas.

A mí me produce escándalo como cristiano conocer estos comportamientos de estas personas dada la altísima responsabilidad espiritual que pesa sobre ellos y que se pasan la vida pontificado sobre lo bien que viven la pobreza. En la Iglesia ha habido y hay muchos ejemplos de austeridad heroica en los que podrían fijarse. En caso de duda, el Evangelio está claro: "Y Jesús le dijo: Las zorras tienen madrigueras y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza." (Mt 8,20)

Es el típico y flagrante ejemplo del "Haz lo que digo pero no hagas lo que hago", siempre rebosante de hipocresía y desfachatez. Ruego a todo el que conozca más detalles de esta u otra naturaleza parecida que los publique porque ponen en evidencia algo más profundo que la simple anécdota: la tremenda hipocresía connatural al Opus Dei.

Orange


Publicado el Lunes, 24 abril 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Cartas María del Carmen Tapia / Javier Echevarría.- Ioannes

070. Costumbres y Praxis
Ioannes :

Estimados:

 

Leyendo el intercambio de cartas entre los difuntos María del Carmen Tapia y Javier Echevarría, creo importante puntualizar algunas cuestiones.

 

En efecto, resulta esencial abstraer del texto aquello que se quiere mostrar como un simple intercambio –confidencial e íntimo- de cartas, de lo que siempre la Obra ha sido: un montaje de engaños y de imagen “hacia afuera”.

 

Ahora lo hace simulando un intercambio epistolar entre ancianos supuestamente amigos; pero la Obra vuelve a ser lo que siempre fue, una cuidadosa muestra de “imagen institucional” donde nada de lo que hizo mal –y muy mal- se desmiente o corrige, sino que se mantienen inflexible para que “todo cierre por todos lados”, aunque sea mentira.

 

Porque, menos la verdad, “todo tiene que cerrar”. Un rasgo de perversidad es el momento elegido para esta estrategia de “cartas íntimas” diseñada por la Obra, un momento cercano a la muerte de María del Carmen y del propio Prelado que, en este episodio, ha hecho un papel inmoral y tristísimo de inventor de calumnias sexuales insinuadas y fabricador de realidades inexistentes.

 

Basta destacar lo siguiente...


Publicado el Miércoles, 19 abril 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: La tortura de la desconfianza.- Manzano

070. Costumbres y Praxis
Manzano :

Quisiera resaltar las oportunas consideraciones de una periodista que escribe sobre la confianza de las personas. Me ha estremecido al leerla, porque desvela de una forma muy sencilla y certera lo que justamente no vivimos en el Opus Dei. Allí, en el fondo, era todo desconfianza. Resurge aquella sensación de control al que estábamos sometidos y al sutil control que debíamos nosotros ejercer sobre los demás para reportar puntualmente a nuestros directores. Formaba parte de nuestro deber, devoción y sospechosa vocación a esta institución.

No me imagino mis relaciones personales sin una generosa dosis de confianza y la idea contraria, la de vivir en permanente desconfianza, me parece una tortura indeseable. En este sentido, reconozco mi incapacidad para entender ese demonio furioso que nace de las propias inseguridades y siempre es letal para una buena relación. Es decir, todas las formas de complicarse la vida para no conjugar un verbo sencillo, el único que tiene sentido en una relación: el verbo confiar.

Puede que no, puede que no sea un verbo sencillo, porque implica dos supuestos que no son nada fáciles: creer en la institución y creer en uno mismo.

Puede, por tanto, que sea más fácil vivir en una desconfianza permanente, controlando movimientos, espiando cartas y móviles, acechando en las esquinas de la duda escrutando las conciencias. Pero ¿eso es vida? Y, más aún, ¿impide algo? Porque hablemos en plata, si la institución quiere ser infiel contigo, encontrará la manera de zafarse de las trampas interpuestas, y el sufrido propio padecerá dos derrotas: la lógica de la infidelidad y la evidente de la inutilidad para impedirla.

La desconfianza no tiene ningún sentido, porque la fidelidad y su pariente, la lealtad, no se basan en el control sino justamente en la ausencia de control. Es decir, una y otra, sumadas, son un oxímoron. Al contrario, las relaciones que no temen a la otra parte, ni se obsesionan por las llamadas que no escuchan, por los mensajes que no leen o por las confidencias que no oyen, no sólo demuestran autoestima notable sino que viven mucho más felices.

Al final se trata de vivir las relaciones con madurez y libertad, y ambos supuestos conducen a la confianza.

Fue imposible practicarlo en esa institución denominada Opus Dei y por eso le dimos puerta.

Manzano


Publicado el Lunes, 10 abril 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: ¿Qué hacen en la comisión regional?.- AlexanderSupertramp

070. Costumbres y Praxis
AlexanderSupertramp :

Hola a todos.

Agradezco los últimos escritos de nuestro querido novaliolapena. Me recordaron una serie de artículos de Crónica sobre Villa Tevere que, mes a mes, describían las diversas estancias de la casa central, acompañadas de coloridas fotos y dibujos. En más de algún retiro mensual deben haberse leído durante el almuerzo. Esta vendría siendo algo así como la versión no oficial de esa misma serie de artículos.

Todo esto me abrió el apetito para indagar un poco más acerca de algunos asuntos de los que uno poco se enteraba. Pese a que pasé unos 15 años de mi vida como numerario (contando desde que era un imberbe aspirante), puedo decir que siempre fui un numerario “de a pie”, en el sentido de que nunca ocupé cargo de gobierno alguno. Creo que lo más cercano a eso fue ser secretario de un curso anual de agregados. Nunca supe exactamente por qué, pero me atrevo a decir que, felizmente, no tenía el perfil para el cargo. Por lo demás, nunca lo ambicioné tampoco.

Con respecto a la comisión regional, siempre fue un gran misterio para mí. Una que otra vez tuve que hacer de portero ahí, y una vez me pidieron el encargo de que echara unos cuantos kilos de papeles en la máquina trituradora que teníamos en el centro de estudios… Naturalmente ese encargo había que realizarlo de a dos, de modo que la presión del “buen espíritu” se impusiera sobre la curiosidad, así que no pude husmear mucho (y seguro que mi compañero también se moría de ganas de saber qué estábamos triturando).

En fin, estos últimos escritos a los que hacía referencia hicieron reflotar en mí esa curiosidad juvenil: ¿Qué diantres hacen todo el día estos individuos que se visten de chaqueta y corbata para trabajar en su propia casa y a los que no hay que molestar porque “tienen mucho trabajo”? Mi conocimiento del asunto me permite acceder sólo a que:

- Consiliario: coordina todo el trabajo de la comisión regional y tiene la última palabra (si el asunto no va a Roma)
- Vocal de san Miguel: se encarga de los asuntos relativos a los numerarios y agregados
- Vocal de san Gabriel: ídem que lo anterior, pero con los supernumerarios y cooperadores
- Vocal de san Rafael: se encarga de la labor con los jóvenes, potenciales numerarios fundamentalmente
- Administrador: el tema de los dineros y puesta en marcha de fundaciones y proyectos
- Defensor: Vela por el cumplimiento del espíritu de la obra
- Delegado del padre: supongo que será como la mano derecha del consiliario
- Director espiritual: creo recordar que se encargaba de los planes de estudio en los cursos anuales, no sé qué tiene que ver eso con la dirección espiritual
- Vicario secretario regional: mismo que el consiliario, pero se encarga de las mujeres

Y no recuerdo si había algún otro cargo, además de los oficiales que ayudan a cada uno de estos directores.

Bueno, aprovechando que muchos de los colaboradores de esta página sí ocuparon cargos de ese tipo, mi pregunta es justamente: ¿en qué se les va el día? La descripción que alcanzo a hacer de cada uno es demasiado genérica como para hacerse una idea. O sea, ¿qué es ver los asuntos de los numerarios y agregados, en el caso del vocal de sm, por ejemplo? Por lo mismo, agradecería si alguien me ayuda a salir de mi curiosidad. Y por supuesto, mayor es mi curiosidad con respecto al trabajo que se hace en Villa Tevere (VT), con todo ese ejército de gente del que habla novaliolapena.
Bueno, eso. Y gracias a quienes sacan adelante esta página.

Alexander


Publicado el Viernes, 07 abril 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Libros silenciados: Reflexiones sobre el caso de María del Carmen Tapia.- Heraldo

070. Costumbres y Praxis
Heraldo :

Reflexiones sobre el caso de María del Carmen Tapia

Heraldo, 5/04/2017

 

 

 

Ramón se plantea si es el Opus o son las personas. Yo le pregunté hace unos días a un numerario con quién mantengo trato, qué era lo que pensaban los otros numerarios de su centro acerca de los errores de la Obra. Me contestó precisamente que logran perseverar pensando que los errores son de las personas, no de la obra-institución, la cual es divina y por tanto perfecta. No le pregunté qué es lo que piensa él porque eso ya lo sé. Él piensa que los errores son de la institución, aunque también se mantiene perseverando, entre otras razones, para no darles gusto a los directores, quienes desearían quitárselo de encima como quien se quita a un molesto moscardón.

 

Yo pienso justamente al revés que esos numerarios. Casi todo lo malo que ocurre en la Obra tiene como raíz cierta perversión fundacional de la institución, y si es verdad que en la Obra pasan muchas cosas buenas es porque hay en la Obra personas muy buenas, que ponen con autenticidad su corazón en el servicio a los demás...


Publicado el Miércoles, 05 abril 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Es el Opus o son las personas.- Ramón

070. Costumbres y Praxis
ramon :

Hola a todos,

 

Como ha vuelto a salir a la luz los malos tratos (incluso constitutivos de delito, como nos recuerda Gervasio) a que fue sometida Carmen Tapia, de nuevo salen a la luz los que sufrieron otros. Hay gente que niega la mayor: "el Opus es bueno, son algunas personas que no han entendido, aceitera, aceitera, aceitera", como diría el añorado Satur.

 

Vamos a ver: como decía Iñaki Gabilondo (para los no españoles: un famoso comentarista político) comentando los escándalos de corrupción que salpican a diario al partido del gobierno "¿Cuándo se puede decir que un hecho es esporádico, y cuando podemos decir que es un mal innato a la organización?"

 

Cuando los hechos son aislados, podemos decir que son las personas. Pero luego resulta que no, que se suman los testimonios de ese tipo de prácticas. No sólo las más terribles, como lo que sufrió Carmen Tapia, sino el ninguneo, el empastillamiento, el acoso, el abandono... hasta llevar a las personas al suicidio. No son casos aislados. No son casos de un momento de la historia. Se repiten en toda la organización, a lo largo de toda su historia. Por tanto, algo hay. Pero no es sólo eso: lo que narra Carmen Tapia no lo hizo un mindundi de la escala de tropa, sino el propio Fundador con sus adláteres más cercanos. Ojo, que las cosas se repiten y pasan hasta en la cúpula de la organización.

 

Es evidente que las personas hacen las cosas y asumen la responsabilidad personal. Pero se entiende que cuando lo hacen como parte de un colectivo, es el propio colectivo quien asume esas acciones, para bien y para mal:

 

- Llegó el cuerpo de bomberos y salvaron la situación: todos sabemos que hubo bomberos individuales que apagaron el fuego.

 

- El hospital salvó la vida de mi padre: es evidente que la cura la realizaron médicos, enfermeras y demás.

 

- Petain fue llamado "el héroe de Verdún"... y no tocó un fusil, fueron los soldados.

 

- El ejército entró en la ciudad y saqueó y violó: es evidente que el ejército lo componen personas, entre ellas criminales.

 

- La empresa XX dejó todo hecho un asco: se explica solo.

 

El asunto no es baladí, sobre todo cuando una organización se niega a enmendar lo que hacen sus miembros y a enmendarse internamente, como pasa en el Opus. El desprestigio alcanza a todos sus miembros: recientemente, se ha sabido que el Ayuntamiento de Madrid alquiló un garaje en suelo de los jesuitas en condiciones ruinosas para las arcas públicas. Y encima, la cláusula de rescisión es leonina. Vamos, que algo hay. Evidentemente, el contrato lo firmó el religioso padre Menganito. Pero son los jesuitas quienes se llevan la pasta y ahora mismo la mala fama de ladrones y usureros, cuando se les llena la boca con la ética y la justicia. El asunto no sería tan feo si hubieran accedido a las peticiones justas del Ayuntamiento. Pero no lo quieren hacer: de nuevo la dirección de esa orden religiosa deja a los pies de los caballos a sus miembros.

 

Con todo esto quiero decir que ya está bien de escudarse detrás de uno de los árboles del bosque. Igual lo que sucede es que la organización nació mal de entrada, y no hay árbol malo que de fruto bueno. Como mucho, dará sombra, porque Dios no hace nada malo del todo y en el Opus Dei entra mucha gente buena. Por favor, dejen ese argumento de la individualidad, y dejen de engañarse.

 

Que Dios os guarde

 

Ramón


Publicado el Lunes, 03 abril 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Nadie puede hacer nada.- Dudas

070. Costumbres y Praxis
Dudas :

Buenos días.

Hace tiempo que no escribo, pero llevo ya demasiado tiempo dando vueltas a una idea y me gustaría compartirla con vosotros. Además en este caso concreto, le pido a Dios que haya gente de dentro, a ser posible directores, que lean este mensaje y hagan algo.

Me parece que uno de los grandes problemas del Opus Dei como Institución es que se escuda en el anonimato y en la jerarquía y al final nadie es responsable de nada.

Mucha gente ante mi experiencia (más de 15 años dentro), me ha jurado y perjurado que si me han tratado mal, si han obrado con nula visión sobrenatural, con falta de delicadeza, con injusticia, de forma incoherente o irracional... no ha sido "el Opus Dei", que es algo bueno, santo, inmaculado, divino. Si no que ha sido "culpa" de menganita o de fulanito. Que ellos son los que han obrado mal.

La primera palabra que viene a mi mente es clara: MENTIRA. Es cierto que cada uno somos dueños y responsables de nuestros propios actos. Pero en Derecho existe la “culpa in eligendo o in vigilando”, por la que se puede ser responsable de las actuaciones de personas que están bajo mi tutela (por ejemplo si he subcontratado una obra yo respondo en parte por la actuación del subcontratista); y la figura del cómplice en derecho penal.

Por esos motivos considero que siempre que una persona del Opus Dei sabe que alguien ha obrado mal debe actuar en consecuencia. Y no me refiero ahora simplemente a que consulte una corrección fraterna, sino a que intente que cambien las cosas de la Institución que le han permitido actuar así.

En esa línea de pensamiento, que la propia idea de que preguntar, plantearse dudas, pensar en conciencia cómo se debe actuar, se considere como una tentación y algo digno de materia de confesión es, en sí mismo, una bandera roja, una señal de alarma que debería encenderse de manera automática. ¿Cómo es posible que sea una tentación pensar? ¿Cómo se puede seguir afirmando que “el que obedece nunca se equivoca” cuando existen tantos y tantos ejemplos históricos de barbaridades cometidas por “obedecer”?

Yo creo en la libertad personal, en la necesidad de obrar en conciencia, de pensar, de razonar. Por ese motivo cuando empecé a tener dudas serias sobre la coherencia de algunos aspectos del Opus Dei las puse por escrito. Fueron varios folios de preguntas. Con todas ellas fui a la Delegación, con muy buena intención, pensando que se podía cambiar algo. Con el paso del tiempo me di cuenta (por los comentarios que me hicieron) que nadie: ni el sacerdote, ni la de mi charla, ni la directora del centro, ni la de la delegación: nadie, había leído dichos folios. Me quedé pasmada.

Posteriormente lo he entendido: no se trata de que el Opus Dei cambie o mejore, sino de que la gente se muera allí tal cual es. ¿Acaso no está esculpido en piedra? Pues eso. Y por si fuera poco don Álvaro ya maldijo a todo aquél que cambiara una coma. Pues eso. Pero a la vez recuerdo que el infierno está lleno de bocas cerradas y, sinceramente, no me apetece nada eso de chamuscarme por los siglos de los siglos, jajaja.

Hace poco quedé con una de las pocas personas que sigue siendo de la Obra  teniendo un poco de alma y corazón. Al salir el tema de mi salida me dijo, supongo que para tranquilizarme, que la persona que durante mi última charla fraterna me había tratado fatal e incluso había insinuado que yo podía tener un problema psicológico ya no estaba en un consejo local. Le dije con toda sinceridad que me da igual. Ahora tengo muy claro que el Opus Dei se sostiene en una teoría muy endeble, motivo por el cual no se puede cambiar ni una coma, porque se desplomaría. Si alguien dice la verdad puede contar matices, pero si miente y no quiere que le pillen debe decir siempre exactamente lo mismo. Y por eso creo que nunca evolucionará. Da igual que casi no pite gente, que busquen vocaciones en las guarderías, que la gente envejezca triste y deprimida, que despiten y se vayan muchas de las vocaciones traídas a lazo de gente joven e inexperta. Supongo que ya no cuela eso del rejalgar y de las lágrimas como puños cuando somos cada vez los que nos hemos ido, y hemos conocido un mundo nuevo, real, con amistad, con amor, con alegría y con dolor. Una vida plena, pero plena de verdad, no plena con orejeras y dando vueltas siempre al mismo surco.

Decía que llevo tiempo dando vueltas a esto. Lo que me ha llevado a escribir es el convencimiento de la impunidad. Hablando con una supernumeraria amiga mía me decía que este año no había podido felicitar a ninguna de sus amigas numerarias por san José, porque ninguna seguía siendo del Opus Dei. Da mucho que pensar. Pero aún me dejó más pensativa lo siguiente: cuando le dije que transmitiera sus pensamientos e inquietudes a una persona que está en el Gobierno Regional me dijo: para qué, si no puede hacer nada.

Y considero que es precisamente ahí donde se cierra el círculo del Opus Dei: nadie puede hacer nada. Nadie es responsable de nada. Puedes hablar en la charla, con la directora, con la delegación, con la asesoría, escribir a Roma… pero nadie puede hacer nunca nada.

Esa es, desde mi punto de vista, la maldición del Opus Dei. De vez en cuando hay gente buena, con ideas, con ganas de ser y hacer de verdad, pero habrá alguien que les pare los pies, o alguien que les diga que eso no depende de mí, ni de ti. Que los buenos no hagan nada. Y que el Opus Dei finalmente muera por inanición. A día de hoy el Opus Dei tiene poder, dinero, personas que dan órdenes y gente que acata esas órdenes,… pero no se puede vivir sin cabeza y sin corazón.

Dudas


Publicado el Miércoles, 29 marzo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Las espinacas me han dado que pensar.- Fueraborda

070. Costumbres y Praxis
fueraborda :

El camarero me ha servido la suculenta ensalada de queso de cabra gratinado, en un nido de grandes y brillantes hojas de espinacas.

Por unos segundos me he quedado embelesada mirando al plato, y mi mente ha dado un brinco al pasado. Y le pregunto a mi marido: ¿Cuándo es viernes de Dolores?

Y enseguida he vuelto al mundo, y me ha dado la risa.

Sí. Me ha dado la risa al pensar lo que esa sencilla hierba me hizo sudar. Me he imaginado a mí misma, y a tantas otras de bata blanca intentando localizar la espinaca fresca, en ramillete. Y rebuscando en los armarios los inmaculados pañitos envolventes, con sus puntillas y bodoques, para almidonarlo con tiempo, no vaya a ser que la envoltura de los crespillos no esté a tiempo. ¡Qué sudores, con los crespillos! ¡Y qué desilusiones, con los crespillos! Pobres adscritas: “quédate a comer el viernes, que celebramos el santo de la abuela con el postre que le preparaba a nuestro santo fundador cuando era niño. Como en las demás familias, ¿ves?”

¡Qué disgusto, a la hora de la verdad! Dentro del pañito servido con guante blanco, no hay más que una hoja de verdura rebozada en engrudo y frita. Y menos mal, eso sí, pasada por azúcar, para disimular. Siempre disimular. Para que entre por los ojos, para que apetezca, para que parezca un dulce. Pero nadie se atreve a decir que en su familia los postres llevan nata, tocino de cielo, chocolate… Bueno, será que los lazos al ser más fuertes que los de la sangre, son distintos. Espinacas.

Y mientras saboreaba mi preferida ensalada italiana, pensaba que estaba bien eso de los crespillos. Los crespillos no son más que un botón de muestra de lo que es la obra.

Se ve que la falsedad venía de lejos, probablemente la empezó a degustar el santo un viernes de Dolores.

Mucha parafernalia, mucha envoltura de exquisito hilo blanco como la nieve, pasado por una buena dosis de almidón y planchado primorosamente, una puntilla, una jaculatoria… y todo con mucho amor.

Muchas expectativas, mucho ancestro postre familiar de alta alcurnia, mucha aristocracia, pero al final, una yerba frita.

Así es, no miento. La misma A.Plaza tuvo el detalle hace años por estas fechas de mandarnos la auténtica receta. Gracias por ello, Arancha, que no hay que perder ni desvirtuar las tradiciones.

Soñad y os quedareis cortos, que decía el fundador. Pero que muy cortos: al final, una yerba frita.

Con todo mi cariño, y con el deseo de que los que aún tomáis crespillos, le echéis una buena dosis de buen humor, pero por favor, sin obviar la realidad.

Fueraborda


Publicado el Lunes, 27 marzo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: La carta de Javier Echevarría a Carmen Tapia.- Gervasio

070. Costumbres y Praxis
gervasio :

La carta de Javier Echevarría a Carmen Tapia

Gervasio, 24/03/2017

 

 

Al llegar ayer de viaje y leer OpusLibros, me encontré con varios artículos a propósito de un intercambio de cartas entre Javier y Carmen, desconocidas por el gran público hasta su publicación en 2016 en la edición francesa del libro de Carmen Tapia Tras el umbral, que pasó a titularse en la edición francesa Au coeur de l’Opus Dei.

 

En su libro Carmen narra pormenorizadamente cómo Sanjosemaría la tuvo secuestrada en Roma allá por los años sesenta, como consecuencia de los cual adelgazó del orden de los quince kilos y su pelo se encaneció por completo. En 23-VIII-2010 escribí...


Publicado el Viernes, 24 marzo 2017
(Leer artículo completo... | Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Tus escritos: Le pide la retractación y le amenaza con el infierno.- Ramón

070. Costumbres y Praxis
ramon :

Hola amigos,

 

Me ha impresionado mucho la carta del difunto prelado del Opus Dei a Carmen Tapia pidiéndole, sin ningún tapujo, que se retracte de lo que para él eran mentiras, mientras la amenaza con las penas del infierno. Llama la atención que la misiva, que por un lado le llama a poner sus cuentas en orden dado que la muerte se acerca, no tiene ningún viso de petición de perdón sincero, o al menos de intentar entender mejor lo que pasó hace ya más de 50 años.

 

Si los múltiples testimonios de Opuslibros no estuvieran ahí, se trataría de un caso más de "mi palabra contra la tuya". No habría más que pensar que o bien Carmen Tapia mentía o bien se ofuscó mentalmente. Pero los testimonios están ahí, y lo que todos creemos es lo que dice Carmen Tapia: que tras un periodo kafkiano de ser retenida sin acusación, en una especie de limbo, aislada socialmente, fue sometida a un falso tribunal interno, que en realidad era una especie de cheka al peor estilo estalinista. Y luego expulsada con amenazas e ignominias. Muy cristiano todo.

 

Es más, en la famosa carta de Echevarría revuelve la acusación contra Carmen, sin mencionar - y mira que han pasado años - lo que motivó todo aquello. ¿Robó? ¿Calumnió? ¿Mató? Al final, tenemos que pensar que las acusaciones eran de naturaleza sexual (¿se había enrollado con un cura? ¿O, vade retro Satanás, había algo lésbico en todo aquello?) O simplemente que era lo suficientemente madura como para criticar la organización. De ambos crímenes, el segundo para ellos era mucho peor. Y eso que del primero ya la había exonerado del Portillo.

 

¿No podía Echevarría, por una vez en su vida, abandonar el estilo relamido y ocultista del Lado Oscuro, y llamar a las cosas por su nombre y hablar como personas normales? ¿Si la habían perdonado, por qué verter veneno sobre ella en la canonización, y luego en esta carta extemporánea?

 

Todo esto refleja el vicio fundacional del Opus Dei, la personalidad sectaria y machista de la organización que denuncia Heraldo. No acaban de entender que la lealtad no es lo mismo que fidelidad o ceguera. No entienden que los santos no eran gente relamida y perfecta. Que porque su santo marqués fuera criticable, como todo ser humano, eso no quitaría un ápice de su santidad. Pero No. Los apóstoles eran pescadores que juraban en arameo (los hijos del trueno), que se peleaban entre ellos por los primeros puestos, que Mateo era un inspector de hacienda corrupto y traidor a su pueblo. Que Pedro, el mejor amigo de Jesús, lo negó tres veces por cobardía, que todos menos las mujeres lo abandonaron en el calvario. Que Santiago y Pedro le amargaron la vida a Pablo. Que Marcos abandonó a Pablo. Y que toda su comunidad lo abandonó cuando fue detenido por última vez en Roma, igual que a Jesús. Eso no quita para que fueran buenas personas, que llevaron el evangelio por el mundo, y dieron su vida por él cuando hizo falta. Eso sí, no sabían usar los cubiertos de pescado adecuadamente.

 

El problema gordo de todo esto - y lo saben - es que lo de menos es que el marqués fuera iracundo o tuviera mala leche. Peor para los que le aguantaban las gracias. El problema es que luego no pedía perdón, y eso sí es malo. Que le importaba un pepino hacer daño a las personas. Eso sí es malo. Y puestos a tener problemas, hay cosas peores: hacer distinciones entre las personas, tratar a la gente según lo que podía sacar de ella. O el control mental de las personas, hasta acabar con ellas. O la eterna demanda de dinero, del que luego no se dan cuentas.

 

Hasta que no aborden eso con adultez y serenidad, seguirán echando la culpa a Carmen Tapia, a OpusLibros, a la secularización, a..... (Póngase lo que se quiera)

 

En fin, da pena ver cómo se pierde el tiempo en resentimientos absurdos, sin ganas de tener paz ahora para tenerla luego eternamente. Carmen Tapia la había conseguido, incluso aunque le mandaran cartas como esas.

 

Que Dios os guarde

 

Ramón


Publicado el Lunes, 20 marzo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)

 Correos: Vamos de boda.- Manzano

070. Costumbres y Praxis
Manzano :

Hace unos pocos años el Opus Dei permitió a sus miembros célibes asistir a bodas.

En algunos casos, la prohibición llegó a ser escandalosa para el entorno familiar. Recuerdo uno en concreto en que se casaba una de las tres únicas hijas de una familia bien conocida. Las otras dos eran numerarias, una no acudió a nada y la otra sólo a la ceremonia. Se comentó incluso en los ecos periodísticos de sociedad. Los papás supernumerarios inventándose y dando toda clase de increíbles excusas piadosas a los invitados. Todo un ejemplo de la carismática secularidad prelaticia en boga en aquellos ya avanzados años 80.

Recientemente asistí a un par de enlaces, siempre religiosos, en que también había algunos numerarios y numerarias disfrutando del rito primero y también del convite después. Incluso se mantuvieron curiosos por un rato durante el vals nupcial, un poco alejados del meollo pero atentos a los movimientos ajenos. Se retiraron pronto, también lo hicimos los mayores, al poco rato de haber dado comienzo el bailoteo y la fiesta más apropiada para los jóvenes.

Había incluso uno de los numerarios que ni siquiera era de la familia, era un simple colega del padre del novio. Estaban siendo observados -los miembros célibes del Opus Dei- por mucha gente, así lo comentamos entre varios, supongo que eran conscientes de ello. No era un control en sentido estricto, sólo el morbo de ir mirando por el rabillo del ojo para saber cómo se las apañaban, pues no se les suponía suficientes artes para torear acercamientos del sexo opuesto en busca de conversación.

No dieron imagen de raros, debo admitirlo, sí de solterones empedernidos. Quizá buscando complicidades fáciles, pero evitándose a toda costa entre ellos. Ya se sabe que no pueden intimar y menos hacerlo en estos escenarios. No se cortaban con la bebida ni mesuraban excesivamente la ingesta de sólidos.

A la sazón me viene al recuerdo de cuando se casó mi hermana. Yo vivía en un centro de numerarios y sabía desde hacía meses la fecha del enlace. Mi alegría se daba de bruces con la vergüenza de decirlo a mi director, quería ganar el máximo tiempo posible para calcular alguna estrategia de forma que no se impidiera mi asistencia. Como era preceptivo se me desaconsejó totalmente acudir; les dije que no había problema por mi parte pero que tendrían que habérselas con mi madre dispuesta a entablar batalla y que yo no me veía capaz de vencerla. 

Ni que decir tiene que en ningún momento planteé a mi familia un desplante semejante.

Al final me dejaron ir, con la condición de que sólo a la ceremonia. Por supuesto dije que sí y por supuesto me quedé y disfruté del banquete. Ni recuerdo la excusa sobrenatural que di, sólo que a la pregunta de si me había quedado contesté que por supuesto. No lo pude evitar, yo era el chófer de los novios.

Manzano


Publicado el Viernes, 17 marzo 2017
( Versión imprimible  Enviar a un amigo)


     Contacta
Si quieres contactarnos, escríbenos a esta dirección:
Nuestra dirección de correo
(Haz click en el sobre)

     Buscar



     Buscar con
Google

en opuslibros

     Documentos por categorías

Libros silenciados

Tus escritos

Documentos internos

Selecciones de escritos

Correos

Recortes de prensa

Recursos para seguir adelante

Homenaje


     Encuestas
Aspectos sociológicos
del Opus Dei


     Videos
Ultima entrevista a Miguel Fisac

Canal OpusLibros en YouTube - Administrado por Spiderman

     Colegios, clubes,...
Colegios, clubes juveniles, colegios mayores y universidades vinculadas al Opus Dei

     Anteriores
Lunes, 20 febrero 2017
· La opción de no saber.- Salvador
· En un centro de universitarias (8).- María Canela
Viernes, 17 febrero 2017
· En un centro de universitarias (7).- María Canela
· DIFERENCIAS.- Mulan
· ¡Uy! María Canela.- Class
Jueves, 16 febrero 2017
· En un centro universitario (6).- María Canela
Viernes, 10 febrero 2017
· Fraternidad versus hipocresia.- Solitudine
Lunes, 06 febrero 2017
· Carta abierta al nuevo prelado del Opus Dei.- Mediterráneo
Lunes, 16 enero 2017
· Tres documentos sobre aggiornamento.- Gervasio
· Los besos del próximo Prelado del Opus dei.- Desconcertado
Lunes, 26 diciembre 2016
· Sobre el informe interno del Centro de Estudios.- Sitatunga
Miércoles, 21 diciembre 2016
· Viejas ideas para modernizar el congreso electivo.- Orange
Miércoles, 07 diciembre 2016
· La faceta de gorrones.- Isidora
Viernes, 02 diciembre 2016
· Para Rufo.- Orange
Miércoles, 30 noviembre 2016
· El de la Cierva.- Pepito
Miércoles, 16 noviembre 2016
· Disciplinas para olvidar.- ElCanario
Lunes, 14 noviembre 2016
· Carta del Padre sobre el proselitismo.- Ramana
Viernes, 11 noviembre 2016
· El proceso es casi idéntico al que usaba la Inquisición.- Dionisio
Lunes, 07 noviembre 2016
· No es una cuestión semántica la coacción en el proselitismo en la Obra.- Orange
Lunes, 31 octubre 2016
· El buen pastor (con minúscula).- Pepito
· Pobres de solemnidad (II).- Orange
Viernes, 28 octubre 2016
· Desangran a los demás y viven en medio de la opulencia.- Serendipia
· El oratorio del Padre.- Pepito
Miércoles, 26 octubre 2016
· Pobres de solemnidad.- Orange
Miércoles, 19 octubre 2016
· ¿Qué ya no hay Índice?.- Ramón
· Uso de cilicio y disciplinas en menores de edad.- Jubilado
Lunes, 10 octubre 2016
· ¿A quién quiere engañar el prelado?.- beni_espinosa
· Corregir al que yerra; 15 consejos para el Opus Dei (sin acritud).- Orange
Miércoles, 28 septiembre 2016
· Si nos hubieran exigido. Respuesta a Ana Azanza.- Dionisio
Lunes, 26 septiembre 2016
· La mente del Padre.- Pepito
Viernes, 23 septiembre 2016
· El padre de las hijas muertas.- Orange
Miércoles, 21 septiembre 2016
· Respeten a los muertos. Dejen de pedir dinero.- Como-Nueva
Lunes, 19 septiembre 2016
· La Casta dominante en el Opus Dei.- Orange
· La analfabeta aristocracia de la inteligencia.- Salvador
Miércoles, 07 septiembre 2016
· Jesucristo, Escriba, Pureza y Caridad.- Orange
Viernes, 02 septiembre 2016
· ¡Pero eso no es pecado, mujer!.- Serendipia
Lunes, 22 agosto 2016
· Otra aportación sobre la violación del sigilo sacramental.- Levantisco
Miércoles, 17 agosto 2016
· Dejà vù.- Haenobarbo
Lunes, 08 agosto 2016
· Comunicación interna del Opus Dei sobre la JMJ. SIN NOTICIAS DEL PAPA.- Agustina
Lunes, 01 agosto 2016
· Censuran a Cardenal del Opus Dei por Justificar Violaciones en Perú.- Agustina
Miércoles, 29 junio 2016
· Cancionero de la Obra fechado en 1976.- Cimarrón
Miércoles, 08 junio 2016
· Sobre los documentos silenciados.- HeCHeCe
Viernes, 20 mayo 2016
· Sobre el libro de Carmen Tapia en revista de los jesuitas en Francia.- Ottokar
Lunes, 02 mayo 2016
· Miedo y ascética.- Entregado
Lunes, 18 abril 2016
· Puntos sobre las íes.- Josef Knecht
Lunes, 11 abril 2016
· Disculpas por el tabaquismo.- Supo
· espirituales y espirituosos.- Curial
Lunes, 04 abril 2016
· Estatutos de 1941 del Opus Dei, en inglés.- Agustina
Viernes, 01 abril 2016
· UNIV, un flashback al pasado.- Lulu
Lunes, 21 marzo 2016
· Opus Dei as divine revelation.- E.B.E.
Viernes, 26 febrero 2016
· Pantalones, correcion fraterna y cartas abiertas.- salvajamentesincera
Miércoles, 10 febrero 2016
· Minucias (VI). Sobre pasaportes.- Simplicio
Miércoles, 03 febrero 2016
· ¡¡Ohh!! Películas, tiernos recuerdos.- Class
Viernes, 22 enero 2016
· Editar la historia y otros comentarios.- CuG
· El globo terraqueo, el pandero, los pantalones...- Mariano-Fasio
Viernes, 15 enero 2016
· El Opus Dei, ¿beneficiario de un delito penal en España?.- Mariano-Fasio
· Aislador como industria humana.- Josef Knecht
Miércoles, 06 enero 2016
· La batalla de la conciencia.- Pinsapo
Lunes, 14 diciembre 2015
· Las malas prácticas están en el ADN del espíritu del Opus Dei.- Agustina
Viernes, 13 noviembre 2015
· Desviaciones psicológicas de formadores y superiores.- Simplicio
Miércoles, 11 noviembre 2015
· Violación del secreto e instrumentalización de la amistad (II).- Desconcertado.
Miércoles, 28 octubre 2015
· Libros de lectura espiritual.- Desconcertado
Miércoles, 21 octubre 2015
· Propuesta de nuevo intercesor.- CuG
Lunes, 05 octubre 2015
· El Opus Dei no se preocupó por nuestro hijo...- Agustina
· Tú mismo.- A.Plaza
· Las necesidades de esas gentes…- Haenobarbo
· La tentación de los brazos.- Elcanario
Viernes, 02 octubre 2015
· Carta del Padre 2 de octubre de 2015.- Ramana
Lunes, 21 septiembre 2015
· ¿A quién le importa que muera un numerario?.- Mediterráneo
Lunes, 14 septiembre 2015
· Matizando a “nuestro Padre”.- Laotra orilla
Miércoles, 09 septiembre 2015
· Escrivá, fray Gerundio y otras cosas.- Pepito
Lunes, 07 septiembre 2015
· ¿Las puertas están abiertas para salir en el Opus Dei?.- Nicanor
Viernes, 04 septiembre 2015
· De churros y merinos.- Haenobarbo
· DEL ENEMIGO, EL CONSEJO (o como sacar adelante una obra corporativa).- Orange
Viernes, 28 agosto 2015
· Idealizaciones peliculeras en el Opus Dei.- Gervasio
Lunes, 24 agosto 2015
· La manipulación de la evangélica corrección fraterna.- Dolcefarniente
· Imaginación preocupante del prelado.- Agustina
Viernes, 21 agosto 2015
· La moral social y la coherencia del Opus.- Josef Knecht
Miércoles, 19 agosto 2015
· ¿EL OPUS DEI FAMILIA? NO SEÑORES, NO.- Cosiendo corazones
Lunes, 10 agosto 2015
· Otro plagio más.- Orange

Archivo anterior




Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.146 Segundos