Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 59 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Interlocutor.- E.B.E.

040. Después de marcharse
ebe :

No sé si a los demás les sucederá lo mismo, pero al menos a mí me pasa esto: para hablar del tema Opus Dei, un buen interlocutor es tanto un ex miembro (desintoxicado, desde luego) como alguien que no ha tenido nada que ver con esa organización. Son dos tipos de experiencias diferentes, pero en ambos casos, es posible comunicarse y encontrar recepción. Lo más sorprendente es darse cuenta de que “los de afuera nos van a entender” mucho más de lo que pensamos.

Lo que no tiene mucho sentido, en cambio, es hablar del Opus Dei con quienes han abrazado la ideología del Opus Dei y no la piensan soltar jamás. Como sucedería en el caso de cualquier otra ideología extrema. Es bueno, sin duda, el estímulo que puede surgir al escucharlos o leerlos, porque son oportunidades para reflexionar. Pero pasar a contestarles, eso ya es algo muy diferente. Ni es obligatorio ni es constructivo.

Al menos me ha pasado que, cada vez que hablo del Opus Dei con personas que no saben nada, encuentro una comunicación mucho más enriquecedora que la que se puede producir con una pared ideológica. No me gastaría ni un segundo “contestando”, porque ese tiempo se disfruta mejor en compañía de personas que, o bien abandonaron la ideología, o bien nunca estuvieron sometidas a ella y advierten claramente el peligro, sin que uno les tenga que andar dando muchas explicaciones ni demostraciones de “la ley de gravedad”. Las cosas obvias las entienden enseguida y menos aún las discuten.

Si a alguno le irrita encontrarse con personas del Opus Dei que dicen “tú estás equivocado, el Opus Dei no es como tú lo crees”, pues que haga un simple experimento en ese momento: que hable del Opus Dei con otras personas que no sepan nada de él y encontrará un alivio a su irritación y además se dará cuenta de que prestarle demasiada atención a quienes están imbuidos de la ideología, es invertir una cantidad de tiempo importante que podría ser disfrutado entre amigos y personas por conocer.

Para la ideología del Opus Dei, la razón la tiene siempre el Opus Dei y quienes le representen, ya sea autoridades o seguidores. El Opus Dei dice “yo sé, tú no sabes nada”. Y además, necesita insistir (es acosador su espíritu) y convencer a su auditorio (es coactivo su espíritu), pues la mentira se sostiene en la medida en que alguien la cree. La mentira se apropia de la fe de los demás para su propio beneficio (¿no es, acaso, lo que hace el Opus Dei?). El Opus Dei necesita ser creído por alguien, por muchos, por muchísimos, porque si no, se derrumba. Escrivá necesitó que le creyeran e hizo todo lo que tuvo a su alcance para “ser creíble”. Y lo logró. Pero luego su credibilidad se fue deteriorando, oxidando, hasta quebrarse y mostrar su falsedad.

La crisis del Opus Dei actual es una crisis de fe, de gentes que han dejado de creerle. Es la peor de las crisis que puede tener una institución fundamentada en la fe. El Opus Dei está desesperado porque vuelvan a creerle. Yo también estaría preocupado, si estuviera adentro, porque la barca se hunde.

Así como la fe del converso (religioso o ideológico) es una fe débil, que está creciendo y puede apagarse, la duda de quien está empezando a descreer también es débil y puede ser fácilmente abatida por la atracción de la fe en la vieja ideología, especialmente si el predicador de turno sabe cómo azuzar (hay algo de sádico en esto). De ahí el combate, por parte del Opus Dei, para recuperar a quienes aún no han dejado de creer del todo en él. Si ya no creen en el Opus Dei, que al menos crean en que están equivocados y no tienen razón alguna (como le gustaba decir a Escrivá). Residuos de fe quedan cuando se manifiestan irritaciones. Desaparecida la fe en el Opus Dei, su prédica no afecta más. La duda se ha tornado en certeza y la palabra del Opus Dei ha perdido completo valor.

Desde el momento en que se deja de creer, la ideología se viene abajo. La ideología necesita imponerse, conquistar nuevos creyentes o recuperar a quienes han dejado de creer. Por eso, frente a los apóstoles ideológicos, lo mejor es irse a buscar buena compañía.

Hay libertad de expresión, pero no hay obligación de atención.

Saludos,
E.B.E.




Publicado el Miércoles, 16 enero 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 040. Después de marcharse


Noticia más leída sobre 040. Después de marcharse:
El arte de amargarse la vida.- Paul Watzlawick


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.556 Segundos