Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 105 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: El numerario que besó a Claudia Schiffer.- Pinsapo

010. Testimonios
pinsapo :

VIAJE DESDE GRAZALEMA A LAS PLAYAS DE CALAIS
Autor: Pinsapo


Anteriores:

I. Etapa feliz en el club “El Pinsapar” y otras aventuras

II. Que es lo que nos atrapa de esta web y música como método para sanar

III. Rápida y fácil entrada: así se las ponían a Fernando VII

IV. El centro de estudios como huída hacia adelante

V. Evocaciones de Almodóvar del Río y su castillo medieval.

VI. “Pasar-las canutas” en la etapa directiva: ver, oír y callar.

 

 

Claudia Schiffer

 

VII.- El numerario que besó a Claudia Schiffer.   

Hoy quiero hablar de la gente extraordinaria y de otras personas más ordinarias, en sentido amplio, que conocí dentro, sin que en ambos casos sea relevante si siguieron o se fueron, pues en el terreno de la calidad humana de las personas, la gracia ni anula ni sustituye la naturaleza. He visto que las virtudes y defectos de quienes yo conocí no han variado sustancialmente por el hecho de haber salido o continuado en “la brecha”...



En mis años en la obra conocí a extraordinarias personas de mente abierta, la mayoría de edad provecta y hoy fallecidos, que aprobaban el rechazo al “reglamentarismo” tributario del infantilismo moral que asolaba muchos centros, en virtud del consejo de San Agustín “Ama y haz lo que quieras”. Gozaban de esta amplitud de miras el pacífico sacerdote donostiarra JA Galárraga, antiguo director de las residencias de Jenner, Moncloa, Albayzín, Nederhall y rector de la Iglesia de San José en Sevilla; perteneciente a la selecta quinta de los nacidos en 1920 como Juan Pablo II, a quien apoyaba de modo casi fraternal, por lo que Dios permitió que ambos nos dejaran el mismo mes de abril de 2005. Del mismo magno espíritu fue su continuador en la rectoría de la Iglesia J. Rueda, cántabro sevillano que al fallecer en 2009, mereció una cariñosa esquela de sus amigos de la famosa taberna del centro de Sevilla “La Flor de Toranzo”, y del que sigue agradecido el educado mendigo que sigue aún en la puerta de la Iglesia, de tan atentas maneras y gesto sonriente que le hacen merecedor de generosas limosnas penitenciales.

Pero debo volver ya a la etapa narrada en el capítulo tercero, cuando entre los adscritos eran escogidos los de mayor valía con 18 años para “la expansión” por otros países, como el risueño y agitanado cordobés JM C., que marchó a Irlanda y el simpático jerezano R. O., que se fue a la gélida Austria. Por sus estancias previas de verano en Canadá parecía que se nos iría un chico siempre jovial, muy comunicativo, buen deportista y guitarrista; a quien debemos el título del presente capítulo por la historia que os relataré, gran hazaña que desde que supe de ella, hizo que pasase a ser mi modelo de numerario perfecto del siglo XXI. El sevillano Á. G.A., pertenece a una numerosa familia desde la infancia vinculada al club Tarfia y es hijo de un piloto que en el verano de 1954 cuando probaba el cazabombardero alemán Gotha aterrizó en la avenida de La Palmera por el mero hecho de poner un poco de emoción a un vuelo rutinario.

A finales de 2006 estando en Londres, fue invitado nuestro héroe por amigos empresarios a un concierto privado de Sting en el Castillo de Windsor, y siendo anfitrión el Príncipe Carlos debió vestir con un elegante smoking de alquiler, para no desdecir de su pertenencia a una escuela de negocios especializada en empresas de moda que preside Covadonga O’Shea. A pesar de estar felizmente casada y entonces con dos hijos, Claudia Schiffer acudió sola a este concierto, pero por su noviazgo de cinco años con David Copperfield sabemos que a Claudia le chiflan los ilusionistas, y nuestro antiguo adscrito de Tarfia es uno de ellos, pues cuando la imponente supermodelo rubia de ojos azules se marchaba, le pregunta: “disculpa Claudia, soy de España y me gustaría decir a mis amigos que me diste un par de besos”. Ella dudó, pero aun siendo madre ya cuarentona repara en los ojos azules de Álvaro y como la audacia tiene su recompensa, le lanza una pícara mirada capaz de derretir al hombre mas experto en el coqueteo, se abalanza con sus 180 cm de altura y sus espectaculares medidas 92-62-92 sobre nuestro galante y le estampa dos cálidos besos, respondiendo él: “¡Muy bien, gracias, ya tengo una buena historia que contar!”. Y así fue, pues un libro suyo en el que cita la hazaña de su padre y los besos a Claudia, estuvo cinco semanas entre los 10 más vendidos de la Casa del Libro.

Esta historia desvela que algo debe haber cambiado en los criterios sobre la presencia de célibes en ciertos actos sociales y conciertos, así como en el trato con mujeres, y es una lástima que tal avance no hubiese llegado a principios de los 90 cuando nuestro amigo Fede clamaba por las admoniciones recibidas por “tratar” con chicas extranjeras de la Universidad, ya que a una incluso llevó a la tertulia de noviembre de 1993 con el Prelado en Pozoalbero, por reconfortar en los pasillos de la Facultad de Filosofía a numerarias que lloraban con desconsuelo, por invitar a una excursión a la montaña a una sudafricana conversa al catolicismo, por cenar en un congreso en México con una chica protestante de USA para hablar de la Santísima Trinidad, por hacer que las compañeras de piso de su hermana fueran a la catequesis organizada por las del centro de estudios femenino, por acompañar en Alemania a una ex numeraria española universitaria que se sentía muy sola, por dar como regalo de bodas a novias de sus amigos libros sobre el fundador de la obra, por dejar el abrigo y cubrir con paraguas a una numeraria en noche lluviosa en otro congreso filosófico. En un ambiente tan tolerante como parece el actual, nuestro pensador de la escuela sevillana no hubiese acabado tan angustiado, abatido y atormentado como para decir: “si vuelvo a nacer, quiero ser muy ignorante y dedicarme ¡a cultivar un huerto de patatas!”

Muy prestigiosos fueron los catedráticos de la Universidad de Sevilla Murga y Arellano, tan cercanos a los alumnos y sin quienes no se explica la historia de la obra en Sevilla. El profesor Murga (+2005), gran maestro del Derecho Romano y de refinada prosa en su exposición de la religiosidad popular andaluza, es definido por sus discípulos como gran amante de la libertad. Del navarro Arellano (+2009), gran filósofo de la escuela sevillana, se esperaban sus charlas como agua de mayo en el centro de estudios por su marchamo de autenticidad tan poco común, por su lejanía de los denostados “guiones”. Fue el “alma mater” del Colegio Mayor Guadaira y su director desde 1948, cuando el patronato lo preside Pemán, tres años después de su apertura tras la compra de la sede de la Calle Canalejas al Marqués de Monteflorido, siendo su primer director con 19 años Ignacio Orbegozo, estudiante de medicina que luego sería obispo en Perú y padre conciliar en el Vaticano II. Siendo poco usual en labores similares, la página web de Guadaira incluye un valioso resumen de su historia, que en realidad relata los inicios de la obra en Sevilla, incluyendo el discurso del catedrático de Historia de América Vicente Rodríguez Casado por su 25 aniversario, en el que señala la prehistoria de tres años en Casa Seras a la que me referí en el 4º capítulo, la etapa de la calle Canalejas de 1945 a 1968, y la que comienza ese año en la sede actual de la Avenida de La Palmera. En el discurso explica como Guadaira extiende su “actividad colegial” a otros barrios de Sevilla, creándose en el centro en 1956 Candilejo y en la Macarena en 1964 Baivel (ambos centros de agregados hoy desaparecidos), en la barriada Juan XXIII en 1963 el colegio Altair, en Los Remedios en 1962 la residencia de la Calle Asunción para bachilleres (sustituida por Arqueros) y la residencia universitaria de Plaza de Cuba en 1965, abriéndose en 1964 en el barrio del Porvenir el Club Tarfia. Se afirma que todos los centros se crearon “dependiendo del Colegio Mayor como núcleos de irradiación al ritmo de crecimiento de la ciudad”, “como los bienes culturales no son privilegio de unos pocos universitarios, la actividad de Guadaira se extenderá por otros barrios para sembrar cultura a manos llenas.”

El barrio de más centros en Sevilla (700.000 hab) fue Los Remedios (25.000 hab): Plaza de Cuba, Republica Argentina, Asunción (2), Arqueros; siendo este distrito históricamente el de mayor diferencia de votos de España entre el partido de centro derecha y el socialista, resultando una diferencia de 70 puntos en las municipales de 2011. Los centros se sitúan en distritos residenciales de clase media-alta como los de Centro, Porvenir, Nervión y La Palmera; que en total suman 245.000 habitantes, dejando aparte el distrito obrero del Cerro-Amate donde está el Colegio Altair y los tres centros de agregados de la ciudad (90.000 hab.). Es por tanto una distribución geográfica y de población poco equitativa, pues los distritos del extrarradio y más poblados (365.000 hab.) no tienen ningún centro (Norte, Este, Triana, Macarena y San Pablo), concentrándose la mayoría en la zona suroeste (La Palmera, Porvenir y Los Remedios). Es simbólica la presencia en Nervión (1) y en el centro (2), donde el juvenil Cancel (herencia de Solís) pasó a curso de estudios de supernumerarios y está también Doña Elvira san Gabriel; por lo que en realidad la mayor parte de la labor se sitúa en barrios que suman solo 135.000 habitantes.

No quiero que mi discurso peque de empalagoso o muy edulcorado, por lo que debo referirme según mi promesa a gente mas bien ordinaria, como el jiennense A. J. cuyo problema siempre fue tener demasiado “engallado el cuerpo” (parece haberse tragado un paraguas) y presumir de su colección de matrículas de honor de la Facultad de Derecho, pretencioso socialmente por ser hijo de directivo de banca, habiendo desaprovechado la escuela de bonhomía cristiana de R. C., ese gran maestro de adscritos y subdirector del club Moraleda, profesor de la Facultad de Derecho y luego concejal en Jaén. Por el mero hecho de ser de tercer año en el centro de estudios, trataba con desdén a los recién llegados, y solo permitía subir a su viejo Ford Fiesta para ver procesiones de agosto a sus “amiguitos” de tercer año o de noble familia sevillana, ¡viniendo él de la más pobre provincia andaluza y española!. Antes de acabar sus estudios en la Facultad abandonó Arqueros pero no el barrio de Los Remedios, donde vive y estudian sus hijos en el colegio de los Padres Blancos (modernista congregación de los Sagrados Corazones), paseándose ufano por la calle Asunción, retirando la mirada al cruzarse con algún incauto numerario o ex miembro no merecedor de su atención.

Personajes de tal porte me encontré algún verano en el abarrotado centro de estudios, siendo otro de ellos su subdirector F., cuyas prácticas le valieron salir pronto de allí, pues hacía y deshacía a su antojo sobre nuestras horas de sueño, siendo habitual que al terminar el examen de la noche, esperase a la puerta del oratorio para “trincar” a sus más incautos colaboradores para sus montajes como jornadas para periodistas (aop) u otros líos de diverso pelaje, robando las pocas horas de sueño que nos quedaban y privándonos de la opción de poder estudiar algo de noche, por aquello de santificar los estudios. En esta línea poco amante de la libertad debo incluir al subdirector de grupo S. M., al iracundo don Joserra por sus explosivas reacciones sin medida, y al médico dandi que fue director en Badajoz y Cancel, desde hace años en Roma, siempre con sus impecables Lotusse y sus escapaditas periódicas para esquiar en Sierra Nevada, siendo de los que con una sonrisita profidén te mandaban a freír espárragos por cualquier ridiculez.

Quiero acabar hoy con mi homenaje a grandes personas como el granadino Orlando G. que fue gran innovador de actividades de clubes juveniles, el ilustre cantautor y profesor de Derecho M. Guerra gran amigo de Fede, el racial cordobés JL León (hoy sacerdote), el insigne guitarrista futbolero A. Borrero, antiguo alumno de Altair cuyo padre fue de los fundadores de la Escuela deportiva por la que pasaron grandes futbolistas que llegaron a la selección española como Francisco, labor continuada por JE del Pino, gran entrenador de la cantera del Real Betis Balompié, actualmente equipo hegemónico en la ciudad.

<<Anterior>> - <<Siguiente>>




Publicado el Viernes, 15 marzo 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 010. Testimonios


Noticia más leída sobre 010. Testimonios:
Diecinueve años de mi vida caminando en una mentira: OPUS DEI.- Ana Azanza


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.120 Segundos