Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 56 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Como el camaleón: cambian la versión de la salida.- Andrómeda

020. Irse de la Obra
andromeda :

Quería decirle a Luciana que me ha encantado su última publicación del día 29 del mes pasado, tienes toda la razón. Gracias por escribir.

También decirle a Orange que coincido con sus reflexiones sobre la oración en el opus y después. Yo pregunté en la charla un día si podía hacer 20 minutos de lectura espiritual en vez de los 15 previstos junto con el evangelio pero me dijeron que no, porque no estaba dicho así por “nuestro” padre (el fundador). No se puede tener una espiritualidad sana si está controlada hasta en los minutos.

Atomito salió bastantes años antes que yo de la obra y las salidas o expulsiones siguen siendo igual, al menos en mis años como numeraria. Yo siempre preguntaba por las numerarias que vivían en mi centro y que, como por arte de magia, desaparecían sin verlas salir por la puerta trasera (la de la administración). Las repuestas eran variadas pero siempre tenía la culpa la que abandonaba: falta de generosidad, no cumplió las normas, no fue sincera, hacía lo que le daba la gana o- después de 12, 15 o 10 años-: no tenía vocación…

Una vez quedé con una de las que habían desaparecido, me llamó y acepté verla encantada porque me caía fenomenal y me había dado mucha pena su marcha sin despedidas. Al volver al centro me preguntó la subdirectora -con la que hacía la charla- que dónde había estado y le dije, con toda mi espontaneidad, que había estado paseando con “A”. Su respuesta:

- “Muy mal, muy mal… nosotras le hemos dicho a “A” que no quede con nadie del centro, que rehaga su vida y no venga por aquí y tú desautorizas a la obra si quedas con ella”.

Con mis 20 años y la ceguera mental que tenía no hice más que pedir disculpas y contestar un “ok”. Terminaron mis contactos con “A” y nunca más volví a verla.

Como no podía ser de otra manera a mí también me llegó la hora de la difamación al salir, en mi caso fueron 2 versiones distintas sobre mi salida:

Versión que me daban a mí: “no tienes vocación” (después de más de 10 años dentro…)

Versión calumniadora que le dieron a mi familia: “no ha sido sincera”

¿Qué sentido tiene cambiar las versiones?

Mi familia es ajena al mundo opusino y nunca jamás aceptaron mi “vocación” y claro… ¿cómo les dicen a unos padres después de 10 años dentro que su hija ahora no tiene vocación y además se la devolvemos totalmente enferma? ¡Qué horror! ¡Eso sería darle la razón a los padres y dejar en mal lugar a la obra! Pues… ¿qué hacemos entonces?... como el camaleón: cambiaremos la versión.

A mí no se me ha olvidado aún la cara de mis padres con los ojos fuera de las órbitas al comprobar semejante esperpento de argumentaciones. Y para rematar la conversación la subdirectora les dijo que ni se me ocurriera escribir todo lo que había pasado.

La verdad es que me dolió mucho todo aquello, llegué a la conclusión de que unas señoras caprichosas que no hacen nada más que cotillear la vida de los demás (directoras) y unos señores fanáticos vestidos de negro sin libertad para dirigir a sus fieles (curas del opus dei) me habían estado tomado el pelo durante 10 años utilizando el nombre de Dios y que debía recuperar la salud, reinventarme y resetearme costara el tiempo que costara.

Yo me di cuenta de que era todo una mentira estando dentro y por mi forma de ser no callé. La respuesta que más me dolió fue el silencio de la directora:

-“Oye M, ¿tienes un momento? Es que… es que… me… me estoy dando cuenta de que todo es mentira ¿sabes?... todo esto, todos los Vázquez de Prada que me he leído…estoy muy confusa…

-Mmmmm… (mirando el reloj)… mira… faltan 5 minutos para cenar, ya hablaremos.

Mi sorpresa fue que nunca quiso hablar conmigo a pesar de que insistí.

Entiendo que es más cómodo mirar hacia otro lado y seguir viviendo cómodamente en sus lujosas casas pero no a costa de inocentes almas que confían en la obra.

Lo del trágico suicidio que nos cuenta Nicanor me deja sumamente afectada. Como enferma mental que fui en el opus dei, desde aquí quiero dirigirme a los que están dentro y toman pastillas por las enfermedades que provoca la institución:

Salid corriendo como podáis de allí. Mientras permanezcáis dentro estaréis enfermos porque el sistema de vida es enfermizo, inhumano, siniestro. No les importáis ni lo más mínimo, solo sois un número. Allí no hay amor, no hay cariño, consuelo, esperanza, libertad. Los psiquiatras a los que os llevan están teledirigidos. Si la delegación les dice a vuestro psiquiatra que os diga “X” os dirá “X”. No son verdaderos profesionales de la salud mental sino meras marionetas en manos de los directores que se cuelgan el cartel de médicos.

A mí me acompañaban directoras de la delegación al psiquiatra y antes de pasar yo a la consulta, a veces me decían: ”Espera aquí Andrómeda, primero paso yo un momento y después entras tú ¿ok?” Y una Andrómeda ahora desconocida para mí solo contestaba con voz temblona: ok,ok.

Si alguno está enfermo y no puede salir que busque consuelo, amor, y compañía fuera. Buscad un médico ajeno a la obra que no esté condicionado por nadie. Arriesgad, armaos de valor y salid de ese infierno. Dios es muy grande, mucho más que ese infierno que padecéis.

Os quiero mucho aunque no os conozca porque sé lo que es padecer una depresión mayor allí dentro. Hay salida, no os rindáis. Cuidaos.

Andrómeda




Publicado el Viernes, 13 diciembre 2013



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 020. Irse de la Obra


Noticia más leída sobre 020. Irse de la Obra:
En homenaje a Antonio Petit.- Libero


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.124 Segundos