Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 62 usuarios anónimos y 2 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Tus escritos: Pedir perdón, asumir responsabilidades, reparar el daño.- Conrad

020. Irse de la Obra
CONRAD :

Resulta interesante seguir el proceso de renovación de los Legionarios de Cristo. Recuerdo que en mi despacho recibí una consulta de un antiguo sacerdote de la Legión. Pretendía una reparación del daño sufrido, sobre todo en el ámbito laboral. Era indudable que había trabajado para el bien (también económico) de la institución y ahora se encontraba "tirado como una colilla". Fue inevitable que lo que "escuchaba" como abogado lo "digiriera" como ex numerario. De aquella consulta me quedó la idea de que determinadas actuaciones son comunes para instituciones de la Iglesia Católica.

No sé si el Opus Dei alguna vez se renovará más allá de permitir que las numerarias vayan con pantalones. Desde luego me parece impensable que alguna vez admitan haber cometido errores y no haber tratado bien a personas que, objetivamente, le han dado lo mejor de sus vidas, camino que sí parecen emprender los legionarios.

Y es que (perdón por hablar de lo mío), pedir perdón está unido a asumir responsabilidades y, en consecuencia, a reparar el daño causado. Habitualmente a mis clientes les aconsejo no pedir perdón hasta que un juez determine que efectivamente ha causado un daño que debe reparar: no hay que admitir nada que pueda perjudicar tu línea de defensa. Si no quieres verte obligado a reparar (pagar) el daño causado, no empieces pidiendo perdón, no des argumentos a la parte contraria.

¿Se plantea el Opus Dei reparar el daño causado a tanta gente que le ha dado lo mejor de sus vidas y que luego, porque "crujen", deben abandonar la institución? ¿Recordáis algún caso en que se hubiera reparado voluntariamente el daño causado? Por ejemplo, a un numerario que no ha ejercido su profesión en años por dedicarse a labores internas (naturalmente sin cotizar a la Seguridad Social) y que, de pronto, por una crisis de esas que ocurren en todas las familias, se encuentra en la calle. O a una numeraria o numeraria auxiliar después de años y años de trabajo en la administración doméstica y que, sencillamente, se va.

En mi modesta opinión, la prelatura debería asumir la realidad de que alguno de sus miembros se desvinculará de ella por el paso del tiempo y que posiblemente tengan derecho a una compensación económica para rehacer sus vidas, a una especie de "pensión compensatoria" que se atribuye en supuestos de separaciones y divorcios. Tal planteamiento sería un auténtico test de renovación y mejora a la que una institución madura de la Iglesia no tendría por qué temer.

No vale apelar a que hubo un consentimiento inicial en una forma de vida abnegada y entregada, ya que la experiencia indica que dicho consentimiento pudiera estar viciado, por ejemplo, con la falta de información respecto a todas sus consecuencias, o con un tratamiento psiquiátrico (pastillas) que debilita o anula la voluntad, o, simplemente, con un razonamiento básico de supervivencia (qué va a ser de mí si no trabajo en una obra corporativa, si no sigo de oficial en la delegación). Dicho de otro modo, pudiera ser un consentimiento nulo.

Pero claro, eso supondría asumir responsabilidades, pedir perdón. Mejor dejar que las numerarias se pongan pantalones y algún que otro cambio epidérmico más (¿sandalias en verano?).

Un abrazo.

Conrad




Publicado el Lunes, 03 marzo 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 020. Irse de la Obra


Noticia más leída sobre 020. Irse de la Obra:
En homenaje a Antonio Petit.- Libero


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.101 Segundos