Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 98 usuarios anónimos y 0 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Libros silenciados: El origen del cambio en la dirección espiritual.- E.B.E.

125. Iglesia y Opus Dei
ebe :

El origen del cambio en la dirección espiritual
2 de junio de 2014 – E.B.E.

Los cambios que se han venido dando dentro del Opus Dei pueden tener al menos tres orígenes. A causa de la Santa Sede, que le hubiera obligado a corregir el rumbo, por la presión de Internet y de corrientes de opinión como las generadas en Opuslibros, y finalmente a causa de un tercer protagonista impensado en el pasado: los propios miembros de la prelatura.

Este último grupo me parece sumamente interesante porque, lejos de ser un grupo amorfo y sumiso, allí se generan cambios mentales que son incontrolables en el mediano y largo plazo. El Opus Dei puede tener diversas técnicas persuasivas pero no puede evitar que se le escape de las manos el control sobre su propia historia. Es una ficción más la pretensión de que está «todo estudiado» y «todo previsto»...



El peor enemigo del Opus Dei no es Opuslibros, la Santa Sede ni cualquier otro «elemento» externo: son sus propios miembros y su posible falta de subordinación propia de los religiosos.

La insubordinación puede tener como causa al menos dos factores: el contacto con el mundo exterior ("contagio cultural") y el descubrimiento de inconsistencias importantes dentro de la propia organización.

A pesar del control sobre las conciencias ejercido con gran éxito en el pasado, la fluidez de las opiniones y la apertura mental que ha supuesto la existencia de internet –la comunicación- han logrado romper el aislamiento en el que se creó y expandió el Opus Dei, aislamiento necesario para mantenerse a lo largo del tiempo, como necesario era el apartamiento del mundo para muchos religiosos.

Es probable que el Opus Dei esté sufriendo una suerte de proceso de lenta secularización, por doble partida. Como adaptación de la institución y como reacción de sus miembros.

Por un lado, porque los miembros del Opus Dei fueron llamados a vivir como laicos pero siempre vivieron más bien como religiosos. Tomar conciencia de ello les supone saberse distintos a los demás y con derecho a reclamar lo suyo, es decir, su propia laicidad nunca reconocida ni respetada. El problema es dónde puede terminar ese proceso de secularización, porque al mismo tiempo que se busca la propia identidad laica, también es posible que se reaccione contra el engaño sufrido, y esa reacción puede provocar tendencias disgregadoras dentro de la organización.

Por ejemplo, si los miembros célibes no tuvieran ya que donar su sueldo entero, eso implicaría la independencia económica. Sumado a ello la diversidad de fuentes de información, ambos elementos les darían a los miembros el poder de tomar sus propias decisiones, a diferencia de la «entrega total» que supone una situación de vulnerabilidad muy amplia: sin medios ni conciencia es imposible tomar decisiones por cuenta propia, quedando a merced de los superiores, quienes utilizan el argumento de «es la Voluntad de Dios» para imponer sus mandatos.

Estos dos cambios revolucionarios se están dando lentamente. El segundo se viene produciendo, al menos, desde la creación de Opuslibros, y el primero es posible que se vuelva inevitable, pues la entrega del sueldo es una exigencia arbitraria, que no está amparada por los Estatutos aprobados por la Iglesia sino sólo por decretos aprobados secretamente por el prelado.

Si los miembros del Opus Dei hubieran nacido como religiosos se les podría exigir que se subordinaran a dicho ámbito en razón de la fidelidad a su carisma y no exigieran cambios, pero siendo que se les prometió el estatuto propio de laicos, ya no se les puede reclamar ninguna exigencia retroactiva que exceda el ámbito propio de los laicos y por lo tanto el proceso de secularización de tales miembros parece inevitable a mediano y largo plazo. El asunto es dónde acabará, luego de haber sido engañados desde tiempos inmemoriales.

***

En definitiva, las reformas internas pueden partir con rumbo hacia mayores libertades pero no está claro dónde pueden terminar. En la medida en que nazcan de la reacción, la solicitud de reformas puede acabar en abandonos de la organización y en la desintegración de una importante porción. Con información y con independencia económica, los laicos se pueden parar de otra forma frente a superiores que han fomentado por años la indefensión de esos mismos laicos, quitándoles los medios para tener control de sus propias vidas, fundamentalmente los medios económicos y los medios de información y consulta (control sobre la dirección espiritual, sobre la confesión, libertad para elegir con dirigirse, etc.).

Este cambio mental, en los laicos de la prelatura, es producto, entonces, tanto del desengaño en relación al pasado religioso como de la falta de una verdadera identidad secular actual, descubiertas gracias al fin del aislamiento. Donde puede terminar todo este asunto, es un gran interrogante.

Es posible que los nuevos «modos suaves» -implementados en la carta de octubre de 2011- para referirse a cuestiones de la conciencia y su sometimiento (gobierno de las conciencias, dirección espiritual, etc.) tengan como fin amortiguar los cambios que se vienen (además de, por ejemplo, obedecer a la Santa Sede).

Si esto fuera así, lo más interesante de esos cambios, y de la carta de octubre de 2011, es que el causante de esos cambios no sería principalmente una instancia exterior (la Santa Sede) sino el mismo público de la prelatura, quien lentamente estaría cambiando mentalmente y exigiendo rectificaciones y modificaciones, corriéndose del lugar que antiguamente ocupaba con mansedumbre y subordinación propia de religiosos.

Al mismo tiempo, el Opus Dei estaría buscando compensar dicha situación con nuevos miembros a partir del adoctrinamiento de niños, quienes no conocerían otra cosa que el mundo visto y definido según los parámetros del Opus Dei, es decir, como si hubieran «nacido en cautiverio». Concesión de cierta apertura en el mundo de los adultos actuales junto a la promoción de un nuevo aislamiento cultural en esos niños actuales y futuros miembros.

El Opus Dei, como lo conocimos idílicamente en el pasado, es algo a lo cual no se puede volver (entre otras cosas porque 1) el desengaño ha ocurrido y 2) porque internet ha quebrado el aislamiento, provocando una gran apertura comunicativa), siendo entonces difícil que el Opus Dei se pueda sostener en el futuro sin adaptarse a los cambios mentales.

Justamente por la matriz religioso-conventual (basada en el aislamiento mental y cultural, en el control de un cierto microclima) con la cual Escrivá creó su organización es que hoy está sufriendo –por la vía de los hechos- una adaptación al mundo no deseada ni planificada. En qué va a terminar, no está nada claro. Viendo el pasado es probable que aún hoy pretendan recurrir al engaño, una vez más, según el principio de conceder sin ceder con ánimo de recuperar. Conceder libertades a los laicos pero sin ceder realmente, en espera de recuperar esas aparente libertades concedidas. No está nada claro que esta vez resulte efectivo.

Aggiornamento a la vista

Escrivá se jactaba de que su organización había superado con éxito la crisis del vaticano II (si bien la siguiente carta dice ser de 1932, la temática del aggiornamento es de la década de 1960*):

«Nunca, para la Obra, habrá problemas de adaptación al mundo; nunca se encontrará en la necesidad de plantearse el problema de ponerse al día. Dios ha puesto al día su Obra de una vez para siempre, dándole esas características seculares, laicales (...). No habrá jamás necesidad de adaptarse al mundo, porque somos del mundo; ni tendremos que ir detrás del progreso humano, porque somos nosotros —sois vosotros, mis hijos—, junto con los demás hombres que viven en el mundo, los que hacéis este progreso con nuestro trabajo ordinario» (Carta, 9-I-1932, n. 92).

Se pueden señalar varias inconsistencias en las afirmaciones de Escrivá, por más nunca que repitiera con insistencia: la ausencia de características seculares (en lo que hace a la pobreza) y laicales en su organización y la necesidad de «ir tras el progreso humano», particularmente con el caso de Internet. Escrivá jamás imaginó que la comunicación derribaría las barreras de aislamiento creadas en su organización.

«[no] faltan gentes capaces de atreverse a inventar tantas falsas e innecesarias reformas, que no responden a necesidades de los demás, que están felices con la vocación de cristiano, que confirman con su vida santa» (Carta, 17-VI-1973, n. 36).

Pero mientras a los religiosos se les podía exigir –más allá del éxito o no del intento- que se comportaran como religiosos y no exigieran libertades propias de laicos, en el caso del Opus Dei ocurrió lo contrario.

Escrivá logró con éxito convencer a laicos de que cargaran sobre sus hombros con obligaciones propias de religiosos, aún en medio de la turbulenta tormenta del Concilio. Desde luego, ello lo consiguió con artimañas, engañando a esos laicos, por lo cual ¿cuánto tiempo pasará hasta que, la crisis que Escrivá logró evitar, su organización no la enfrente de nuevo? El problema es que, cuando esos laicos exijan libertades propias de laicos no se les podrá decir «compórtense como lo que son» porque entonces surgirá la pregunta ¿y qué somos?

No solamente esos laicos tendrán derecho a sus libertades sino que además tomarán conciencia de que fueron engañados por años, por lo cual podrían muy bien exigir algún tipo de compensación retroactiva (por ejemplo económica, en relación a la injusta retención del sueldo). Se vienen tiempos interesante.

E.B.E.

--------------------------------------

Notas:

* En esa misma carta fechada supuestamente en 1932 hay un párrafo que refiriéndose a sí mismo Escrivá dice:

«El resumen que saco siempre al final del día, al hacer mi examen, es pauper servus et humilis! Y esto cuando no he de decir: Josemaría, Señor, no está contento de Josemaría» (n. 90).

Sin embargo, el nombre de Josemaría dentro de los textos pareciera ser más bien tardío y propio de los años 60, según nota Estruch:

«"Años más tarde -hacia 1935- unirá sus dos primeros nombres -Josemaría- porque será igualmente inseparable su único amor a la virgen María y a san José" (Sastre, 22; idéntica explicación en Vázquez de Prada, 34). Gondrand es algo más preciso, y hace constar que en esta época junta los dos nombres "sólo en la firma" (Gondrand, 106). Al cabo de veinte años, efectivamente, en los documentos oficiales ambos nombres continúan apareciendo separados, y tan sólo en la década de los sesenta el uso del "Josemaría" será sistemático

Por lo cual esa carta fechada en 1932 pareciera ser más bien de los años 60.




Publicado el Lunes, 02 junio 2014



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 125. Iglesia y Opus Dei


Noticia más leída sobre 125. Iglesia y Opus Dei:
El Opus Dei, Instituto Secular (III): Conmemorando las bodas de plata.- Idiota


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.148 Segundos