Bienvenido a Opuslibros
Inicio - Buscar - Envíos - Temas - Enlaces - Tu cuenta - Libros silenciados - Documentos Internos

     Opuslibros
¡Gracias a Dios, nos fuimos
Ir a la web 'clásica'

· FAQ
· Quienes somos
· La trampa de la vocación
· Contacta con nosotros si...
· Si quieres ayudar económicamente...

     Ayuda a Opuslibros

Si quieres colaborar económicamente para el mantenimiento de Opuslibros, puedes hacerlo

desde aquí


     Principal
· Home
· Archivo por fecha
· Buscar
· Enlaces Web
· Envíos (para publicar)
· Login/Logout
· Reportar problemas técnicos
· Ver por Temas

     Gente Online
Están conectados 83 usuarios anónimos y 1 usuarios registrados.

Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí

     Login
Nickname

Password

Registrate aquí. De forma anónima puedes leerlo todo. Para enviar escritos o correos para publicar, debes registrarte con un apodo, con tus iniciales o con tu nombre.

     Webs amigas

Opus-Info

Desde el Opus Dei al mundo real

ODAN (USA)

Blog de Ana Azanza

Blog de Maripaz

OpusLibre-Français

OpusFrei-Deutsch


     Sindicar contenido
RSS
direcci?n RSS

A?adir a Mi Yahoo!

A?adir a Google

¿Qué es RSS?


 Correos: La felicidad está afuera.- Lamztl

020. Irse de la Obra
Lamztl :

Estimado Pozuelo

Muchas historias del Opus Dei se parecen, desafortunadamente en lo traumático. Cuando dentro se escucha una sola versión, la "verdad del Opus", se acaba viviendo un mito interno: que la Obra es el único camino posible de salvación para el que tiene esa vocación (problemática afirmación dentro de la Iglesia) y que la única posible felicidad es dentro. 

Del primer mito, hay mucho escrito en esta página. Tiene notables problemas teológicos y habla bastante de la visión compleja y un poco retorcida de Escribá, que crea una institución religiosa y se empeña, contra toda evidencia, en reclamar otra naturaleza para su obra. 

Pero, la segunda es incluso personalmente más tóxica. Primero, te repiten hasta la saciedad la "condena" del rejalgar. Pero, aquí también la evidencia es aplastante: primero, las historias de tristeza y depresión dentro de los centros, y luego, la apabullante felicidad de los que se salen de la obra. 

Yo decidí salirme por muchos motivos, dentro de los cuales el primero fue constatar el engaño de la obra. Sin embargo, un motor importante fue darme cuenta en primera persona de la ausencia de felicidad y muchos otros problemas psicológicos, personales y psiquiátricos en los centros de mayores. Me acordé en ese momento de la respuesta -falsa y retorcida- a mi inquietud en los primeros años en el opus. Siendo un casi recién pitado, con poco contacto con los mayores, había notado algunas de las señales de tristeza en ellos. Y le pregunté al director del momento: ¿Es posible ser felices en el Opus Dei sin Prozac? Tuve la intuición clara de lo que pasaba y sin embargo... le creí la respuesta: me aseguró que era el lugar más feliz, que había conocido a dos casos anecdóticos en el curso anual, que eran la excepción. Pasaron diez años de mi vida hasta tener claro que eran la regla general. 

Luego de irme, con los problemas normales de haber salido de un mundo que te deja en la calle como si veinte años de trabajo para esa institución no hubiesen valido nada, me pude reconstruir muy bien. No soy un caso especial: esta página está llena de personas que no cambiarían su vida, con problemas y dificultades normales, por regresar a ese lugar. La felicidad viene después. Yo me fui con poco más de cuarenta años, un momento en el que profesionalmente hay importantes riesgos. Fue casi como bajarme de un Ovni. En poco más de cinco años he hecho una carrera exitosa, he hecho todas las millas aéreas que no pude hacer, he construido redes de amigos verdaderos, etc. Y me encuentro con alguna frecuencia con varios ex, con quienes puedes hablar con tranquilidad de ese mundo sin que te miren como si hubieses estado en una cueva. Y coinciden que la felicidad está afuera. 

Sobre el aspecto religioso, es muy interesante el "después". Están los que no profesan una fe, los que continúan siendo tan devotos como el primer día que entraron, y los que lograron alcanzar una práctica religiosa más directa, tranquila y espontánea: una verdadera espiritualidad. En el opus no es posible. Rezar de forma estereotipada y reglada es una forma de voluntarismo tan radical y seca que se parece muy poco a un encuentro espiritual. Allí, afuera, sí es posible un encuentro personal con Dios. O un encuentro contigo mismo si descubres otros caminos. El Espíritu Santo debe seguir las reglas de Josemaría cuando habla dentro del Opus, qué curioso. 

Como has estado en una institución radical y sectaria, es posible que requieras ayuda profesional, al menos un poco. Psicológica y si lo quieres, espiritual. Porque las trampas de la culpa que produce el Opus no son fáciles de superar. Y podrás conocer la verdadera libertad: con sus retos y sus posibilidades. 

Si, Pozuelo. La felicidad está afuera.

Si piensas que te sirve, pídele a la Agustina mis datos y te puedo contar con más detalle

Lamztl




Publicado el Miércoles, 18 enero 2017



 
     Enlaces Relacionados
· Más Acerca de 020. Irse de la Obra


Noticia más leída sobre 020. Irse de la Obra:
En homenaje a Antonio Petit.- Libero


     Opciones

 Versión imprimible  Versión imprimible

 Enviar a un amigo  Enviar a un amigo

 Respuestas y referencias a este artículo






Web site powered by PHP-Nuke

All logos and trademarks in this site are property of their respective owner. The comments are property of their posters, all the rest by me

Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Página Generada en: 0.705 Segundos